El regreso de Yuck a Murcia, shoegaze en el festival Microsonidos.

Sin duda uno de los días más esperados del festival murciano. El pasado sábado 15 asistimos a la sala 12 y Medio para ver a Yuck, uno de los grandes nombres del cartel de este año que volvía a la capital tras la edición de 2012 del festival SOS 4.8. Ha pasado bastante tiempo desde la primera vez que nos visitaron, pero vuelven con nuevo disco bajo el brazo (Glow & Behold) y formación, en la que Max Bloom pasa a ser el líder de la banda y Daniel Blumberg se despide para formar Hebronix, su actual grupo.

Pero la noche no giraba en torno a nuestros queridos londinenses, estuvieron acompañados de los arandinos Yani Como, una banda ya consagrada con tres discos y de camino a publicar su cuarto largo. Aunque venían para presentarnos algunas canciones que pronto podremos escuchar en formato digital empezaron el show con Volea Plegable, corte que abre su tercer trabajo, que fueron sucediéndose de más temas de ese trabajo (Eso sí que lo , Apocalípsis, Relojes La Vida es Alcohol) con otros nuevos que concebían los nombres Toro SalvajeLos InmortalesLa Huída 2001 entre otras. Podríamos decir que también se trataba de un reencuentro entre amigos (¿quién iba a pensar que la música hace tanto?), en este caso de los locales Second, quienes se ofrecieron para echar una mano prestando su batería.  Si hay algo que destacar de este grupo es su buen gusto por el cine, contando anécdotas y en lo que te has inspirado para componer la canción, haciendo de esta manera un concierto ameno y cercano a una sala medio llena que esperaba el plato fuerte. Por falta de tiempo no pudieron completar su setlist, pero sin duda no podía faltar para terminar una canción que representara a su primer disco, Furia Desatada.

Poco después llegaba el acento británico, una hora en la que la sala se impregnó de esos efectos de pedales que tanto nos gustan. Holing Out fue la encargada de abrir haciéndonos recordar esa tarde nublada de 2012 cuando defendían ese disco debut, pero enseguida volvemos en sí con Lose My BreathAnother One y Out Of Time, había que vivir ese mágico presente. Una de las cosas que chocó con el público era ese silencio entre canciones, algún tímido comentario, nada del otro mundo. Cuando volvía la retahíla de canciones con Get Away pudimos comprobar que era imposible igualar la identidad de Daniel Blumberg, sobre todo en The Wall con Mariko Doi al frente, pero con ese toque de distinción que sigue haciendo que guste, que lo sigas disfrutando y recordando.

La noche continuaba con Rebirth, haciendo gala del talento de Max Bloom para componer en este segundo álbum, una Nothing New con la que por fin veíamos algo de madera (las canciones en acústico siempre son bien recibidas) y el famoso single Middle Sea, en el que el público pasó de estar más quieto que un guardia del palacio Buckingham a improvisar una pequeña fiesta bailando. Por si todos pensaban que la cosa iba a acabar tal cual, los amantes del post-punk de los 80s estaban de suerte, Max y los suyos sorprendieron con un tema de New Order (Age of Consent), pero por si fuera poco prestaron su guitarra a la primera fila antes del descanso (seguro que esto no se lo esperaba nadie). Una vez de vuelta al escenario remataron el show con su primer disco, Operation Georgia.

Tras un concierto que combinó lo mejor de los inicios de Yuck y del segundo largo con ese lavado de cara podemos decir satisfechos que Murcia siempre recibirá a estos chicos con los brazos abiertos.

More from Alberto Hernández

Acústico de Rufus T. Firefly para El Ukelele

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsAppVolvemos con nuevos acústicos con las mismas ganas...
Leer más