Foxygen bordea la frontera que separa la genialidad del ridículo en Hang

Foxygen-Hang

Hang pasará a la historia por ser el primer álbum de estudio de Foxygen, un elepé que ha sido grabado con una orquesta de cuarenta miembros. El experimento ha tenido un resultado favorable, pero no resulta del todo sencillo llegar a esa conclusión.


Foxygen se ha sumergido en un concepto sonoro diferente con respecto al …And Star Power, ha metido la cabeza en un género en el que Sam France y Jonathan Rado parecen combinar bien lo clásico -y simple- con lo innovador -y casi hortera- pero que también hace saltar las alarmas estilísticas. Lo cierto es que Hang es una obra magna, casi inabarcable, plagada de arreglos infinitos y de la energía sin fin de France, convirtiéndose en un verdadero álbum de pop sinfónico. Sin embargo, esta sensación de grandeza que se siente al escucharlo, contrasta con la duración del álbum, que es de tan solo media hora (lo cual es un acierto absoluto), pero… ¿Por qué? Porque es un disco que exige la atención plena del oyente y a veces llega a repetirse. La inestabilidad del dúo californiano se hace demasiado patente en algunos tramos, ya que pecan de querer mezclar demasiadas influencias a la vez, quedando al final un pastiche que contiene notas frikis, otras glam y otras de vodevil. Quizás lo peor sea la pérdida de espontaneidad que uno espera de una banda tan talentosa, sin olvidar lo poco que suena la guitarra de Rado.

Sin embargo, canciones como la “tradicional” ‘On Lankershim‘ demuestran que Foxygen ni mucho menos ha perdido la cabeza, y que aunque la “broma” de Hang parecía haber llegado muy lejos, seguimos estando ante una obra bien construida y que en directo será un espectáculo difícilmente igualable. También hay que destacar ‘America‘, tema en el que France por fin logra encajar a las mil maravillas con la orquesta sinfónica. Otros cortes juegan con la oscuridad, como ese ‘Mrs. Adams‘ en el que retumba la línea «Hey, Mrs. Adams, whatcha doing now with that gun in your mouth?», provocando un eclipse pleno; cosa que también ocurre en ‘Trauma‘ cuando se escucha«All you used and abused». Incluso ‘Follow The Leader‘, que abre Hang, tiene esa clase de melodía que acaba penetrando en tu cabeza para quedarse a vivir durante meses, como si fuese una canción de Jeff Lynne.

Al final, uno tiene la sensación de que Hang les ha venido algo grande y que no sabían bien dónde se metían antes de emprender la aventura. El álbum evoca reminiscencias a artistas como Billy Joel, Elton John, David Bowie, Mick Jagger, Marc Bolan, ABBA e incluso de los grandes espectáculos de Broadway. Sin embargo el puente entre la orquesta y Foxygen no está perfectamente trazado, y las letras a veces parecen un rompecabezas al que le faltan algunas piezas mientras se repiten otras. Estos fallos, que en una agrupación que no fuese Foxygen, podrían ser excusados e incluso justificados, aquí cantan demasiado, puesto que ya sabemos qué son capaces de hacer por sus creaciones anteriores. El resultado final es un buen plato, que podrá saciar y gustar al público, pero que no alcanza el sobresaliente por errores impropios, casi ridículos a estas alturas de su carrera.

Más publicaciones de José Domínguez

Temples desatan la locura en el Manchester Academy 2

No tenía pensado escribir sobre el concierto de los Temples en Manchester....
Leer más