Los imperdibles del Monkey Week: Juventud Juché

Juventud Juché

Juventud Juché bordean continuamente la frontera entre el post punk y el punk. Los madrileños se sumergen en atmósferas asfixiantes para luego escapar de ellas a base de pura rabia.


Una de las grandes cualidades de Movimientos es que uno nunca sabe cuándo va a acabarse. Pese a durar el álbum poco más de media hora –ojo, no está nada mal- la sensación de integración dentro del mundo creado por los madrileños es tal que cuando todo termina es inevitable no sentir un pequeño vacío interior. Sorprendería que tan atractiva atmósfera tenga tan pocos ingredientes instrumentales si no fuese por la enorme calidad con la que Juventud Juché se desenvuelven con ellos. Un bajo -por fin- arrollador, una guitarra un tanto estridente y una batería atronadora. Mención aparte merece la actuación vocal de Javier Molina, que más que a cantar, se dedica a recitar iracundo. Todo un chute de pesimismo bajo un envoltorio tan adictivo que da asco.

Elegir los temas imprescindibles dentro de esta banda imperdible (en el Monkey Week y en cualquier otro festival) es difícil, si no los has escuchado nunca no sería mala idea que te iniciaras con ellos con ‘En tu casa’, ‘Niebla’, ‘Fuera’, ‘Parecer’ y ‘Pasos’ del citado Movimientos; y ‘Dispara’, ‘Defensa’, ‘Haz la mantis’, ‘Zona muerta’ y ‘Lacras’ de su célebre estreno, Quemadero. El orden no altera la calidad de la banda, pero sería buena idea que empezaras por el final, por los temas de su segundo y último LP.

Pese a ser un álbum más complejo en lo sonoro, su representación sobre los escenarios no es ni mucho menos inferior a la de sus predecesores. Juventud Juché ha mantenido su estilo  sobre las tablas. Siguen siendo directos, siguen desprendiendo energía, siguen transmitiendo cólera. En términos de diversión nos enfrentamos a la misma maravillosa mierda de siempre, si acaso Movimientos parece incluso más bailable fuera de los inevitables pogos. Todo un acierto, y también un aviso a navegantes: si estás moviendo levemente la cabeza y los pies en casa, imagina lo que pueden ser estos chicos en sala o al aire libre. Son un maldito torbellino compuesto por algo tan básico pero complejo como el ruido.

Con este giro Juventud Juché se emparentan con bandas como Triángulo de Amor Bizarro, Trepàt o El Columpio Asesino sin perder su esencia. ¿Miedo? Sí a perderme sus actuaciones en el Monkey Week 2016.

Aquí tienes toda la información del Monkey Week 2016.

Más publicaciones de José Domínguez

Jelly Beat sumerge a Ocellot en la psicodelia más pura

Ocellot apareció de forma fulgurante en la escena nacional con Molsa Molsa, un...
Leer más