Disfrutando del último día de agosto con Joan Dausà y Sidonie

Último día de agosto, nos dirigimos rumbo a La Daurada Beach Club en Vilanova i la Geltrú. En primer lugar tengo que decir que el sitio es maravilloso, al lado del mar (y con ‘al lado’ me refiero a que sales de la puerta y si te descuidas te caes al agua), con una una puesta de sol increíble, ¿se podía pedir más? SÍ, un concierto de Joan Dausà y Sidonie.

A las 19.30h aproximadamente Joan Dausà y su banda nos brindaban la primera canción de la noche Més enllà. Joan Dausà venía con dos discos bajo el brazo “Jo mai mai” (2012) y “On seràs demà?” publicado a principios de 2014, y así sucedió la noche. Temas como M’hauria agradat,  Horòscop o Truca’m llenaban de melancolía el espacio, que estaba a un 80% de su capacidad.

Processed with VSCOcam with g3 preset

El carisma de Joan rebosa por todo su cuerpo, entre canción y canción hubo tiempo para monólogos y entrevistas a los presentes. Este chico es actor y, creedme, se nota de lejos. Su música y sus letras son un drama constante, pero él sabe cómo hacer que ese dramatismo se convierta en una fiesta. Le siguieron Ja no et brillen, Reis del món y unos de los momentos dela noche, cuando los chicos de Sidonie suben alescenario a interpretar Quan ens creuem. Llega el turno de los bises y las versiones, Joan se atrevió con Dirty Boulevard de Lou Reed y oye ¡estupendo!. El señor Sommer  y  On seràs demà?, que da nombre a su segundo disco, daban paso al final del concierto, pero aún quedaba la traca final y es que Jo mai mai fue coreada por todo el público e incluso gente que nunca la había escuchado se arrancó a tararearla.

El final de Joan Dausà había llegado y dejaba paso a Sidonie.

No sé si sólo fu mi percepción, pero la espera se hizo eterna. Empezaban a sonar los acordes de La Sombra y el grupo catalán ya se había metido al público en el bolsillo, ¡lo que nos puede un clásico!. Uniformados con su atuendo veraniego Jes,Marc, Axel, Edu y Marcel ya estaban dentro. Las camisas de flores inundaban el escenario y la bandera de Canadá presidia la escena. Nada más empezar Marcel ya nos daba la sorpresa con su interpretación de Gavilán o Paloma, que ya es toda una tradición.

Processed with VSCOcam with f2 preset

A nosotros nos gustan los clásicos pero debe ser que a ellos también, Costa Azul y Fascinado daban paso a una de las primeras canciones homónimas de su último álbum, Sierra y Canadá. Los olvidados y En mi garganta ponían el toque de tranquilidad a la noche, hasta que llega La Crema y con ella ‘la lluvia’, esta vez fue Albert Manau el encargado de mojarnos a todos los que ocupábamos las primeras filas, se agradece porque la calor que hacía a esas horas era insufrible. Y ahora tengo que sincerarme y decir que La Crema en el disco no me convence, pero en directo es una de las canciones que más me hace disfrutar. Tras Un día de mierda, llegaba Un día más en la vida donde la voz de Marcel empasta a la perfección con la canción (a ver, si hablo mucho y muy bien de Marcel me podéis parar, o no…). Él hace que no echémos tanto de menos la voz de Miry. La locura desatada con El Bosque y la pausa de Estáis aquí nos daba pasa a Sidonie goes to moog, donde miembros de Joan Dausà salieron al escenario para interpretarla.

Sidonie han dejado atrás la versión de MGMT Kids y bueno, lo agradecemos un poco, Video killed the radio Star está a a la altura de ser una canción para abrir un bis. Pero después de bailar te plantan Por ti y te invade un estado de nostalgia, porque señores ésta canción duele. Con Nuestro baile del viernes y El incendio llega el final del concierto y se desata la locura. Toda La Daurada bailando y coreando cada palabra. El concierto llega a su fin y la gente pide más, los chicos de Sidonie tampoco tienen ganas de irse y Marc deja en nuestras manos la última canción. Suena Giraluna y cuando menos te lo esperas On the sofa ya estaba agarrada a nuestros pies. No había canción mejor para acabar un concierto.

Finaliza el concierto, pero Sidonie aún tenían una sorpresa guardada. La moda del Ice Bucked Challenge llegó a Vilanova i la Geltrú, Vega había nominado a los chicos y ellos no se podían ir sin aceptar el reto y hacernos partícipe de ello. Todos en medio de la pista rodeados por el público y cuatro cubos de agua con hielo dispuestos a caer sobre sus cabezas. Todos sabemos cómo acaba. Y para los curiosos, los nominados fueron Bunbury y el propio Joan Dausà.

Y hasta aquí llega la magnífica noche en La Daurada un lugar fabuloso y recomendado sobretodo cuando el sol se esconde.

Más publicaciones de Estefanía Calero

Bearoid estrena videoclip y nos hace bailar con ‘Out of My Mind’

Bearoid estrena videoclip para su nuevo tema titulado ‘Out of My Mind’...
Leer más