Distancias Cortas: Joel Reyes


El músico Joel Reyes, inquieto, tal y como él se define, nos ha dedicado unos minutos de su tiempo para contarnos algo más de su vida musical, de sus proyectos e incluso hemos podido conocer que, en ocasiones, ha hecho versiones tan diferentes como “Eloise”, de Tino Casal o “La bien pagá”, el clásico coplero.


Joel Reyes es miembro del grupo Malacabeza que actualmente se encuentra en un estado de hibernación temporal sin fecha de finalización. Mientras, su cabeza se dispara y su intensa actividad creadora le ha hecho firmar dos discos en solitario casi seguidos, el primero Eléctrico (2014) y actualmente se encuentra presentando El fuego amigo.  No te pierdas ésta entrevista.

joel

Dada tu actividad musical, ¿te consideras alguien hiperactivo?

Más que hiperactivo me considero inquieto. La cabeza me va a mil y siempre estoy pensando en cual será mi nuevo proyecto o hacia donde quiero dar el siguiente paso, aunque no siempre doy para todo lo que me gustaría. Siempre tengo la sensación de que podría hacer muchas más cosas de las que hago.

Cómo compaginas Malacabeza con tu faceta en solitario, en qué se diferencian.

Malacabeza se encuentra en un standby indefinido, aunque a la vez de la salida de El fuego amigo hemos publicado Gracias, un disco que llevaba grabado más de dos años pero que no había podido ver la luz hasta ahora por circunstancias ajenas a la banda. La diferencia quizás estriba en que Malacabeza se ha ido rockerizando con el paso de los discos y en mis trabajos en solitario he vuelto más a la raíz de las canciones y a la canción de autor.

Me llama la atención que la palabra “mierda” aparece en los dos discos.

La verdad es que no me lo había planteado. De hecho en El fuego amigo aparece en dos canciones. Es una palabra que está en mi vocabulario habitual y que a veces me ayuda a enfatizar ciertos mensajes o quitarle poesía al asunto. Creo que mis letras se han ido haciendo más crudas con el paso del tiempo y es el camino que sigo explorando.

Utilizas la música como expresión o como catarsis, o como ambas.

Claramente como ambas. Es mi forma de expresarme, de conocerme y de que me conozcan. Intento que mi vida sea coherente con lo que escribo y viceversa. También es una catarsis para mi puesto que me ayuda a sacar mis miedos y fantasmas personales, a veces me ayuda a drenar dolores emocionales, aunque esos dolores se quedan en las canciones y luego hay que cantarlas en directo y ‘sufrirlas’ en cada interpretación.

En alguna entrevista has dicho que tu primer disco en solitario el público nos vamos a encontrar con algo similar en el directo, en este sentido parece que vas contracorriente ya que lo habitual es que los músicos suelan diferenciar el disco del directo, envolviendo, digamos, el directo, en un valor añadido que potencia ese trabajo en el disco, ¿por qué lo quisiste hacer así?

Muchas veces me han dicho que mis directos llegaban más que mis discos, que preferían las versiones más desnudas a las más producidas, es por eso que quise acercarme a lo que ofrecía en los directos. En El fuego amigo no hemos pensado en los directos sino en hacer un buen disco con todas las posibilidades que da el estudio y haber vuelto a trabajar con una banda. En esta gira la gente encontrará interpretaciones muy diferentes a las del disco.

Cuando no estás componiendo, ¿qué música escuchas?

Depende mucho de mi estado de ánimo. Cada vez tengo un abanico más abierto. Últimamente escucho mucha música acústica, cercana al folk y la canción de autor, pero sigo escuchando mucho rock. Para mi lo más importante son las canciones, por encima del envoltorio, busco canciones y artistas que me lleguen por encima de estilos.

Hemos dado con una versión de “Back to Black” de Amy Winehouse, ¿tienes alguna versión más que no hayas sacado a la luz y que te apetezca?

Suelo hacer versiones en los conciertos pero me gusta llevármelas a mi terreno. Suelo tocar ‘Embrujada’ de Tino Casal y a veces hago guiños al ‘Tu frialdad’ de Triana o incluso ‘La bien pagá’, me gusta despistar y salirme de lo previsible.

Con quién te gustaría hacer o haber hecho un dúo.

Pues me hubiera encantado grabar algo con Antonio Vega. De los vivos, no pierdo la esperanza de grabar algo junto a Enrique Bunbury.

¿Cuál es el viaje que nos propones con El fuego amigo?

El viaje empieza en ‘Hymnopia’ y termina en ‘Oniria’. Es un proceso que va de la ceguera y la resignación con la que hemos vivido y vivimos la situación a la que hemos llegado tanto en el plano económico y político como en el ético y moral a un momento de toma de conciencia y de propósito de cambio y mejora a nivel individual para llegar a un cambio colectivo. Es un viaje de la oscuridad y las sombras a la luz. En el fondo es el proceso individual en el que estoy inmerso desde hace años, el cual no es fácil.

Cómo has planteado la gira, tu sólo o con más músicos.

El grueso de la gira será en solitario, más por necesidad que por elección. Mover a una banda resulta muy costoso y casi nunca salen las cuentas, aunque me daré algunos homenajes con la banda para presentar el disco con el formato con el que se ha grabado.

Qué preguntas no te suelen hacer y te gustaría contestar

Pues esta es buena y me pillas a contrapelo. Me gustan las preguntas que van a lo personal en el terreno compositivo, que intentan entender lo que se esconde tras una idea o una canción. Las canciones son traducciones de lo que soy, como una especie de diccionarios, pero no todo el mundo consigue conectar, lo cual provoca una selección natural en ambos sentidos, es como intentar explicar porqué alguien te enamora o porqué te es indiferente, algo que trasciende lo racional.

¿Has pensado en tomarte un descanso tras todos los discos que has sacado?

Rotundamente si. Es una decisión que tomé en cuanto acabé la grabación de El fuego amigo. Llevo 6 años inmerso en el bucle disco-gira-disco-gira y necesito parar. Me siento seco. Quiero viajar, acabar una novela que tengo a medias desde hace varios años, en definitiva, vivir para tener algo que contar de nuevo.

Y qué hace Joel en su tiempo libre, que no esté relacionado con la música

Me gusta estar con mis amigos y reírme con ellos frente a unas cervezas y me gusta salir a correr, que es algo que me ayuda no solo en lo físico, sino en lo mental, me libera la mente y me ayuda a pensar. También me gusta pintar, aunque llevo demasiado tiempo sin hacerlo.

 

Muchas gracias por tu tiempo, Joel.

Más publicaciones de Aída Cordero Domínguez

Montgorock Xábia Festival incorpora a Sexy Zebras y Whisky Caravan

La organización de Montgorock publicó  los nombres Sexy Zebras, Whisky Caravan, SCR...
Leer más