Airbag: «En nuestras habitaciones sigue habiendo cómics y pósters, pero ahora están enmarcados»
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El próximo 10 de mayo, Airbag se enfrenta a las tablas de La Riviera en Madrid para defender su último trabajo, Cementerio Indie. Su séptimo disco está en boca de todos y parece haber dado una segunda juventud a los de Estepona, que han atendido amablemente a nuestras preguntas tras sus dos primeros conciertos en Andalucía.

Lo primero es lo primero. ¿Cómo estáis? ¿Cuáles han sido las sensaciones después de los primeros conciertos de la gira?

Íbamos un poco nerviosos porque hacia medio año que no tocábamos en directo y no sabíamos cómo iba a funcionar el nuevo repertorio basado en el nuevo disco, pero joder, los dos conciertos en Andalucía han sido la hostia, la gente canta las canciones nuevas como si fueran clásicos ya… ha sido una inyección de buen rollo.

Cementerio Indie llegó arrasando en críticas de medios, fans y en ventas, ¿esperabais este recibimiento tras cuatro años de pausa?

Sabíamos que era un buen disco, para mí es de los mejores, pero nunca sabes cómo va a reaccionar la gente. Hemos hecho el mejor disco que hemos podido, como siempre que hacemos un disco, y eso nos deja muy tranquilos, que luego guste más o menos es algo que no lo podemos controlar. Me ha sorprendido un poco las buenas críticas generalizadas en los medios especializados, porque algunos de ellos en veinte años nos han ignorado bastante.

Con este disco ya van siete en veinte años de carrera, ¿cuál es el secreto para mantener esa eterna frescura?

Somos nosotros mismos, cada grupo supongo que refleja en sus canciones cómo son ellos, lo que les gusta y lo que viven. Somos gente muy normal a la que le gusta divertirse, tenemos cero pose artística y hablamos de lo que nos rodea, muy naturalmente, sin artificios. Hablamos de nuestros gustos, que suelen ser cosas frescas, las mismas que nos gustaban con veinte años, cosas nada densas ni intensas. Supongo que se transmite un poco todo eso.

Habéis pasado del punk garage al power pop sin prejuicios ¿Cómo se tomaron este cambio vuestros fans?

Muchos han crecido con nosotros y nos siguen desde el principio y siguen ahí, otros nos han descubierto hace poco y son nuevos seguidores. Algunos hay que les gusta más la primera época, más punk rock, y supongo que ahora les gustará menos o se han quedado por el camino. Es ley de vida y estamos expuestos a eso, creemos que lo más honesto y lo que hay que hacer es hacer las canciones que te gusten a ti y tocarlas como tú quieres, y luego que venga a los conciertos quien le apetezca venir, no hay más.

En los últimos discos el aire juvenil de vuestras canciones se intuye desde la nostalgia. Viejas amistades, amores y desamores en pasado. ¿Ha madurado Airbag?

Sí, a veces es inevitable la nostalgia a estas alturas de la película, pero del nuevo disco puede sonar a eso “Eleven y Mike” y “Memoriax 500”, que habla de eliminar recuerdos malos con tu pareja selectivamente, pero poco más, las demás son canciones de presente: “El Centro del Mundo”, “Honolulú”, “La Fuga de Logan”, “Phantasma”, “Metal”, “El Puente de los Alemanes”… todas son canciones de presente, yo creo que es un disco que despierta emociones, pero la nostalgia solo la veo en momentos puntuales.

También se ha abierto paso a una canción con una dura dosis de realidad (camuflada en un título de ciencia ficción marca de la casa) en “La fuga de Logan”. ¿Se os hizo difícil cantar sobre el tema?

No, la letra salió muy fácil porque por desgracia son situaciones que las estamos viendo repetidamente todos los días desde hace mucho, salió cantar sobre el tema naturalmente, igual que salía el tema en cualquier conversación con los amigos. Nos gusta hacer canciones de lo que vemos y vivimos desde cerca.

Vuestros conciertos siempre se han caracterizado por ser una fiesta, y recientemente parece que hay sitio para toda la familia, ¿cuáles son vuestros primeros recuerdos de conciertos como asistentes?

Yo recuerdo ver a Olé Olé o Mecano (de pequeño siempre los confundía) mirando por encima de una valla subido a unos contenedores en la feria de Estepona. No recuerdo nada más, pero esa imagen la tengo, era un niño. Luego, ya de adolescente, uno de los primeros conciertos así profesionales que me impactó fue El último de la Fila por la puesta en escena y por cómo sonaban.

Siempre habéis sido partidarios de los conciertos en salas, ¿creéis que sigue habiendo sitio para ellos en plena era de festivales?

Sí, claro, ver a un grupo en una sala es muy diferente a verlo en un festival. En la sala el grupo toca solo ante su público, toca su repertorio completo sin corsé de tiempos, sin prisas. Si la sala suena bien yo prefiero ver a un grupo en una buena sala, pero también mola tocar en festivales por otras cosas. Y ver festivales si tocan varios grupos que te molen juntos, cada cosa tiene su momento.

Hace ya muchos años de aquello de «tengo cómics y pósters en mi habitación». ¿Qué hay ahora en vuestras habitaciones?

Lo mismo, pero ahora están enmarcados mejor y tal.

Decís que afrontáis cada disco como el último de Airbag, pero… ¿qué veis más allá de este Cementerio Indie?

¿Qué hay más allá del cementerio? No se sabe, quizás tengamos que entrar ya en la dimensión desconocida. No tenemos plan de futuro más allá de seguir tocando en la gira y luego como siempre, ya se verá, no tenemos presión ninguna, cuando nos aburramos lo dejaremos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Cerrar menú