Cristóbal Briceño: «Queremos ser niños, eso me parece muy lindo»

En una vida más acelerada y llena de trabajo, Cristóbal Briceño anuncia nuevas producciones con sus distintos proyectos.

Por segunda ocasión Foro Indie Rocks! es nuestro punto de reunión, un año atrás, el lugar se congregaba quizás con más personas y él se acompañaba de Simón Sánchez, su compañero bajista.  Mientras ordeno mis ideas su figura delgada se acerca y pregunta: “¿Me conoces? ¿Qué te han dicho de mí?”. “Cómo no te voy a conocer si hace un año te entrevisté”, contesté. Había iniciado la conversación con Cristóbal Briceño mientras caminábamos hacia la entrada del recinto.

Las bromas sobre capturas de pantalla y la prensa amarillista sirve para dar confianza a la charla. Desde la última vez que visitó México han pasado muchas cosas con él y su carrera, ahora se encuentra en preparativos de próximos discos: con Ases Falsos, Las Chaquetas Amarillas, Los Mil Jinetes y uno más en su faceta solista.

Entre otros de los proyectos que lo mantenían ocupado durante esas semanas, se encontraba el hoy extinto programa de radio, Nocturno, el cual realizaba junto a Héctor Muñoz. “Lo hice por amor a mi amigo, principalmente, guitarrista de los Fother Muckers y actualmente guitarrista de Las Chaquetas Amarillas. Por una forma de verlo más seguido y de compartir con él este gran amor a la música”, confiesa.

Cristóbal Briceño es considerado uno de los músicos más prolíficos de su generación, el gusto por lo que hace, lo lleva a hacerse cargo de distintas producciones al mismo tiempo, presentarse en vivo y planear lo siguiente. “Me es difícil no meterme en problemas, y con problemas me refiero a mantenerme exhausto. Espero en algún momento de mi vida aprender, porque realmente no aprendo, soy un burro que tropieza una y otra vez con la misma piedra. Definitivamente tengo que aprender a organizar mejor mi tiempo, también creo que tiene que ver con que tengo una hija muy chiquita que demanda mucho de mí”.

Es la primera vez que llegas a México en este formato, sólo con guitarra en mano. De una forma se crea cierta expectativa porque los seguidores de tu trabajo ya tenían ganas de verte, ¿qué significa para ti presentarte en esta faceta?

En verdad no significa mucho, pero sé que la gente lo va a disfrutar porque existe ese gusto inherente por escuchar a un hombre sólo con la guitarra, tengo la sospecha de porque es más fácil de entender que cuando escuchas a una banda. Es más sencillo. Al escuchar una banda tienes que estar al pendiente de cómo se juntan todos los sonidos, aparte de que es muy difícil amplificar bien. En cambio, con una guitarra y voz es difícil cagarla, aunque igual la cagan los sonidistas. Creo que cuando el cantante lo hace bien se puede llevar una linda experiencia, yo intentaré dar lo mejor de mí para que se diviertan.

Vemos que tienes muchas participaciones de este modo. Entre estas presentaciones que circulan en internet, me llamó la atención una en particular: aquella donde tocas en una escuela, para un público infantil. ¿Cómo fue eso?

Fue bastante poco planificado, ese día me llamó un amigo, me preguntó si podía participar, yo le dije que sí y luego hubo otra persona que lo grabó. Fue poco planificado, yo no sabía que iban a grabar, yo tampoco llevé nada planeado, porque no sabía que eran niños tan chicos, entonces, yo pensé que iban a haber adolescentes, cuando llegué me di cuenta de que estaba frente a puros enanos de cinco años, entonces, ahí dije “esto va a ser problemático”, porque a los cinco años nadie quiere estar sentado. Yo no era el único número, éramos muchos, así que era una tortura para los niños, estar sentados en pleno sol, estar en silencio. Imagínate, eso es antinatural para un niño.

Hace un momento mencionabas que ya tienes una hija, me imagino que esto influye en tu manera de trabajar y cambian ciertas cosas…

Cambia en el sentido de que ahora tengo menos tiempo para componer, entonces, tengo que ser mucho más efectivo y eficiente; antes podía darme más vueltas, ahora si quiero trabajar, tengo que aprovechar la siesta de mi hija, que dura una hora y media, entonces, en esa hora y media tengo que hacerlo todo. El tiempo que antes utilizaba para dormir, ahora lo tengo que utilizar para trabajar y eso me afecta mentalmente, muchas religiones ven en el desvelo algo positivo, lo puede haber, pero yo creo que tiene muchas cosas negativas, es mal para el cuerpo dormir poco y actualmente estoy en una fase de muy poco tiempo de descanso.

Pero en cuestión de cómo ver las cosas, ¿cambian ciertas perspectivas? Digo, es un ser que parte de ti, que ya convive en este mundo.

Yo creo que sí, supongo, uno no se da cuenta de que la otra persona es mucho más pura y más sabia que tú, entonces, eso te exime de responsabilidad. De alguna manera la responsabilidad se transfiere a esa otra personita, ella es la que tiene más carga sobre mí. Lo que yo puedo hacer por ella es muy poco o básico, es mantenerla a salvo no más. Con su madre me encargo de eso, pero todo lo demás corre a cuenta de ella y las enseñanzas van de ella hacia nosotros; somos receptores de lo que ella nos pueda entregar. Otra cosa que tengo claro es que yo no le puedo enseñar nada a mi hija y que ella va a aprender de mí a través del ejemplo, entonces, no me doy muchas vueltas, voy a confiar en eso, en que aprenderá de quién soy, de mi manera de ser.

Regresando al tema de la música, han comentado que el siguiente disco de Ases Falsos será más rápido, ¿por qué este giro?

Es el efecto Benjamin Button: entre más viejos más niños queremos ser. Hemos traspasado la frontera a los 30 y queremos ser niños, eso me parece muy lindo; buscar la niñez dentro de la adultez, música más urgente. Es más divertido. Tenemos que tener en mente que Ases Falsos toca muchísimo, entonces, hay que tenerlo en cuenta al momento de hacer un disco, estar conscientes de que esas canciones las vamos a tocar una y otra y otra vez, así que más vale que sea algo que inyecte energía. Ahora lo vemos así.

Para finalizar: Con tus otros proyectos ¿Cómo serán los lanzamientos?

Con Las Chaquetas Amarillas están todas las bases grabadas, estamos agregándole las otras capas, guitarra, las voces… avanza lento porque la estoy haciendo con el mismo productor con el que trabajo un disco solista que estoy a punto de terminar, se llamará Cuerpo a Cuerpo, cuando terminemos este, que es solista, voy a seguir con Las Chaquetas Amarillas.

¿Saldrá con el sello argentino con el que sacaste Deja un Rato Piola?

No, yo creo que será editado por mi sello fundamental que es… Youtube.

Una señal marca el final de la conversación, entre risas nos despedimos y comenta que lo único que espera es regresar a Chile contento de su presentación en el Neutral México 2016 pues en visitas pasadas las cosas no han salido como él ha querido. Tomamos unas fotos y una amable sonrisa y un abrazo finaliza la sesión.