Coffee & Wine: «Estamos recibiendo muy buenas críticas después de los conciertos»
Fotografía de Luis Vassallo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Coffee & Wine tienen una de las propuestas musicales más interesantes del panorama nacional. La banda, que volvió a principios de año con Hirundinidae, regresa a los escenarios con dos conciertos en Madrid y Barcelona.

Coffee & Wine han regresado con energía tras el verano. La banda actuará el 4 de octubre en Madrid (sala Galileo Galilei, entradas aquí) y el 19 de octubre en Barcelona (La Vileta de Gràcia, entradas aquí) junto a Lieven Scheerlinck, el hombre tras A Singer of Songs, colaborador y amigo del grupo . Por si fuese poco, Coffee & Wine presentarán este viernes 27 de septiembre “Old Photographs” como single de Hirundinidae en un lanzamiento que traerá consigo en la cara B una versión de “Little Sin” del propio Scheerlinck. En plena vorágine de felices acontecimientos hemos podido intercambiar unas palabras con ellos para saber qué se cuece en sus próximas fechas e incluso más allá de ellas. ¡No tiene pérdida!

En marzo, con la primavera a la vuelta de la esquina, llegó Hirundinidae, ¿cómo han evolucionado sus canciones a lo largo de estos meses? ¿Va a cambiar la experiencia con respecto a los primeros conciertos?

Las canciones han evolucionado un poco, sí. No hemos decidido cambiarlas, pero a medida que las tocamos sí que van tomando forma y adquiriendo su personalidad, sus dejes y sus manías. Cuanto más conoces a la canción, más segura estás de cómo tocarla o cómo dejarte llevar con ella, y eso hace que también cambie la experiencia. Además de que ahora Andrés y yo tocamos más con la banda al completo, el hecho de hacerlo también con músicos y amigos invitados lo hace todo mucho más rico y divertido.

Además, actuaréis junto a A Singer Of Songs, ¿cómo nace esa colaboración? ¿Qué crees que puede aportarle a los bolos de Coffee & Wine en Madrid y Barcelona?

Lieven (A Singer of Songs) y yo nos conocimos hace unos diez años, ¡a través de MySpace! Vino a verme actuar la primera vez que toqué sola en Barcelona; a partir de ahí empezamos a colaborar juntos en las canciones de cada uno. Lieven es muy bueno juntando a músicos para tocar juntos, así que gracias a él he conocido y compartido escenario con gente maravillosa –Lieven el primero de todos–.

Como músico, Lieven tiene una calidad excepcional, hace unas letras envidiables y transmite mucho con su forma de cantar y tocar; está lleno de dinámica y de detalles. Todo eso es lo que va a aportar a los conciertos, donde además viene acompañado de dos músicos maravillosas, Katy Kirby y Grace K Moran.

Una de las cosas que me ha sorprendido de este disco es que hay más luz y alegría en él, ¿qué tal viste al público en las primeras fechas de presentación? ¿Está teniendo la misma reacción que con los trabajos anteriores?

Lo de las canciones más alegres se nota un montón: lo notamos nosotros al tocar y lo nota en el público que viene a escucharnos. El resto de la banda me puso las pilas con los nuevos temas subiendo tempos, organizando estructuras, metiendo más ritmos… El hecho de que Andrés, Jaime y Juanma hayan sido parte activa en el proceso también hace que todo sea más alegre y tenga más luz.

Estoy orgullosa de haber hecho canciones como “Castles” o “Julie”, porque además de hablar de cosas importantes, son temas muy bailables. Y claro, notas que el público se mueve más, lo canta… Algo que me ha sorprendido gratamente es que estamos recibiendo muy buenas críticas después de los conciertos; se nos están acercando personas que nos dicen cosas muy bonitas sobre las canciones y cómo sonamos.

En Hirundinidae hay dos partes que, si bien suenan completamente cohesionadas, se diferencian por las sensaciones que desprenden, siendo la segunda mitad del álbum más optimista. ¿Trasladas eso al directo o haces planteamientos diferentes?

Aunque hoy en día se tiende a escuchar más canciones sueltas que discos enteros, nosotros somos de la vieja escuela y Andrés dedicó mucho tiempo a ver cómo fluía la sucesión de temas en Hirundinidae.

Hace años yo no le daba mucha importancia al orden del setlist en directo, pero ahora sí, y mucho. De hecho, la pared de mi estudio está llena de post it con las canciones que vamos a tocar el 4 de octubre en la Galileo; cada mañana mientras preparo café, miro la pared, hago unos cuantos cambios a los post it… y aún estoy buscando un orden práctico para los cambios de instrumentos y los invitados al escenario, pero que también tenga su flow.

Llevas una carrera larga, desde tu privilegiada perspectiva, ¿cómo ha cambiado la escena musical en España en los últimos años?

Mi opinión es que en estos años la escena española ha cambiado mucho, pero también he cambiado yo y mi forma de ver las cosas, así que todo es muy relativo.

Por un lado, noto menos complejos y más honestidad en la música, así como más vías para poder llegar y conectar con la gente; eso es algo maravilloso. Pero por otro, veo que hay un nivel bestial de exigencia en otros campos que no tienen que ver con el musical, y que requieren un tiempo y un esfuerzo importantes. La mayoría de nosotros tenemos que compaginar la música con otros trabajos, porque el sector artístico en general es bastante precario. Es un problema importante y la escena musical casi nunca habla (hablamos) de estas cosas; quizás compartirlo con la gente ayudaría a entender por qué, por ejemplo, algunos grupos acaban disolviéndose.

Y, aunque sea simplificar en demasía el sonido de Coffee & Wine, ¿cómo ves la escena folk? ¿Crees que sigue habiendo hueco para propuestas complejas en la era del single y de los festivales masivos?

En este país lo del folk y la americana lo veo bastante complicado, la verdad. Es curioso que durante unos años muchas bandas dejaron de cantar en inglés y de usar instrumentos acústicos para pasarse al castellano y a los sintes (cosa que me parece estupenda, quede claro). Yo no, no sentí la necesidad de cambiar nada, así que he seguido por la misma senda. Soy consciente de que mi música no encaja con la programación de la mayor parte de los festivales actuales de este país, y es una desventaja para nosotros, porque ahora la música en directo orbita alrededor de grandes festivales y no de salas pequeñas. En cualquier caso, prefiero no verlo como un problema y centrarme solo en lo que quiero y me gusta hacer. Además, nunca se sabe por dónde irá la escena musical, al igual que yo tampoco sé qué caminos tomarán mis composiciones en un futuro.

En cierto modo, la carrera del músico no es tan diferente de la vida de una golondrina: uno está siempre o sobre el alambre o migrando (en muchos sentidos), y a veces, ni eso basta. Tú te has tenido que buscar la vida fuera de la música y no te has prodigado demasiado en cuanto a lanzamientos discográficos, ¿crees que hay que hacer de la necesidad virtud?

Nunca he sido muy estoicista, la verdad. Pero sí, llevo toda la vida dudando sobre qué contestar cada vez que me preguntan a qué me dedico. Me gusta estudiar y he trabajado en muchas cosas diferentes, pero al final lo que siempre está ahí es la música: no hay un solo día en el que no tenga ganas de hacer canciones y tocarlas para quien quiera escucharlas.

Lo de no prodigarme demasiado es por varias razones: a veces me cuesta emprender proyectos y necesito tener tiempo y tranquilidad para componer, lo que no siempre es fácil. También me gusta hacer y dedicar tiempo a otras cosas que no son estrictamente musicales. Todo eso hace que tengamos una producción escasa, pero cuando lo hacemos volcamos todas las ganas que hemos ido aguantando todo ese tiempo.

Siete años entre LP y LP son muchos, ¿habrá que esperar tanto para el siguiente trabajo de Coffee & Wine?

Yo creo –y espero– que no. Tengo la cabeza llena de nuevas ideas y ya estoy maquetando algunas de ellas.

Para terminar, te dejo la más difícil, ¿qué le dirías al público para que asista a los conciertos de octubre?

Con toda la dedicación y el mimo que supone organizar una cosa así, que no tengan duda de que van a ser el público más cuidado y querido del universo, prometido.

No te puedes perder los conciertos de Coffee & Wine, si tienes dudas, acude a Hirundinidae:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Cerrar menú