Ebrovisión 2015: un festival que enamora

Ebrovisión 2015: un festival que enamora
Ebrovisión 2015: un festival que enamora
Puntúa este artículo

XV aniversario del Festival Ebrovisión 2015, #unfestivalqueenamora.

Cabe decir que 15 años no se cumplen todos los días, y menos en una época en la que pocos festivales sobreviven a este número. Ebrovisión lo ha conseguido y además con un sobresaliente. Miranda de Ebro se inunda de música durante 3 días en los que la gastronomía también tiene un hueco muy importante.

Jueves

El jueves tuvo lugar la primera jornada del festival en la Fábrica de Tornillos. No se puede ser omnipresente en esta vida y nos supo muy mal perdernos a Correos, pero ya se encargó parte del público en darnos envidia. Pecker eran los siguientes en saltar al escenario, pusieron patas arriba al público y estos no dejaron de bailar en todo momento. Su “Bailas o mueres” nunca se vio tan reflejado, y morir no era una opción. Es posible que Rufus T. Firefly fuesen los más esperados de la noche, los de Aranjuez venían de una semana llena de buenas noticias al confirmarse su fichaje por Emerge. No son unos novatos, nueve años detrás de un sueño que es posible que se esté empezando a cumplir (mucho han tardado para lo buenos que son). Con “Nueve” y “Pompeya” hicieron que el público estallase y fueron vitoreados después de todas y cada una de sus canciones. Rufus T. Firefly encima de un escenario son como una granada a la que le han quitado la anilla.RufusEbro

Los encargados de cerrar la fiesta de bienvenida fueron los madrileños Trajano!, la banda con aires y sonido ochentero intentó que el público siguiera el ritmo bailable que inundaba la noche. Fueron desgranando los temas de su disco Antropología, pero no consiguieron que el público permaneciese hasta el final, aunque los que lo hicieron lo disfrutaron como nunca.

La fiesta continuaba con Virgínia Díaz Dj  y Brummel en la Sala Orosco.

Viernes

La cosa no había hecho más que empezar y el viernes se presentaba la segunda jornada. Como ya es habitual, el día empezaba en la Fábrica de Tornillos. Los encargados de calentar el escenario eran los donostiarra Havoc. The Noises le cogieron el relevo y ayudaron a que el público se quitase las últimas legañas, un público que dio el callo hasta el final y que coreaban las canciones de la banda. Se podría decir que The Noises tienen gancho, su carisma encima del escenario y sus letras hacen un tándem perfecto. Después de degustar algunos pinchos de la zona y con el estómago lleno Mi Capitán fueron los encargados de hacernos pasar la digestión. La banda de Barcelona dio una clase magistral de como dar un señor concierto. Tienen experiencia y es que tener en sus filas a integrantes de Standstill, Egon Soda y Love os Lesbian no es moco de pavo.

TheNoisesEbroEn esta jornada de viernes tocaba pisar por primera vez el Multifuncional de Bayas. En el escenario Estereoclub tenía lugar el primer concierto y Maronda fueron los encargados de abrirlo. En el escenario principal los encargados eran Airbag, los malagueños arrancaron con su power pop y con un público bastante aceptable. La primera banda internacional en pisar el escenario fueron los irlandeses The Hot Sprockets, un aspecto country con claras influencias al blues que gustó al público que se encontraba presente. El primer plato fuerte de las noche llegaba de la mano de Niños Mutantes, los de Granada estaban dispuestos a dejarnos sin aliento y consiguieron su propósito. La banda nos presentó uno de sus nuevos temas “Hermana Mía”, donde pudimos comprobar que los más fans ya se las tienen bien aprendida. El recinto se iba llenando cada vez más y el momento más coreado fue, sin duda, cuando los granadinos arrancaron con “Errante”, nunca falla. Los siguientes en aparecer fueron La Habitación Roja, que sigue cosechando éxitos allá por donde va y es que 20 años no son pocos. Este año les ha tocado pasearse por casi todos los festivales de la península para celebrar todos estos años en la música.

El plan perfecto entre concierto y concierto y para descansar del calor del escenario principal era pasarse por la Carpa Estereoclub, donde la música iba a cargo de Panoramis, La Movida Madrilona, Fan Fan Djs, Estereobrothers, Suit y Teleclub Djs.

Después de mover las caderas en la carpa, sin duda los más esperados de la noche (y esto lo decimos después de ver la reacción del público) fueron Sidonie. Los catalanes saben como hacer que el público disfrute y así lo consiguieron. No es una novedad que su setlist sea tan atractivo, “Costa Azul”, “Nuestro baile del viernes” y canciones de su último disco como “Un día de mierda” o “Sierra y Canadá” hicieron que los allí presentes nos dejásemos la poca voz que nos quedaba después de este intenso día. También hubo tiempo para alguna que otra colaboración, como la de Gonçal Planas de Mi Capitán. Axel, Jes y Marc acompañados por Marcel y Edu terminaron un concierto redondo con la tan aclamada “Estáis aquí”.

SidonieEbro

Para poner el broche final a la noche, Hercules & Love Affair se propusieron dejarnos sin aliento con su dance y prepararnos para lo que nos esperaba al día siguiente.

La última jornada del festival empieza dando guerra. Disco las Palmeras! son los encargados de abrir el cierre del festival en la Fábrica de Tornillos. Para ser relativamente pronto, la banda procedente de Galicia nos hizo entrar en calor con algunas de sus canciones del último álbum Asfixia. Le cogían el relevo los catalanes Mujeres, que acabaron de romper del todo con el ambiente sosegado. Nos hicieron mover el cuerpo con canciones de sus anteriores discos y con alguna de su último álbum Marathon, no pudo faltar una versión del grupo Kokoshca y “Aquellos ojos” canción con la que finalizaron el concierto y que, para sorpresa de muchos, fue bastante coreada. Mujeres es un grupo que no todo el mundo tiene la suerte de conocer y cuando sales de su concierto sabes que algo has hecho mal en la vida para darte cuenta tan tarde. A nosotros, afortunadamente, no nos pasa.
Mujeres

Es mediodía y todo el mundo cuchichea qué grupo sorpresa será el elegido para el “Concierto sorpresa del XV Aniversario”. Y salen al escenario Sidonie, no creáis que fue un concierto normal. Versiones de Pink Floyd, The Beatles u Oasis para el disfrute de los allí presentes. Primer bloque terminado para dar paso a canciones del propio grupo con colaboraciones especiales. Supersubmarina, Niños Mutantes y We Are Standard no quisieron perderse la fiesta que el grupo catalán había preparado. Y como en el día anterior y por aclamación popular, “Estáis Aquí” fue la encargada de despedir esta fantástica sorpresa.

Aún nos quedaba mucho día por delante, pero lo que nadie se imaginaba (o sí, pero en cierta medida) era lo que iba a ocurrir a continuación. En la Plaza Santa María acontecían los conciertos de The Rockin” Pneumonias, Smoke Idols, Cabezafuego & Los Brutales (que también habían estado por la mañana en la sexta edición del Ebropeque) y por último Joe Crepúsculo, que iba acompañado por Tomasito y Aaron Rux y que firmó una de las actuaciones más apoteósicas del festival. Empezar con una balada íntima nos ayudó a coger aliento para no para de bailar a ritmo de cumbia, rumba, disco y todo lo que surgiera. Miranda de Ebro se convirtió durante unos minutos en una pista de baile y acabó con muchos de los allí presentes encima del escenario a ritmo de “Mi fábrica de baile”. Maravilloso, espectacular…

Joe

Desde aquí, queremos hacer mención especial a Jotapop, que se marcó, en uno de los bares del Casco Antiguo, una sesión digna de la mejor fiesta y supo mantenernos bien arriba después de lo que acababa de hacer Crepus.

Era hora de volver al Multifuncional de Bayas para ver las actuaciones de Annie B Sweet, que en formato banda fue desgranando canciones de su último álbum Chasing Illusions El concierto transcurrió con bastante velocidad y con sorpresa incluida cuando, al final, Noni subió a cantar “Mi Realidad”, de Lori Meyers. Allah-Las, uno de los platos fuertes del cartel no defraudaron. Con su garage, rock and roll e indie rock los canadienses empezaron a caldear el recinto que ya tenía un aforo bastante considerable. Es difícil verlos en España, así que se agradecen propuestas así. L.A fueron los siguientes en subir al escenario, aclamados por numerosos fans que allí se encontraban, con un concierto que, bajo nuestro punto de vista, fue bastante lento. Los cabezas de cartel, Supersubmarina, sabían que tenían las de ganar. Público entregado y canciones coreadas desde la primera a la última letra. Los de Baeza hicieron disfrutar al público con canciones como “Ana” o “En mis venas”. Éxito asegurado y llenazo. La última actuación de la noche venía a cargo de Delorean, el colofón perfecto para cerrar el festival. Un grupo que sabe dejarte en lo más alto, con una técnica envidiable y un sonido que haría despertar hasta los muertos (que no habían pocos).

ebro

Una experiencia maravillosa, donde la música, la gastronomía y los reencuentros hacen que sea uno de los festivales marcado a fuego en el calendario. En definitiva,  #unfestivalqueenamora.

Menú de cierre