Tucan redebutan con un excelso Maniacs, Fools & Jaguars
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La vuelta de Tucan se ha convertido en una de las mejores noticias de 2019. Maniacs, Fools & Jaguars es un redebut al alcance de muy pocos.

Hace ya semanas que Tucan comunicaron su vuelta al ruedo. La banda, construida sobre Tucan Morgan, ha hecho bueno el refrán de «renovarse o morir». El enunciado pasa de la superficialidad de los tópicos manidos a la siempre deslumbrante realidad en Maniacs, Fools & Jaguars, un álbum en el que la banda madrileña ha roto con su pasado –pero sobre todo con las ataduras estilísticas– para progresar y construir su más grande obra hasta la fecha.

Maniacs, Fools & Jaguars es un disco arriesgado. Hay que estar hecho de una pasta especial para tener la valentía de formular una propuesta conceptual en estos días en los que mandan más que nunca los singles y las playlists. El LP de Tucan, sin huir del gancho, busca ser una lista de reproducción en sí misma, una que gira en torno a una idea común que va sufriendo cambios canción a canción sin abandonar su particular leitmotiv. Este hecho provoca que, como bien nos comentaron ellos mismos, cualquiera pueda identificarse con el álbum.

You Bring Fire“, el primer sencillo, ya mostró la apariencia de Maniacs, Fools & Jaguars, esa en la que las luces de neón tienen un claro protagonismo y en la que la voz de Sofía Comas trata de darle sentimiento a un espíritu de aspecto descarnado. El adelanto fue toda una demostración de poder cuya fortaleza nace en una estructura que serpentea en torno a un futurista riff que bien podrían haber firmado los mismísimos Arctic Monkeys en alguna extraña realidad paralela. Más adelante, con “The Edge“, Tucan enseñaron una cara más ambiental y nos dejaron ver con claridad otra de las señas de su nueva identidad: las capas. Pese al aparente minimalismo del corte, la multitud de ingredientes resulta siendo evidente, especialmente cuando las voces se superponen y los instrumentos entran todos en tromba. Lo que ocurre es que el equilibrio es simplemente perfecto, como lo es la armonía entre elementos orgánicos y electrónicos.

La dualidad entre componentes vivos y digitales no es casual. Maniacs, Fools & Jaguars está enfocado como una distopía con tintes de filme noir, y esta es la mejor forma de plasmarlo: mezclando la calidez de los recuerdos con la frialdad de un futuro desconocido. Estas dualidades están presentes a lo largo del disco de diversas formas. A veces basta con leer el título de las canciones, como cuando se enlazan “When Fear Was Fire” y “You Bring Fire”, mientras que en otras ocasiones es el propio subconsciente el que encuentra los extremos del hilo conductor.

La base del álbum, robusta a la par que ligera, aguanta sin temblar los cuarenta y cinco minutos que suman los once temas de Maniacs, Fools & Jaguars. “The Resistance” es la apertura ideal. Corta, pero directa e inquietante, invita al oyente a introducirse en una selva de rascacielos en los que el sonido protagonista es el zumbido de los luminosos. “When Fear Was Fire” sienta las bases del disco rebajando las revoluciones y manteniendo la tensión sonora a través de los sintes y de la sutil percusión. Sofía Comas, además, aprovecha para explotar su aterciopelada voz en uno de los estribillos más lúcidos del LP. “You Bring Fire” queda perfectamente emparentada formando un cautivante y potente díptico que engloba algunos de los momentos más álgidos de Maniacs, Fools & Jaguars.

Del chispeante fuego se pasa a “The Edge“, pista fría que arranca coqueteando con el ambient y que acaba siendo una de esas grandes canciones de consumo lento. Poco a poco, la desnudez del tema se va viendo arropada por capas y capas que terminan por conformar una espiral de locura que se agota con un desesperado grito. El relevo lo toma “Time To Heal“, quinta parada de Maniacs, Fools & Jaguars, que contrasta con su predecesora convirtiéndose la voz de la esperanza en uno de los momentos más inquietantes del álbum. La libertad que anuncia se ve consumada en “No Bounds“, un divertido corte en el que la percusión luce desde el primer momento y en el que sintetizadores y guitarras vuelven a estar revueltas e impecables.

En plena efervescencia, el cuarteto sorprende con “Hey“, un corte progresivo (¿o quizás regresivo?) que primero se apoya en una instrumentación de abundancia industrial, para después desarrollarse sobre unos preciosistas arpegios. Entre medias, el estribillo pop le da la cohesión necesaria y consigue que nada chirríe. “Who Knows” mete la directa en esta fase final del disco y presenta su candidatura a single gracias a sus explosiones y contracciones, que no dejan ni un segundo de respiro. En ella volvemos a escuchar un buen resumen de lo que es este infinito universo sonoro. “Lost Memories” añade más exuberancia instrumental y de nuevo, unos estribillos fácilmente coreables. Pura energía. A estas alturas uno se da cuenta de que Tucan se han hecho con la escena convirtiéndote en una pieza más del inmenso Maniacs, Fools & Jaguars.

El desenlace se atisba y “Clay” aprieta el pedal de freno. La calmada introducción somete al hasta ahora indómito espíritu del disco y lo obliga a deshacer parte del camino andado retomando la vía de una negrura que, con su pesado manto, lo envuelve todo y hace brotar otra vez la sensación de zozobra y desasosiego. La guinda del álbum la pone “Survivors“, un corte experimental que aúna incómodos silencios con supernovas de ruido que despiden por todo lo alto un LP al que las dimensiones del espacio y del tiempo se le quedan cortas

Maniacs, Fools & Jaguars es la clase de trabajo que muchas bandas ansían firmar: un disco redondo. Tucan, partiendo de un concepto común para todo el álbum, han conseguido crear una obra rica en matices a través capas y sutiles arreglos que adornan la sólida base sonora que tan bien luce de principio a fin. Por si fuera poco, las letras presentan argumentos que oscilan entre el dolor y la sanación; que parten de una condena y encuentran la redención; que viven de la ilusión, pero huyen de la resignación. Incontables aristas adornan una historia capaz de erosionar cualquier resistencia.

Sofía Comas, Carlos Ramos, Gonzalo Rivas y Juanma Padilla son unos auténticos supervivientes, unos mutantes que, junto a sus Maniacs, Fools & Jaguars, han recorrido el firmamento y han regresado de sus confines para contarlo.

8

Escucha Maniacs, Fools & Jaguars de Tucan a continuación

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Cerrar menú