Sobreviviendo al Sansan Festival 2015

Sobreviviendo al Sansan Festival 2015
Sobreviviendo al Sansan Festival 2015
Puntúa este artículo

Se ha terminado el Sansan Festival 2015 y como bien sabréis, festivalear es muy agotador, ya hemos tenido tiempo de descansar, reposar nuestras ideas y asentar opiniones y solo podemos decir: ¡qué bien nos lo hemos pasado y que corto se nos ha hecho!

No se vosotros pero en El Ukelele ya estamos pensando en la siguiente edición…Y es que da gusto ver como las personas aprenden de sus errores y ponen todo su empeño en mejorar y ofrecernos su mejor cara. Este año la organización ha sido de 10, los horarios se han cumplido a rajatabla y lo mejor de todo, el buenrollismo que define al festival ha seguido intacto.

La jornada festivalera abría sus puertas el pasado jueves sobre las 16:00h de la tarde, en la que los primeros sanseritos comenzaban a llegar al recinto del Wonderwall. Este año además de contar con los dos escenarios principales: Master”s y Desperados, teníamos el escenario Rave Market: un 4×4 en el que pinchaban diferentes djs entre actuación y actuación, así que quien no se pegaba la fiesta es porque no quería.

Nosotros empezamos la tanda de conciertos en el Escenario Desperados, en el que sobre las 18:00 de la tarde, Belako daba el pistoletazo de salida, y aunque nos parece un poco pronto para un grupo que ofrece semejante tralla, la intensidad de la banda no se vio para nada afectada. Los cuatro jóvenes salían a escena para presentarnos Eurie y parte de sus dos últimos sencillos, destripando cada uno de sus temas con la energía y eclecticismo por el que se les conoce (si no les conoces, conócelos). “Molly & Pete”, “Sea Of Confusion”, “Haunted Hause”, da igual el tema que estén interpretando, los vizcaínos te van a dejar agotado. Y por supuesto, esa versatilidad que tienen para pasar del grunge al post punk, del rock al noise pop, de la calma a la euforia en cuestión de segundos, sin que apenas te dé tiempo de reaccionar.

Después de gastar los primeros cartuchos, nos dirigimos al otro escenario, donde actuaba un grupo que no conocíamos pero que nos llamaron mucho la atención por su nombre: La Suite Bizarre. Llegamos allí y lo primero que pensamos fue: desde luego su nombre les hace justicia. Allí estaban ellos, con su “Dance Revolution” particular, todo el mundo parecía divertirse y aquello parecía la verbena de un pueblo. Nos recordaron a esas orquestas  que igual te tocan un tema de jazz, que te interpretan un poco de funk, y es que como ellos mismos dicen: tocamos un poco de todo. Ahora ya podemos decir que La Suite Bizarre molan y la fiesta con su “Shake Me Up!!!” o “I Want Your Sex” está más que asegurada.

Nos lo estábamos pasando tan bien que se nos olvidó por completo que las Nancys Rubias actuaban en el otro escenario, así que nos dirigimos hacia allí  para ver parte de su show. Les habíamos visto en festivales en los que actuaba Fangoria y de pronto aparecían para interpretar un tema o dos, pero nunca habían estado presentando gran parte de su repertorio en un festival y la alegría los desbordaba, especialmente a Mario Vaquerizo, a quien ya acostumbramos a ver excesivamente “contento”. Canciones como “Amigas”, “Peluquitas” o “Me Encanta” sonaban mientras miles de fieles bailaban.

Tras pasar toda la tarde pegando saltos, llegó el momento de salir a cenar, descansar y volver a coger fuerzas para la noche, que prometía ser una de las más fuertes del festival. Con el permiso de Nacho Vegas, entramos directos a ver a Sidonie, quienes ofrecieron un show impecable. Presentando nuevo tema “Aunque Dylan Se Muera” y ofreciendo lo mejor de sí mismos, nos dejaron, una vez más, “Fascinados”. Marc Ros volvió a bajarse del escenario para cantar “Un Día de Mierda” y la gente, como loca, buscaba la manera de tocarle un brazo e incluso darle dos besos. Lo de Sidonie hace tiempo que empezó a ser serio y prometen guerra para rato.

Y del pop psicodélico de Sidonie pasamos al pop más meloso de Izal, los guapos del baile según Smile. El grupo que todo estaban esperando, el que muy poca gente se iba a perder. Y efectivamente así fue, el escenario Desperados estaba lleno hasta los topes y para evitar fans descontrolados, decidimos alejarnos un poco de la marea. Los madrileños repetían en el festival y mientras que el año pasado se subían como una pequeña banda que estaba empezando, este año subieron como los artistas consolidados que son a día de hoy. “Pánico práctico”, “Qué bien” o “Hambre” fueron algunos de los temas que nos dio tiempo a escuchar.

No escuchamos todo el repertorio de Izal porque preferimos dirigimos al otro escenario, en el que estaba actuando Smile, los encargados de poner la banda sonora al aftermovie de la pasada edición del festival con su canción “City Girl” y sus ritmos de pura felicidad. Ellos, agradecidos de que estuviéramos allí, se denominaron como los feos del baile, pero a nosotros nos parecen bien bonitos y disfrutamos de un gran concierto mientras sonaban temas como “Lucky Day” o “Good Old Times”. 

Los siguientes en nuestra lista de imperdibles eran Dinero, quienes también repetían en el festival. Rock acelerado y “Dinamita” pura estallando desde el primer minuto. “Mentiras”, “Purasangres”, “Duelo de Titanes”, todo vale en los conciertos de este trio de ases. El siempre sobresaliente Ekain a la batería, el cada vez más desvergonzado Ove con el bajo y la inigualable voz feroz de Sean, desgarraban gran parte de su repertorio, dejándonos a nosotros pensando lo que ellos mismos dicen en sus letras: ha sido mágico verte cantar así, ha sido mágico, enérgico, eléctrico…

Y para terminar con el jueves ¿Qué mejor que un grupo que te va a hacer bailar sí o sí?  4:50 de la madrugada y Mendetz salen al escenario para ponerlo todo patas arriba. Repasando lo mejor de su trayectoria, Stefano Macarrone y los suyos están contentos, se divierten y por supuesto, lo transmiten. Suena “Plasticine”, “Spam”, “Pantotheque”, temazo tras temazo que invitan a no querer salir nunca de un concierto suyo. “Futuresex” para terminar y con la locura desatada por culpa de sus ritmos electrónicos toca irse a dormir.

Después de un jueves que superaba todas nuestras expectativas llega la segunda jornada del SanSan Festival. Viernes santo para ser más exactos. Ese día los creyentes no comen carne, contradicción para los asistentes al festival que vimos más carne que nunca. Una servidora tuvo la suerte de ser partícipe del Consejo de Sabios, una iniciativa pionera del SanSan Festival en el que 30 festivaleros tuvimos la oportunidad de dar nuestra opinión, comernos una paella con Sansito, disfrutar de un tour por los entresijos del festival de la mano de Dani (Produce-Me) y tener una charla con Santi Álvarez y Pepe Fernández.

Por este motivo no pudimos llegar a los primero bolos del festival pero sí tuvimos la oportunidad de ver muy de cerca en concierto de Sexy Zebras, Gabi, Jose y Samu rebosan energía y lo demostraron con creces. La banda hizo que, aun siendo tan pronto, la gente ya se arrancara con bailes y pogos.

Processed with VSCOcam with f2 presetSeguimos en el escenario Desperados y es el turno de Dorian y su 10º aniversario. Sinceramente, el show que han montado los catalanes no nos parece apropiado para un festival. Bonito, sí, pero para llevarlo por salas. Las canciones perdían fuerza. Con “Diez años y un día”, Dorian, van acompañados de un chelo, una viola y un violín. Mientras Dorian aún seguían celebrando su cumpleaños nos dirigíamos al escenario Master’s para disfrutar de Maika Makovski, improvisando cambios en su repertorio para dejar que sus temas más acústicos no se solapasen con el sonido del concierto de Dorian. Maika Makovski tiene la peculiaridad que muchos no tienen, nunca te vas a encontrar con un concierto igual. En esta ocasión venía acompañada de su batería David Martínez y Peinga Rayo aparecía de vez en cuando a los teclados compaginándolo con la actuación estelar de las Skeletas.

L.A llegaban al escenario Desperados. Con Hands, Dualize o Perfect Combitacion, la banda liderada por Luis Alberto Segura demuestra que tiene talento y clase. Están empezando a grabar nuevo disco y desde aquí lo esperamos como agua de mayo. Tuvimos que despedirnos antes de L.A porque en el escenario Master’s llegaba el “azote cósmico de La Mancha”. Mucho estaban dispuestos a divertirse y a hacernos partícipe de ello. No tienen vergüenza y Martí, líder de la banda, es descarado cosa que nos hace quererlo aún más. Nos deleitaron con temas como Los hijos del mal, Grupo Revelación y Las Plantas, canción con la que pusieron fin a un concierto de 10.

Processed with VSCOcam with f2 presetComo es habitual nos fuimos por patas al escenario Desperados, desde aquí hago un llamamiento a las personas que están con la Operación Bikini: de escenario a escenario pierdes kilos.

Era el turno de León Benavente, el año pasado los vimos en cada uno de los festivales a los que asistimos (y no son pocos) pero estos chicos nunca dejan de cansarnos. Las Hienas, Ánimo Valiente o la enérgica Ser Brigada ponían patas arriba a un público que, a esas horas, ya empezaba a disfrutar de la noche.

Queremos destacar que en esta jornada de festival, la espera entre concierto y concierto se iban amenizando con la Rave Market, el 4×4 de RedBull que ponía música non-stop mientras los escenarios estaban vacíos. Por la cantidad de gente que se acercaba a bailar y canturrear los temas, más que un 4×4 con Dj parecía el escenario principal del festival. Chapó por @FerdinandSound, @Difendersdjs, @javicarodj y @Jota_POP.

Ahora os debería contar cómo fue el concierto de Supersubmarina, pero había tanta cantidad de gente que era imposible poder ni siquiera ver alguna cabeza. Desde la zona de restauración, cogiendo fuerzas, se escuchaba perfectamente a los de Baeza cantar hits como Ana, Kevin McAlister o las canciones de su último álbum “Viento de Cara”. Nuestro último concierto de la jornada del viernes llegaba de la mano de El Columpio Asesino en el escenario Desperados. Cantando a modo karaoke temas como Ballenas muertas en San Sebastián o, cómo no, Toro.

Para los más fiesteros, la juerga seguía con Elyella dj”s y Ochoymedio dj”s viendo amanecer en Gandía.

Una jornada con grandes conciertos y gran público. La organización del festival estimó que éramos 11.000 los sanseritos que disfrutamos de todos y cada uno de los grupos. En breve tendréis la crónica de los dos últimos días de infarto.

Processed with VSCOcam with f2 preset

Tercer día del SanSan Festival. Tuvimos un poco de miedo porque el cielo estaba negro como el carbón, pero falsa alarma, a la hora de dirigirnos hacia el recinto lucía un sol radiante.

Nuestro día comenzaba con Carlos Sadness en el escenario Desperados. Sadness es uno de esos artistas que, aunque a él no le guste, viene genial para ser uno de los primeros en estrenar una jornada de festival. Gracias a canciones como Bikini u Hoy es el día íbamos cogiendo el ritmo para las horas que nos quedaban en el recinto Wonderwall.

Processed with VSCOcam with f2 presetNos dirigíamos al escenario Master’s porque llegaba el momento de uno de los grupos a los que más ganas teníamos de ver. Jero Romero y su banda se subían al escenario y en el segundo 0 el público ya estaba rendido a sus pies. Cómo bien dijimos en twitter: “El lujo que tiene Jero Romero de tener esa BANDAZA y viceversa no lo tiene cualquier grupo.” Y es que esa unión no nos deja de alucinar. Cada vez más dentro iban entrelazando canciones de su disco debut “Cabeza de león” y “La grieta”, asistiendo así a uno de los mejores conciertos del festival.

Los siguientes conciertos los vimos fugazmente. Elefantes en el escenario Desperados hicieron un repaso de todos los hits que el grupo tiene a sus espaldas, canciones como Azul o Que yo no lo sabía sonaban como un auténtico karaoke. Ángel Stanich y su particular voz ponían el toque original en el escenario Master’s presentando su último álbum “Camino Ácido”. La Habitación Roja comenzaba el concierto con un vídeo dónde grupos del panorama nacional les felicitaba por sus 20 años de trayectoria. Tocaron temas de toda su vida, desde 1995 hasta ahora, cosa que el público agradeció. Cambiamos de escenario para ver a Annie B Sweet presentar “Chasing Illusions”, con un concierto bastante más cañero de lo que nos tiene acostumbrados. Nos anunció una sorpresa, pero de sorpresa tiene poco. Noni subió al escenario para interpretar a la guitarra Everyone talks.

SecondNos dirigimos al escenario Desperados, Second habían comenzado su concierto y en el recinto no cabía un alfiler. Los de Murcia arrasan allá donde van. Con un público ferviente y dispuestos a darlo todo con cada nota de la banda. El directo no fue del todo redondo, pero lo saben arreglar. Empiezan las primer notas de Rodamos y sube al escenario Óscar, de Varry Brava, a ponerle el toque brilli brilli al asunto. Sorprendentemente enlazaron Rodamos con No gires y sólo podemos decir: “Murcia, qué hermosa eres.”

De Lori Meyers Especial Dj Set en el escenario Desperamos no vamos a comentar nada, no pudimos asistir porque estábamos ocupadas en ver un concierto de verdad. Arizona Baby lo tenían claro, iban a darlo todo en el escenario Master’s y así nos lo hicieron saber. Poco a Poco gente decepcionada con el otro escenario se iba acercando a ver a los de Valladolid, y no se equivocaron. Saludófilos para todos de parte de El Meister.

Ahora es cuando viene el drama. En este momento dos de los grupos que estaban en nuestra lista de “imprescindibles” se solapaban en su totalidad. The Noises comenzaban en el escenario Master’s presentando su último disco “Pacífico”, el público no podía estar más entregado y es que estos chicos tienen una energía que se contagia. Multitudinario concierto, un premio bastante merecido para The Noises. Cómo decíamos nuestro corazón estaba dividido y nos dirigimos al escenario Desperados a disfrutar de los noruegos Kakkmaddafakka (aunque poco les queda para quedarse a vivir en España). Con estos chicos no te vas a aburrir en la vida, aunque sinceramente en esta ocasión no dieron el 100% como nos tienen acostumbrados. La sorpresa, tampoco tan sorpresa, que nos tenían preparada era la versión Bailando de Paradiso que esperamos siempre con ansia al acabar el concierto.

2 El broche final de los conciertos de la jornada lo ponía Varry Brava. Los murcianos venían presentando “Arriva, 16 horas de juego y 4 litros de bebida energética” (“Arriva” para los amigos). Transcurre el concierto con un público entregadísimo, Óscar nos anuncia que en este momento iba a salir Sean Frutos (de Second) a cantar Navidad con ellos, pero que se ha ido a dormir i va a ser imposible. A mitad de canción aparece Frutos, fin de la canción. Varry Brava, el as que cada festival tiene en la manga, son una fiesta.

Vinila Bon Bismark Dj y Zombie Kids eran los encargados de cerrar la jornada del sábado (ya domingo) y aún nos quedaba una última jornada para disfrutar del SanSan Festival.

Tras tres días de auténtica música y mucha diversión (como dirían los Kakkmaddafakka) tocaba sacar fuerzas para disfrutar del último día de festival, algo que tampoco nos suponía un gran esfuerzo teniendo en cuenta lo frikis que somos para estos temas. Así que cerveza en mano y con las zapatillas prácticamente destrozadas nos dirigíamos, una vez más, hacía el recinto del Wonderwall.

Los primeros a los que les teníamos muchas ganas fueron Joe La Reina, que actuaban en el escenario Master”s. Presentaron su disco Bailamos Por Miedo, un LP que consigue teletransportarte a lo mejor del folk ¿rock? a base de letras melancólicas y verdades como puños. Tal vez fuera la falta de gente o los nervios de una banda que todavía no ha conseguido desenvolverse al 100% en un ámbito difícil, pero en ocasiones notamos a los donostiarras algo nerviosos. Detalles sin importancia que se ven resaltados por la ternura de sus ritmos en temas como “En Una Casa Junto Al Mar” o la majestuosa interpretación de “Caravana de Fuego”. Demostraron tener talento y prometen darnos mucha “Tempestad”.

No llegamos a ver a Kiko Veneno pero sí que pudimos escuchar desde la lejanía su indiscutible hit “Volando Voy” mientras nos dirigíamos al puesto de camisetas a ver el nuevo merchandising de los artistas, ritual que seguíamos diariamente en busca de alguna camiseta molona que confirmara nuestra condición de fan.

A continuación tocaba el turno de Mi Capitán, el supergrupo formado por miembros de Standstill, Egon Soda y Love Of Lesbian y que tanta expectación crea. Una expectación que se ve llenada gracias al pedazo de directo que ofrecen. La divertida “Acaba Con El”,  la sublime “Es Suave mi Voz” y otras muchas canciones sonaban mientras Gonçal no dejaba de bailar (desde aquí nos declaramos fans total de sus movimientos). El público disfrutaba y ellos se veían también entusiasmados, tal vez por ser el primer festival de la temporada en el que tocaban o bien porque Gonçal cumplía 37 años, que por cierto, lo celebraron como no iba a ser menos con una botella de champán, el caso es que lo gozaron y nosotros con ellos.

En el escenario Desperados arrasaron Corizonas, la banda con más pelo por metro cuadrado del recinto. El rollo que lleva la banda encaja perfectamente con el buenrollismo del festival. El público estuvo tan entregado que El Meister no dudó en montar “La Caravana SanSan”, donde nos invitaba a todos a irnos de gira con ellos y hacer los coros. Nos apuntamos sin pensarlo. Un concierto redondo que, sumando el talento de los 6 componentes y los visuales de Hector de la Puente, seguro vas a querer volver a ver.

Y rozando el lleno habitual de sus conciertos, tocaba el turno de We Are Standard en el escenario pequeño. Los vascos salían a escena dispuestos a hacer saltar a la masa. Con “Other lips, Other Kisses” la gente comenzó a mover sus cabezas y el punk funk de Deu y los suyos comenzaba a expandirse por gran parte del recinto. Otros temas como “Jesus In Her Eyes” o “Waiting For The Man” confirmaba la grandeza de estos imparables. Las dobles baterías de sus directos y el rock electrónico que les envuelve nos dejaron, como siempre, con ganas de más.

Las ganas de más fiesta que nos dejaron los de Vizcaya fueron completamente saciadas por los chicos de La Pegatina y la casi “perdida” de nuestro querido Sansito. Fiesta total la que montaron estos siete músicos. Confeti, canastas de básquet, incluso un poquito de reggaetón, un show que mezclado con el talento y los ritmos que se mueven entre la rumba y el ska , convirtieron el concierto en uno de los mejores de todo el festival. Los pogos estaban presentes en prácticamente todas las canciones pero la locura verdaderamente se desataba en temas como “Miranda” o “Non È Facile”. Y no podemos hablar del concierto de La Pegatina sin mencionar el momentazo en el que Sansito se tiró al público con una barca hinchable y por poco no regresa al escenario. El cierre con un remix de “Mari Carmen” puso la guinda final a los bailes y el buen rollo que transmite La Pegatina, quienes por cierto sacarán nuevo disco en breve.

Después de agotar casi todas nuestras fuerzas nos mantuvimos en el mismo escenario esperando mientras La M.O.D.A (Maravillosa Orquesta del Alcohol) se preparaba para ofrecernos un directazo, que de alcohol no sé pero de maravillosos tienen un rato. No les habíamos visto sobre el escenario pero su música definitivamente nos cautivó. Acordeón, banjo, saxofón…un sinfín de instrumentos con los que consiguen un sonido único y ritmos al más puro estilo Mumford And Sons. Canciones como “Miles Davis” o “Nómadas” sacan a relucir el buen folk y blues de la banda, la que por cierto pensamos que gana muchísimo en directo.

Y como no podía ser de otra forma, esta segunda edición del SanSan Festival la teníamos que terminar por todo lo alto. Meneo en el escenario y allí estábamos dos servidoras, representando a El Ukelele, bailando y desgastando nuestros pies hasta casi el cierre. El escenario Desperados se convirtió en una fiesta total, Sansito en bicicleta, jefazos del festival dándolo todo, más confeti, bueno…una auténtica juerga, vaya. Mientras sonaban temas como como “Du Hast” o “Love Is In The Air”, nosotros más felices que un niño con una piruleta, nos despedíamos de una fantástica edición. Edición que ha convertido en este festival en el mejor plan para pasar la Semana Santa.

La frase: “de los errores se aprende” nunca ha tenido más sentido que ahora. ¡Larga no, larguísima vida al SanSan Festival y nos vemos en la próxima edición!

Delia Pedro Vila

Music is my boyfriend, music is my girlfriend.
Menú de cierre