Nocturnos: «La mayoría de los artistas viven de otra profesión»

Entrevista a Nocturnos hablando de su reciente Hemos visto lobos, de su trayectoria y de este extraño mundo que nos rodea.

A primeros de verano, estuvimos con tres cuartas partes de Nocturnos de cañeo en una terraza cercana a Canillejas. Allí estuvimos hablando de su reciente Hemos visto lobos, de su trayectoria y de este extraño mundo que nos rodea. Tanto que la entrevista ha dado para dos tandas. Ahora, con motivo de la publicación de las nuevas fechas, recuperamos la charla no sin antes recordar que podrás verles en directo en los conciertos de Radio 3 (4 de octubre), Alcalá de Henares (28 de octubre), Vigo (12 de noviembre), Valencia (25 de noviembre) y Murcia (21 de enero).

En primer lugar, toca preguntar pos vuestro nombre. ¿Tan canallas sois?

David M.: Lo cierto es que no. Desde el principio teníamos claro que nosotros queríamos hacer una música libre de ataduras, y el nocturno era una pieza musical de los siglos XVIII y XIX cuya base era, precisamente, esa libertad compositiva. Aunque antes sí que éramos aves nocturnas (risas).

¿Tras el paso de los años seguís manteniendo la misma formación?

David M.: El grupo lleva diez años en activo, pero antes hacíamos versiones. Con la banda actual, Nocturnos lleva desde las Navidades de 2011. Anteriormente estuvimos en una pequeña discográfica que sacó los primeros discos de Toundra. En esa época no les hacían ni caso y ahora fíjate. Grabamos un disco, pero no fue a más. La banda que estaba en ese momento tampoco tenía interés en avanzar y lo dejaron. Así que cuando entraron dos nuevos músicos fue como un soplo de aire fresco. Al fin cuadraba las piezas del puzzle.

Con esa experiencia, ¿notáis cambio entre la industria musical de antes y la actualidad musical?

David M.: Sí, sí que lo hay. Nosotros nos hemos movido en un principio en el underground más auténtico, no en el que nos venden hoy en día (risas). Ahora que nos estamos tomando en serio sí que te das cuenta de que vivir de la música ya era difícil antes y ahora es casi imposible. Pero, precisamente, como siempre hemos sido muy independientes estos vaivenes nos vienen hasta bien. Ahora tú sí que tienes la posibilidad de llegar al público sin tener que pasar por una gran discográfica, tienes otras vías para moverte como, por ejemplo, entrar en una agencia de comunicación y management que forme en torno a tu proyecto su propia discográfica. No deja de ser una pequeña empresa en la que también te juegas tu dinero pero sabes que se siguen las pautas que tú decides. Antes si no estabas en una discográfica al uso se juzgaba como una posición casi amateur, pero a estas alturas del partido es totalmente diferente. (aquí se inició una jugosa conversación sobre fenómenos indies aparecidos de la nada, sus mánagers y su cualidad por sacar detractores y seguidores forofos a partes iguales).

nocturnos-hemos-visto-lobos-portada

En el pasado abril publicasteis Hemos visto lobos, disco producido por Sergio Molina y mezclado por Paco Loco.

David B.: Personalmente yo no conocí a Sergio (Molina) hasta que no entramos en el estudio, pero la experiencia fue muy buena. En este segundo disco hemos querido experimenta nuevos sonidos, más tranquilos. Todos sabemos de qué pie cojea Sergio (risas). Fue un mes duro tanto para él como para nosotros ya que estuvimos a tope con la grabación. Sergio (Molina) posiblemente llegó un momento en que sólo oía cajas y bombos (risas).

Félix: Sergio (Molina) es un tío muy profesional que sabe trabajar con la gente, como sacar el sonido que estás buscando, cuando hay que hacer una apuesta arriesgada al ver que esa banda está dispuesta a hacerlo…

David B.: De hecho es precisamente lo que nos dijo tras publicar el disco anterior: chavales, vamos a arriesgar.

David M.: Si no vamos a tener éxito de ninguna manera, ¡pues al menos vamos a pasárnoslo bien arriesgando, investigando! Tenemos el lujo de hacer música sin tener la necesidad de pensar que si no hacemos lo que se lleva, no comemos así que vamos a divertirnos. En la escena actual, la mayoría de los artistas no se dedican 100% a la música: viven de otra profesión. Y, quizás por eso, también te permites ser más libre para jugártela. En épocas anteriores, los músicos tenían la vida resuelta al contar con uno o varios mecenas aunque fuera a costa de tocar para el rey o conde de turno. Hacían música de cámara y, aparte, creaban sus temas propios, que son los que han perdurado. Ahora, nosotros somos nuestros propios mecenas. Nos gastamos el dinero en lo que creemos ya que te das cuenta de que, por ciencia infusa, solo unos pocos triunfan y no se trata de calidad, si no de otros factores. Y eso, desde un punto de vista optimista, te ofrece mucha libertad compositiva.

El vivir de la música también trae consigo que muchas veces conoces a músicos que tocan con otros artistas o proyectos precisamente para poder vivir de ella.

David M.: Yo, por ejemplo, he pasado un tiempo de mi vida así: trabajando para otros proyectos, orquestas…pero llega un momento en el que te plantas porque te das cuenta de que quieres ser músico profesional, claro, pero con tu música.

Volvamos a Hemos visto lobos, disco que empieza y termina con el mismo tema. ¿Cuestión de estilo, cerrar el círculo o imaginaciones mías?

Félix: Lo cierto es que fue sugerencia de Sergio (Molina). Le pareció un buen arreglo para empezar y terminar el disco tal y como se hacía en las grabaciones de los años cincuenta y sesenta. Un contraste importante entre un tema más eléctrico y otro con una naturaleza más acústica. Es un disco muy redondo, la verdad, en la que la música te lleva como en un bucle, un viaje.

David M: Todas las canciones tienen un nexo y también por eso se llama Hemos visto lobos, ya que hace referencia a que somos personas que ya tenemos nuestra experiencia y sabemos de qué va la historia. En todos los temas hablas de ello pero desde perspectivas diferentes y con temas tan variados como el amor o la política.

Por ejemplo, en “Fantasía Liberal” sacáis vuestro lado más abiertamente político. ¿El artista “indie” a veces peca de mojarse poco en este tipo de cuestiones?

David M.: Pues no te sé decir. Nosotros hasta ahora no habíamos escrito ningún tema con contenido político. En este caso el cuerpo nos lo pedía, por así decirlo, después del movimiento popular que se ha ido desarrollando desde el 15M en el que parece que los ciudadanos hablan más abiertamente sobre lo que opinan de la política. Hay otras bandas que se han mojado más en ese aspecto. O músicos que nunca se han manifestado para ningún lado, pero no por pasotismo, si no porque le va su trabajo en ello. Según lo que digas abiertamente, igual el alcalde de cualquier localidad no te contrata. El hecho de encasillarte te puede cerrar puertas. Mira lo que pasó con Russian Red.

Volviendo a “Fantasía Liberal”, como es un tema en el que nos metemos con todos por igual, hemos llegado a ser Intereconomía TV (risas). Yo veo mucho Intereconomía TV porque me gustan mucho los programas de humor (risas) y ellos le lanzan pedradas a todos. A unos más que a otros, está claro. Sólo te indican quien es el menos malo para ellos. Son el dedo acusador. Como lo hemos sido nosotros. En el otro lado estarían Vetusta Morla con “A la deriva” con el que fueron valientes al dar su opinión. Lo que pasa es que luego te pones a pensar y ves el público base que tienen y no han salido de su zona de confort al hacer público su posicionamiento político. Que me parece bien, pero en ocasiones igual te mojas más dando cera a todos. Por ejemplo, nosotros mismos hemos llevado la producción del videoclip y en un principio quisimos que Podemos fuera el partido político que menos saliera, para que los espectadores se fijaran en nuestra tendencia, pero nos dimos cuenta de que sería ir en contra de la propia canción así que los cuatro partidos aparecen el mismo número de segundos. Hay cuota de pantalla equitativa (risas).

Siguiendo con esas quejas sobre la situación actual, cuando escucho “La sangre en el suelo” me viene a la mente el idiotismo al que nos llevan en ocasiones los medios. La evolución de la sociedad hacia el borreguismo.

David M.: Ahí también estaría en relación con las modas musicales de las que hemos hablado antes (risas). Hace referencia al mundo de los grandes medios, cuando te das cuenta de que casi no sabes ni lo que está sucediendo realmente cerca de ti. Una especie de estado alienado. (aquí es donde comenzamos una conversación sin orden ni concierto sobre “La Salchipapa”, la prensa rosa y “Los Manolos de Cuatro”. Una maravilla)

Realmente dan lo que la gente parece que quiere: quien discute con quien, un mundo irreal de redes sociales…

David B.: Eso es.

David M.: Claro, pero entonces te preguntas: ¿quién les ha encumbrado a esos personajes? Los propios medios de comunicación que son los que quieren marcar esa tendencia. Solo tienes que ver el programa que conducía Sara Carbonero, Quiero Ser, sobre cómo ser un influencer. Te dan ganas de usar un lanzallamas con ellos (risas), pero al final del programa tendrán miles de seguidores en las redes sociales. Y los próximos bolos que tengan esos chavales cobrarán una burrada solo por haber aparecido en la televisión.

Félix: Los medios crean sus propios productos.

Como ocurre con Telecinco: su propia basura.

David M.: Claro, tienen muy claro cuál es su público y lo que busca. Igual que Burger King no hace una hamburguesa para un gourmet de la carne. Sabes a lo que vas. El problema es cuando medios “serios” relacionados con información y política sí que te están vendiendo sus ideas editoriales (que a su vez coinciden con ciertos sectores políticos con los que comparten intereses económicos) de la misma manera. Y eso no te lo puedo “comprar”. Por eso muchas veces prefiero informarme por otros medios más independientes, porque llega un momento en el que te preguntas, ¿y qué me creo? Y lo peor es que un medio con mucho poder es capaz de crear una noticia en base a una mentira. Si quieres hacer creer algo, solo tienes que repetirlo hasta la saciedad para que parezca verdad. Solo tienes que ver el tema de Venezuela, que ya ni sabían porqué lo habían sacado.

Volvamos a Nocturnos. El rompepistas del disco es “Inevitable”. Para vosotros, ¿qué características tiene que tener un tema para que sea un hit?

David B.: Sobre todo que el estribillo sea pegadizo y la letra llegue a la gente. “Inevitable” tiene una letra con la que mucha gente se siente identificada. Y es fresquita.

De hecho, cuando escucho canciones de este tipo siempre pienso porqué no suenan en radios generales (esta entrevista está realizada antes de que lo indie también suene en Los 40).

Félix: Hay casos de bandas que sí suenan en ese tipo de radio pero tienen detrás gigantes como Sony, por ejemplo. Pero, de todas formas, creo que las radiofórmulas ya tienen sus productos que vender y no necesitan que lleguen otros nuevos. Ese tipo de medios tampoco destacan por su calidad.

Igual es que me hago mayor, pero recuerdo, por dar nombres, unos 40 Principales en los que había una mayor variedad.

Félix: Sí, aunque igual ahí también entraba que la calidad no estaba reñida con lo comercial. Ahora hay un abismo muy grande entre lo que se vende como comercial y lo “bueno”.

David M.: El ejemplo lo tienes, por ejemplo, en Los 40. El oyente medio es muy joven y, por tanto, más influenciable. No escuchan Calvin Harris porque les guste, lo escuchan porque es lo que mola. No es que yo busque música electrónica por internet y dé con Calvin Harris y me guste. Por eso apuestan por grandes estrellas que llevan detrás una mercadotecnia importante. Además que salir en Los 40 cuesta dinero y entonces Nocturnos también tendríamos que querer estar ahí. Nocturnos o cualquier otro artista indie. Antes salir en Los 40 era sinónimo de éxito, pero ahora depende más de esa mercadotecnia que decíamos antes que con el gusto personal verdadero.

Igual es que me hago mayor, pero recuerdo, por dar nombres, unos 40 Principales en los que había una mayor variedad.

Félix: Sí, aunque igual ahí también entraba que la calidad no estaba reñida con lo comercial. Ahora hay un abismo muy grande entre lo que se vende como comercial y lo “bueno”.

David M.: El ejemplo lo tienes, por ejemplo, en Los 40. El oyente medio es muy joven y, por tanto, más influenciable. No escuchan Calvin Harris porque les guste, lo escuchan porque es lo que mola. No es que yo busque música electrónica por internet y dé con Calvin Harris y me guste. Por eso apuestan por grandes estrellas que llevan detrás una mercadotecnia importante. Además que salir en Los 40 cuesta dinero y entonces Nocturnos también tendríamos que querer estar ahí. Nocturnos o cualquier otro artista indie. Antes salir en Los 40 era sinónimo de éxito, pero ahora depende más de esa mercadotecnia que decíamos antes que con el gusto personal verdadero.

Sí, me recuerda un poco a lo que ocurre con los conciertos: aunque la entrada sea muy barata como no te lo vendan, no vas.

David M.: El mundo idiota (risas). Realmente no creo que la gente sea idiota sino que sabe muy bien lo que quiere. Y lo que quiere no es música, es lo que la rodea. ¿Los djs que quieren? Que los jóvenes muevan el bullarengue con luces y drogas. Vamos, lleva siendo así desde los ochenta y desde antes.

Hombre, el gusto se hace…

David M.: Sí, pero poca gente se sale del redil. Tú, como nosotros, sientes la música de una manera que no es la habitual. Los que estamos metidos en la música vivimos en un mundo equivocado en el que creemos que es tan importante como para nosotros. Y no. Hemos tenido conciertos de diez personas, pero tienes que darlo todo. Y más de una vez te sorprendes vendiendo más discos que público presente. Pero sólo por eso te merece la pena. Luego están las veces que te llaman para tocar delante de la banda importante en algunas fiestas populares, que siendo sinceros sólo te vale para la foto de después con toda la gente esperando a, por ejemplo, Los Secretos. Es anecdótico. Cada uno tiene un concepto diferente de lo que le interesa. Piensa que tú cuando vayas a los conciertos verás que siempre acabamos siendo los mismos. Y los músicos viven de las salas y las salas de que el público acuda a ellas. ¿Qué pasa con eso? Que al final quien peta una sala muchas veces es un grupo tributo a quien sea. Y eso te hace pensar si a esa gente realmente le gusta la música o le gusta vivir en ese momento en el que vivieron eso. Esa parte emotiva. Como cuando te liaste con una tía solo porque sonaba “With or Without You” (risas).

El tercer tema del disco es “Aire”, una canción más electrónica y que parece ser la llave con la que se llega a los demás temas. Esa unión del pop de los sesenta con una música más actual que decís en vuestras redes sociales y que se verá en temas como “Bonnie&Clyde”.

Félix: Cuando vas pasando todas las canciones de Hemos Visto Lobos sí que va cogiendo más fuerza lo electrónico. No creo que lleguemos a ser los nuevos defensores de la música romántica de los sesenta españoles pero sí que, sin ser un disco conceptual, es redondo. Cada tema le va ofreciendo una capa, una mayor profundidad e incluso una mayor oscuridad. Hay temas que entran de primera, pero según terminas la primera escucha, el oído te pide una más. Y descubres que te acaban enganchando aquellas que en un primer momento te habían costado más.

David M.: Se puede decir que los tres primeros temas sirven de gancho.

David B.: A mí me ha pasado de encontrarme con gente que me decía que habíamos cambiado y que les costaba el disco y después de haberle dado varias escuchas volver encantado con el sonido nuevo.

David M.: Las primeras son más directas, las más similares al primer disco, luego hay una ruptura y en “Exclusiva Internacional” volvemos a esa senda. Tampoco nos queríamos ir de madre y hacer un giro muy radical. Que la ruptura no fuera dolorosa por ello, pero tampoco vamos a ser una banda que cada disco sea totalmente diferente al anterior. Pero teníamos más confianza para dar el paso adelante.

Félix: Son maneras de llegar a lo mismo pero desde lugares diferentes. Realmente no hemos cambiado tanto.

David B.: De todas formas en directo seguimos siendo los mismos.

Félix: Lo que sí es cierto es que hemos dado vueltas a los arreglos, a los estribillos…no nos hemos decantado por la primera idea. Ese tipo de decisiones hace que un grupo crezca y en ese sentido hay que agradecer la labor de Sergio (Molina) y Paco (Loco) por buscar el arreglo y la textura que te pide la canción.

También ayuda el hecho de haber trabajado con un productor que ya conociáis.

Félix: Sí, aunque puede ser un arma de doble filo. Sabes por donde va a ir, pero no sabemos por donde nos hubiera llevado otro productor con el que hubiéramos trabajado.

David M.: En ese sentido sí que optamos por la comodidad y la naturalidad.

Y ya para terminar, ¿a quien os gustaría que entrevistásemos?

David B.: Pues a Sergio Molina.

Félix: A unos colegas nuestros de Vigo, Inerttes. Tienen un directo y son muy buenos, con un rollo parecido a Piratas. De hecho su productor es Paco Serén, uno de sus guitarristas. Viven en una aldea y ese es su hándicap. A Nocturnos nos pasa igual: somos de Alcalá de Henares y se nota la diferencia entre una ciudad grande como Madrid y esta.

Bueno, luego acabas tocando en las mismas salas y también te apetece salir, pero surge el miedo.

David B.: Hay que hacer el tour, aunque a veces sea un peaje.

David M.: Nosotros igual tocamos en Albacete y van diez personas, pero no te creas que forma parte de equipos de tercera. Es una situación que es más habitual de lo que uno quisiera. Hace unas semanas Sex Museum cancelaron un bolo precisamente por eso.

Félix: También depende de cada ciudad: hay algunas que sí que tienen un hábito de optar por ese tipo de ocio, pero en otras es muy difícil. Pasas de petar la sala El Sol a cantar ante cuatro gatos.

nocturnos-gira

También te pueden gustar:

Deja un comentario