SeñorNadye: «Si yo pretendo batirme el cobre con los triunfitos o con los reggaetoneros jugando a su juego, estoy jodido»

SeñorNadye: «Si yo pretendo batirme el cobre con los triunfitos o con los reggaetoneros jugando a su juego, estoy jodido»
SeñorNadye: «Si yo pretendo batirme el cobre con los triunfitos o con los reggaetoneros jugando a su juego, estoy jodido»
5 (100%) 12 votes

SeñorNadye están emergiendo en la siempre complicada (por competencia y falta de euros) escena española, así que hemos intercambiado unas palabras para conocerlos mejor.

No siempre tiene uno la suerte de poder hablar de música con sus protagonistas, cosa que sí ha ocurrido con SeñorNadye. Reconozco que probablemente sean mi falta de inspiración o mi todavía escasa habilidad como entrevistador las que provoquen esta decepción, pero en esta ocasión, por suerte, ha sido muy diferente.

Como he dicho, SeñorNadye ha empezado a asomar la cabeza de forma seria, sobre todo desde que publicaran Cuando Todo Explote, uno de esos LPs que enseñan mucho a la vez que insinúan todavía más. Con el disco bajo el brazo y con un buen puñado de directos a sus espaldas –sin duda, dos buenas armas–, la banda está empezando a labrarse un hueco en la industria.

Con ellos hemos intercambiado palabras sobre música pura y dura, sobre el caos de las diferentes modalidades del directo, sobre el estado de la escena… Todo ello desde una cada vez menos poblada posición de normalidad, y sinceramente, se agradece que quede gente así, personas con las que es fácil identificarse. Podrás comprobar esto el próximo 1 de marzo en la madrileña sala Siroco, donde el grupo actuará junto a Errata (más información al final de la entrevista). Si no conoces a SeñorNadye, ya va siendo hora.

Lo primero que me impactó al escuchar a SeñorNadye fueron las armonías instrumentales, ¿cómo trabajáis esa parte de las canciones? ¿Sale una melodía base de casa y cada uno va añadiendo lo suyo en los ensayos? ¿Cómo definís los arreglos finales?

Normalmente suele venir Dani con la canción desnuda, melodía de la voz, letra y armonía, si eso logra ponernos los pelos de punta a los cinco restantes, digamos que esa canción pasa el corte.

Lo primero es tratar que el groove de bajo y batería funcione, que camine, porque si esto ocurre ya encima le puedes echar lo que sea (una botella de anís del mono tocada con una cucharilla, un silbato o a C.Tangana diciendo gilipolleces) que va a funcionar.

Luego entre todos la vamos vistiendo, poniéndonos de acuerdo a la hora de armonizar y estando muy pendientes de no pisarnos las frecuencias. Nosotros lo que hacemos mucho para arreglar las canciones, que no sé si muchos grupos trabajarán así, es concebir las guitarras eléctricas y el bajo como «arreglos de cuerda» para una orquesta sinfónica, estos elementos irán haciendo doblajes (a distancia de 3°, 4°, 5° o 7° no abusar de la 8° porque en nuestra opinión no aporta nada nuevo, no «armoniza»), mientras que la guitarra acústica la tratamos como un elemento de percusión más, recalando así el peso armónico de la canción en el piano y en ese «acorde» que las cuerdas van dibujando.

Es algo que tradicionalmente se ha usado en la música clásica, sobre todo en su etapa Renacentista y Romántica, (Wagner era un puto genio haciendo esto del «superacorde»).

El Barroco y la «cadencia andaluza» es algo que queremos incluir en el segundo disco y que esté muy presente, para darle ese aire Goyesco (queremos que las canciones que están por venir tengan ese aire costumbrista pero tenebroso de la etapa oscura de Goya), pero aún estamos dándonos de hostias para explicar esto desde un lenguaje de pop o rock ya que la exigencia técnica es mucho mayor (alguna fusa estamos empezando a poner en la partitura y eso da respetito jejeje).

Tras esa positiva sorpresa inicial, uno es consciente de la magnitud numérica de la banda, ¿cuál ha sido la cronología de la formación? ¿Piensas que esta es una de las fortalezas de SeñorNadye?

La mayor fortaleza que tiene el grupo es que somos todos amigos, del mismo pueblo, nos conocemos de toda la vida. Nos respetamos y admiramos mutuamente, pero también somos de la misma pandilla, con lo que ello conlleva, nos hemos visto los unos a los otros, llorar, reír, enamorarnos, desenamorarnos, nos hemos sujetado el pelo para vomitar en más de una ocasión… Eso es lo que hace GRUPO y no las fotos de posturetas en IG haciéndose el guay o poniendo cara de tip@s dur@s. Creemos fielmente en que la música es energía y que de un modo u otro eso tiene que repercutir en el sonido.

Primero iba Dani solo por ahí con su bombo, su pandereta y su armónica, si no se hizo él sólo doscientos conciertos en tres años no se hizo ninguno, después nos unimos sus amiguitos (Edu, Nere, Virgi y Efren), con esa formación estuvimos un año y llegamos a tocar en el FIB.

Y por último llegó Pablo, el colega que estaba en Holanda terminando el superior de piano y contábamos las horas para su regreso.

Aparte de las melodías, muy cuidadas como te he dicho anteriormente, las letras también tienen un protagonismo capital. ¿Es más fácil teniendo «formación» como cantautor? ¿De dónde llega todo ese caudal creativo?

Ten en cuenta que para lograr llegar a la gente sin más ayuda que una guitarra y la voz o eres Adele o te curras las letras, cuentas algo, no hay otra. Si yo pretendo batirme el cobre con los triunfitos o con los reggaetoneros jugando a su juego, estoy jodido. No tengo un mensaje cándido que proyectar con mi voz cristalina, definitivamente no poseo ni una cosa ni la otra, y como que para enseñar «cacha» o pectorales tampoco está la cosa… (risas)

Mis armas son otras…

¡¡Tengo un alma… y sé utilizarla!!

El resultado final, al menos para mí, es que sois un grupo muy versátil que no flaquea en ningún punto. ¿Dirías que la versatilidad es una de vuestras fortalezas?

Sí que flojeamos en algún punto siendo honestos… deberíamos ser más «asépticos» a veces, llevarlo todo más medido, somos bastante anárquicos en ese sentido y eso lo tenemos que trabajar, tener algún tipo de filtro, el otro día hablaba con un colega que es cantante en un grupo bastante potente y me preguntaba por si tenía ya preparado lo que iba a decir en el concierto de aquella noche… No joder, no, no sé siquiera la dirección de la sala ¡¡¿cómo voy a saber lo que voy a decir?!!

Es uno de nuestros puntos a mejorar… o no, ya veremos (risas). En realidad, aporta frescura al show, a la gente le gusta a veces escuchar las idas de pinza de nuestro cantante y a nosotros un poquito también.

Derivado de ello, habéis tenido éxito en vuestras presentaciones en directo, tanto en sala como en festivales como el Gigante, ¿cómo planteáis los conciertos en uno y otro formato? ¿Cambia mucho la perspectiva?

Cambia el tiempo, en un festi tienes 40 / 50 minutos y en una sala te puedes explayar. Cambia sobre todo la configuración del setlist.

Con la brocha gorda podría decirse que hacéis pop rock, pero se intuyen muchas influencias bien distintas detrás de las canciones de Cuando Todo Explote, ¿qué estáis escuchando ahora? Ya que he visto que te gusta la palabra… ¿quién es tu tótem musical?

Ahora mismo estamos con Boza, Rufus T. Firefly y Viva Suecia en bucle.

Nuestros tótems son muchísimos: Roberto Iniesta, Serrat, Calamaro, Chavela Vargas, Marea, Bunbury, Cecilia…

En una entrevista he visto un lado un tanto canalla que parece ir más allá de la mera pose, ¿crees que los músicos y artistas en general callan demasiado? ¿Consideras que aquellos con cierto poder de convocatoria deberían mojarse más en ciertos temas?

Demasiado aséptico todo, demasiado edulcorado el mensaje, para bien o para mal, no sé yo el problema que tengo con muchos grupos o cantantes de ahora es que no me los creo, siempre hay honrosas excepciones por supuesto.

Demasiado impostado todo. No me creo a Pablo Alborán cuando habla de amor porque, joder, arco iris, ponicornios, te ilumina una estrella… no sé… no me lo creo… mira tronco mi amor es muy bonito, pero no sé si tanto, mi amor pringa, mi amor huele, mi amor, si es verano y acabas de hacerlo te obliga a abrir las ventanas… No me lo creo, del mismo modo que no me creo al trapero que es de Peralejos de la sierra y va de «gangsta» y de que si yo muevo tantos kilos, que si te entierro en billetes… Pero no me lo creo sea de Peralejos, de Puerto Banús o de Villaverde. Nosotros no somos canallas, somos seres estúpidamente normales, con las penas y alegrías de todo el mundo, no sé a nuestro parecer no puede surgir arte, algo verdaderamente bello, desde la impostación. Yo, por ejemplo, me considero «el increíble hombre standard» (risas). No creo que sea necesario «ir de guay» para hacer canciones, pero si considero que la honestidad es fundamental.

Lo que tiene que llamar la atención es la obra, no el artesano, o al menos eso pensamos. ¿De qué te sirve tatuarte un pikachu fosforito en la puta frente si luego lo que cantas está vacío? La única explicación que le encontramos es la del ego desmedido, la del nihilismo caníbal y antropófago. Así lo vemos nosotros, no significa ni mucho menos que tengamos la razón.

Dentro de unas semanas arranca la primavera, una época del año que invita a los cambios, hormonales, de armario, alérgicos… ¿Cómo afrontáis los próximos meses? ¿Hay alguna sorpresa prevista?

¡¡Si!! Os podemos adelantar que hace poco grabamos cinco temas tocando en directo en los estudios PKO de Madrid. Teníamos muchas ganas de hacer algo así porque, como te hemos dicho antes, creemos que la música es energía y cuando estás mirándote a los ojitos surge una «chispa» que grabando por pistas es imposible obtener.

Más lejano queda el verano con sus esperados festivales. Para una banda que está aún emergiendo, ¿es peor la temporada festivalera que la de salas? ¿Faltan programadores valientes en España?

Faltan. Los hay que apuestan y la verdad es que esas actitudes son dignas de alabanza, más que nada porqué se están arriesgando a darse un terrible hostión económico y lo hacen por sacar nuevas bandas, por mantener vivo el rocanrol. Si nadie apostará por bandas nuevas esto desaparecería en diez años, y solo nos quedarían cosas prefabricadas. Es el caso de festis como Ebrovisión, Gigante, Sonorama… que en mayor o menor medida se la juegan con bandas emergentes. Pero si es verdad que esa no es la tónica, nos pensamos muchas veces que el modelo actual de festival sirve para vender música al público y lo que en realidad hacen es vender público a las marcas.

Por deformación profesional, estoy habituado al «derecho a la última palabra», ¿algo que manifestar ante el temido tribunal conocido como «público»?

¡¡¡Somos SeñorNadye y hemos venido a hacer rocanrol!!!

Si quieres descubrir a SeñorNadye en directo, pásate por la Siroco el próximo 1 de marzo. La banda estará actuando junto a Errata en la mítica sala madrileña. Entradas en Wegow.

señornadye errata siroco

José Domínguez

Fundador, como el brandy.
Cerrar menú