The Coathangers – The Devil You Know
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

The Coathangers continúan su estupenda carrera con The Devil You Know, un álbum de espíritu punk que vuelve a llegar un poco más allá gracias al enorme talento del trío.

The Devil You Know es la demostración de que algo bueno puede durar mucho tiempo, y también sirve como prueba de la importancia de conservar las raíces sonoras para una banda. The Coathangers, que nacieron para tocar una sola vez en Atlanta, entre amistades, han logrado pervivir y dibujar una trayectoria notable

The Coathangers son una banda singular. Estas chicas han alcanzado la suficiente popularidad como para colgar el cartel «No hay entradas» en todos los locales en los que actúan, así como para aparecer en las más prestigiosas publicaciones musicales del mundo. Pero, por otro lado, han mantenido la humildad, lo cual les permite reírse de ellas mismas (algo básico para después poder reírse de los demás) y liarla en un concierto que puede llegar a treinta temas. Pocas bandas punk tocan durante ochenta minutos y encima regalan un bis.

Este The Devil You Know es otra muestra de talento de The Coathangers, quienes a través de la rabia y la fantasía han construido un álbum hecho por personas corrientes, con personalidades comunes, y destinado a toda la humanidad, incluso si no vives en los Estados Unidos. Además, el valor sonoro de terceto ha ido creciendo con los años: la producción está más cuidada, la riqueza instrumental ha crecido y la rabia sigue apareciendo. La banda ha alcanzado un punto muy interesante en el que el pop, el rock y el punk se entremezclan entre brillantes armonías que le sacan todo el jugo a la idea central de la canción en cuestión. Por último, y no por ello menos importante, hay que sumarle a nivel lírico ese toque de humor tan particular que tienen. Habrá otros conjuntos asimilables a The Coathangers, pero la mezcla de siniestra oscuridad y de comedia son un sello distintivo que nadie podrá quitarles.

El tono de The Devil You Know queda marcado desde el principio con “Bimbo“. La apertura, dura y dulce a la vez, retrata perfectamente el contraste entre el amable estilo vocal de la guitarrista Julia Kugel y los gruñidos de Stephanie Luke. A continuación, emerge “5 Farms“, un corte inspiración retro y temática anticapitalista que proclama: «Can’t take it with you / Nobody gets out alive». En tercer lugar, aparece “Crimson Telephone“, una canción de carretera, sucia, con una alta carga de grunge en sus venas y una rabia que se expresa a través de un pesado bajo. La política se hace presente en “Hey Buddy” de forma más explícita que en sus predecesoras. Aquí el power trio usa su altavoz para realizar proclamas contra la homofobia, los predicadores, el trabajo irregular… «It ain’t me / it is only your fear». Estoy casi seguro de que Las Odio han escuchado esto. En esas, “Step Back” sorprende con sus aires pesados y el crujido de su riff: otra perfecta muestra de eso que llaman mano de hierro en guante de seda. A estas alturas, el disco va lanzado, tanto que “Stranger Danger” entra suavemente pese a su aire marciano. Con un buen toque psicodélico, “Stranger Danger” suena un cruce entre los 13th Floor Elevators y The Black Angels.

La nueva fase de The Devil You Know se inicia con “F The NRA“. La NRA es la Asociación Nacional del Rifle, y The Coathangers aprovechan para echarles la culpa de buena parte de los males de la cultura estadounidense: no les falta razón. Violencia, supremacismo blanco… todo queda justificado a través de ese brutalmente certero «Human fear’s the perfect market». “Memories” es un contrapunto perfecto en el que además de la guitarra, hay que destacar sobre manera el trabajo con el bajo de Meredith Franco. Una pista perfecta para sacar todo lo que tengamos de dentro. Ya lo dicen ellas: «I’ll be your lighthouse in the dark» y vaya que sí lo son. A partir de aquí, empieza a notarse que el LP está llegando a su fin, pero ojo, que quedan casi diez minutos y no es que el nivel, solo se produce un cambio de tono. “Last Call” rebaja las pulsaciones hasta que, como un rayo en mitad de la noche, las chicas corean el estribillo. Minimalista y lo-fi, esta “Last Call” es una de las joyas del disco. «I take what I see / Obsession» suena al comienzo de “Stasher“, otro himno político que carga contra la sociedad materialista en la que nos movemos (y de la que somos parte). Fresca, veraniega y festivalera, demuestra que la rabia puede aparecer bajo cualquier envoltorio. Se cierra The Devil You Know con un chute nada energético. “Lithium” suena rara a estas alturas, pero no deja de ser un temazo. Como un cruce entre la versión de “The House of Rising Sun” de The Animals y el “Paint It Black” de The Rolling Stones, bañada por ecos de Warpaint y de unos serenos Nirvana, “Lithium” echa definitivamente el telón de un álbum espectacular cantándole a las drogas, la autodestrucción, y quién sabe, si al amor también: «One pill, two pill – you’re my new thrill».

The Coathangers han vuelto a crecer, y ya van seis veces. El último estirón, plasmado en este completo The Devil You Know, mezcla canciones lentas y pesadas con otras que son un verdadero martillazo. Hay ecos de B-52, de Those Darlins, de The Stooges, de Siouxsie and the Banshees, de The Slits… todo ello sin perder su característico sonido. Eléctrico, divertido y por momentos vanguardista, The Devil You Know es otro bombazo de The Coathangers (y no será el último).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Cerrar menú