Ases Falsos: «No sé si estamos en la mejor de las realidades posibles»
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Antes del Festival Neutral México conversamos con dos de los integrantes de Ases Falsos: Simón y Cristóbal Briceño.

Era 2 de julio y a las 7:51 am Ases Falsos se reportaba en el Aeropuerto de la Ciudad de México para lo que sería su presentación en la primera edición del Festival Neutral en el país. “Hemos tenido la suerte de que todos los vuelos han sido directos, no hemos hecho escalas, lo que sí es que tenemos problemas siempre con la gente que va a recogernos,  pero son detalles, es solo un día de ajustes, lo ideal sería hacer esta nota de prensa ya estando repuestos, pero acá estamos, “al pie del cañón”, como se dice”, comenta Simón, unas horas después en el Foro Indie Rocks!

México nos ha abierto las puertas

Los vemos entrar al recinto de la calle Zacatecas 39, la prensa los observa, pero nadie se acerca. Nosotros decidimos hacerlo. La conversación inicia con Simón y Cristóbal Briceño. La alegría de llegar a territorio azteca es notoria en los integrantes de la banda chilena. “Solo México nos ha abierto las puertas, hemos salido de Chile solo para venir a su tierra”, confiesa el bajista. Por su parte, el vocalista complementa: “Todo se parece a Chile… Es como un sueño diría yo, como que todo es familiar pero realmente nada es conocido”.

¿Qué ha pasado con la música de Ases Falsos que les ha dado la oportunidad de regresar a México

Cristóbal: Yo creo que se ha dado el tiempo para que la gente conozca las canciones, las madure y de alguna manera las incorpore a su quehacer, a su vida. Ahora ya sentimos que hay una pequeña o grande expectativa por traernos, la presencia se hace necesaria aunque sea en una pequeña dosis. Yo siento eso y me pone muy contento de que ya hemos llegado exclusivamente por la música y no por nada más.

¿Cómo los ha recibido el público anteriormente? ¿De qué manera notan la diferencia en la audiencia entre países?

Simón: Hay diferencias. Nos sorprendió un poco al principio porque acá nos dimos cuenta que tienden a escuchar las canciones en vez de volverse locos; que bueno, en Chile, la mayoría de las veces en las “tocatas” la gente toma. Se toma mucho allá en Chile…
Cristóbal: No sé si se toma más allá pero se tiene menos tolerancia al alcohol, eso es seguro.
S: Pierden mucho el control, igual eso es bueno: que la gente salte. Te entrega mucha energía. De aquí personalmente me ha gustado mucho el respeto con el que se escuchan las canciones, las cantan y las celebran de otra forma. Al principio, no te miento, nos costó un poco adaptarnos, pero con el tiempo le hemos pillado a su idiosincrasia.
C: Es muy cariñosa la gente y nos ha llenado de regalos. Nosotros no somos de ese tipo,  no significa  que no lo apreciemos, es solo que no somos el tipo de banda que “se debe a sus fans”. Tratamos de ser entes separados, no somos como todos juntos… por ejemplo, bandas que me gustan, pero tienen otra cosa: Los Auténticos Decadentes son uno con su fanaticada. Yo pienso que tratamos de mantener delimitada la diferencia; lo que no significa que no podamos tener una relación maravillosa; una relación entre dos personas.

¿Cuál era la percepción que tenían antes de venir a México y cuál es la que tienen ahora?

C: No soy tan amigo de las generalizaciones, pero diría que antes tenía una visión muy incompleta, y ahora una visión menos incompleta, pero aun así sigo siendo ignorante, obviamente que con cada viaje uno se va descubriendo mucho a uno mismo y es muy enriquecedor, es maravilloso, me gustaría no dejar de hacerlo nunca, pero no me siento con la autoridad de decir qué bien sé de México o definir a México, porque es un país con una historia muy complicada, quizá lo que podría decir, que sea medianamente original, es que nuestros procesos coloniales nos afectaron de manera muy distinta y que habla mucho de cómo somos.

Somos una mujer muy caprichosa

A lo largo de la trayectoria de la banda califican como “una relación sádica con el baterista”, pues ellos cuentan nueve cambios en su alineación con respecto a este. “Yo me doy vuelta y ya ni sé quién está de verdad” comenta Simón con una ligera risa.  “Nuestro instrumento favorito es la batería… quizá somos más exigentes que con otros instrumentos, no sé… Siempre le encontramos un defecto al baterista y se enquista en nosotros y va creciendo en nuestro cerebro que hay que dejarlo ir” platica Briceño. Del nuevo integrante de la agrupación, conocido como “Chimbe”, solo se espera que se apodere del puesto y lleve al quinteto a nuevos ritmos.

Ases Falsos
“Chimbe” y Cristóbal Briceño en Festival Neutral México

Como relación personal, ¿qué debe de tener un nuevo integrante para entenderse con la banda?

C: Bueno, que nos sorprenda, pero que al mismo tiempo nos de la seguridad. Nosotros somos una mujer muy caprichosa, pero como cualquier mujer, queremos que el hombre por un lado nos haga sentir cómoda, segura, pero que también, como dije, nos asombre. Somos muy quisquillosos en ese sentido, pero yo pienso  que eso es algo que nos exigimos entre todos. En el otro pedazo de banda ya nos conocemos más, ya tenemos un sentido del humor en sintonía, eso quizá se le hace difícil a los nuevos miembros, pero yo pienso que los últimos bateristas han jugado de manera muy segura; son muy  callados, no nos resulta molesto, han sido grandes personas, no somos tan difíciles. Solamente hay un tipo de músicos que no nos calza: el estereotipo del músico de rock, pero hasta ahora no nos ha tocado cruzarnos con un espécimen de tal tipo.

¿Cómo terminó todo con JotaPe?

S: ¡JotaPe es un sol! Tiene su propio grupo, Planeta No, que les recomiendo que escuchen. La verdad es que él llego por recomendación de otro baterista que por segunda o tercera vez se fue, él nos lo echó; dejó a JotaPe y con él tuvimos una relación muy bonita.
C: Venimos a México por primera vez con él. Empezamos nuestra era de los grandes escenarios con él y nos ayudó muchísimo. Se tomó la separación con mucha hombría, la verdad. No quedó despechado, creo que entendió y agradeció del mismo modo que nosotros agradecimos a él sus años de servicio. Se retiró con la frente muy en alto, obviamente con tristeza, pero la tristeza no solo corría de su lado, para nosotros también fue muy doloroso.
S: Nos llevamos muy bien de hecho, es un excelente baterista, muy profesional. La verdad lo que nos llevó a tomar esta decisión fue otro orden de cosas no fue por su desempeño.
C: Estoy seguro que le va a ir muy bien, es muy perseverante y es un gran baterista.

Avanzar sin mirar mucho atrás

A mi percepción, Ases Falsos no se puede contar sin antes repasar a Fother Muckers, pero… ¿Siguen escuchando las canciones del proyecto anterior a manera de retroalimentación?

C: Jamás, la verdad es un ejercicio que rehúyo, tampoco tengo los discos así que no me sería fácil hacerlo. Yo creo que una característica nuestra es avanzar sin mirar mucho atrás. Creo que lo hemos logrado, ratificar haciendo buenas canciones. Este disco tiene temas como “Simetría“, y ya la gente lo siente… Forma parte de nuestra obra gruesa y con cada disco pensamos hacer lo mismo. Vamos a presentar algunas canciones nuevas que no hemos tocado nunca, entonces, siempre mirando hacia adelante y con muy  poca capacidad de retrovisor.

¿Qué pasa con los temas que no incluyen en sus discos? Por ejemplo, “Información Sentimental”?

S: Esa canción viene de la época del Juventud Americana, la grabamos en la misma etapa, quizás quepa algún día al hacer una edición completa o excesiva. Incluir esa y cinco canciones más que quedaron grabadas y que quedaron en muy buena calidad, pero que por motivos editoriales decidimos no incluir, pero están ahí. “Información sentimental” sí la tocamos a veces en vivo y se puede decir que tiene cierta vida.

¿Hay alguna canción que les haya costado terminar?

S: “Plácidamente“, le dimos harto.
C: “Plácidamente” claro. Hay canciones que grabamos una, dos, tres veces. Del Juventud Americana grabamos también varias veces “Misterios del Perú“, también nos costó mucho sacarla y tampoco puedo decir que el resultado final es lo que queríamos. La verdad grabar se nos hace muy difícil, no somos naturales, pero diría que también eso le da el carácter a nuestro sonido. Nos cuesta la verdad.

Para Cristóbal: Al tener distintos proyectos como Chaquetas Amarillas, Los Mil Jinetes y tu proyecto solista ¿Cómo logras distinguir tus composiciones para que cada proyecto tome forma y con ello Ases Falsos lo haga también?

C: Es una pregunta muy difícil para mí porque yo estoy ejecutando, entonces, no puedo verlo tan de fuera como tú podrías verlo y tú podrías dar una respuesta más precisa. Líricamente mi intención es que cada disco tenga cierta consistencia, entonces, ahora sé muy bien las canciones que estamos haciendo con Ases Falsos, el tipo de letras que necesitan, que es difícil decirlas en un título: “se trata sobre, qué sé yo, “los osos””, no es tan especifico. La poesía sirve para eso, para poder hablar de las cosas que no están rotuladas. Cuando me piden hablar sobre las temáticas o el concepto del disco, en realidad, la respuesta que yo quisiera dar es: “Es lo que es”, “Quise decir lo que dije”. Es difícil hacer después un meta discurso sobre qué es. Lo que quise decir, me esforcé mucho en ponerlo en verso y ahí está y la verdad es una pregunta capciosa y para mí, lo digo sin animo belicoso, muy poco interesante, porque no sabría por dónde darte una respuesta satisfactoria.

No necesito conocer a mi ídolo

Su sello, Quemasucabeza, está creciendo y ustedes también ¿Cómo ven la industria en la que se están desarrollando?

S: Yo creo que la industria, hasta ahora, nosotros la hemos visto igual, no hemos sentido un gran cambio, esto que se está haciendo ahora, este show con las bandas chilenas del sello, notoriamente es un avance. Vamos a Argentina en agosto, estamos ampliando un poquito el espectro.
C: Está poco estructurada, no se sabe bien dónde está el límite, tiene límites muy difusos, no es como antes que ibas a un barrio y estaban todas las disqueras, ahora ya no sabes bien. Añadido a esa confusión está el hecho de que nosotros venimos de muy lejos, no lo parece porque nos parecemos físicamente, hablamos el mismo idioma… ¡Estamos lejísimos! Yo creo que ahora hablo en nombre de mis compañeros cuando digo que realmente no entendemos nada de lo que pasa en México… venimos acá y siempre nos traen al mismo barrio, conocemos muy poquito. Por más que nosotros nos esforcemos como turistas, por tratar de recorrer más, se nos empuja a estos mismos circuitos, que, no quiero ser mal agradecido, pero sí sería bueno ver si existe algo más. Siempre dicen que el DF es una de las ciudades más grandes del mundo y lo parece, pero a la hora del circuito cultural a nosotros se nos da poco forzado a perseguirnos nuestra propia cola.

A lo largo de este camino me imagino muchos aprendizajes, pero, ¿cuáles han sido los errores y aciertos que han tenido para llegar al lugar dónde están?

C: Todos los días se cometen errores, ahora tú lo dices y me pones en una especie de cúspide, pero la verdad no sé dónde estoy, no sé sí estamos en la mejor de las realidades posibles. He tratado de obrar con naturalidad y de buena fe, he tratado de no hacer algo con lo que me sienta incomodo, no quiere decir que nunca lo haya hecho, por ejemplo: nuestro sello, es como la mayoría, como casi todo en el mundo, tienen una relación muy fluida con las marcas, y yo entiendo. Sé que a los artistas del sello que se relacionan con eso, no les molesta, pero a nosotros sí y sin embargo, en algún momento, confundidos por saber, intentamos hacer un evento de marca y nos sentimos un poco humillados, pero no humillados frente a los demás, sino ante nosotros mismos y ahí dijimos, “bueno, esto no nos hace bien, no lo volvamos a hacer nunca más”.
S: Yo no diría que fueron errores puntuales, pero como tú dijiste, uno tiene que ir aprendiendo y muchas veces se aprende probando, y bueno, ya sabes que no te gusta esa fruta y no la comes más.

¿Qué otras personas externas a la banda han servido para continuar con su aprendizaje?

C: Nuestro amigos, eso dalo por hecho. Quizá no tan directamente, pero una conversación con un amigo te sirve mucho para desarrollarte, yo tengo pocos amigos, pero creo que les he sacado jugo y en mis canciones están ellos presentes, están mis conversaciones, mi gente querida… hay dos cosas más que también han sido importantes; uno es el salir al mundo, irnos de nuestra casa, ganarnos nuestro pan, un poco la vida callejera, para mí es muy importante y complementado con ello; los libros, la lectura, eso también es mi gran amor y le agradezco. Creo que mi manera de agradecerle es tratando de volcar lo que recibo en canciones pop.

Rescatando el punto de las conversaciones, en el pasado Vive Latino tuviste la oportunidad de platicar con el vocalista de Los Ángeles Negros, ¿cómo fue esa plática para ti?

C: Vi el vídeo y es un fragmento muy mínimo de todo lo que se conversó, así que creo que quedo mal documentado, eso lo lamento, pero bueno, la edición siempre hace eso, creo que tampoco podían poner 40 minutos de conversación. A Don Mario yo lo admiro mucho, pero al momento de hablar con él, no teníamos tanto en común, por ejemplo, él, creo un poco forjado por la experiencia, tiene una manera de ser muy diplomática, como generar un discurso lo menos peleador posible, pero bueno…  como dije esa vez, no necesito conocer a mi ídolo, pero si se da, se da y lo atesoro.

Para finalizar, si pudieran elegir una canción que hablara por ustedes ¿Cuál sería?

C: Hay muchas canciones ¿Tú quieres decir alguna? —dirigiéndose a Simón.
S: No estaba pensando en ninguna en particular… “Cuarenta y veinte“, estaba pensando —ríe.
C: Sí, pero no me gusta esa canción realmente, pero era divertido, porque tenía que ver con lo que estábamos conversando… para poder cerrar el círculo y citar alguna canción mexicana: del mismo Juan Gabriel —quien nos acompañó en nuestra portada del primer disco—, hay una canción maravillosa que se llama, “Yo no sé qué me pasó“, creo que por sí sola ya es una obra de arte, pero también es una muestra de la sensibilidad que tiene Juan Gabriel para expresar su confusión, su multiplicidad y lo cambiante que realmente es uno; en vez de hacer una canción manifiesto donde diga mis principios y diga mis ideales, es una canción sobre un alma desarmada. Me es muy fácil relacionarme con eso, especialmente si es con una secuencia de acordes tan bien hecha.

¿Y Para ti? —Dirigiéndonos a Simón— ¿Nos quedamos con “Cuarenta y Veinte”?

S: Ya quédense con esa, la verdad es que no he pensado en ninguna ahora, después les digo —Se despiden amablemente tras algunas risas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Miguel Hernandez

Estudiante de Comunicación en la UNAM, México @PezVentura
Cerrar menú