El Largo Mañana de Rufus T. Firefly

El Largo Mañana es un álbum sedoso y denso, de mil escuchas y otras tantas recompensas. Rufus T. Firefly le ha dado un nuevo giro a su sonido buscando cotas no tan altas como las de la psicodelia, pero sí más firmes.

El Largo Mañana

Rufus T. Firefly

Editado por Lago Naranja Records

Publicado el 26 de noviembre de 2021

0
Lista de canciones
  1. Torre de marfil
  2. Lafayette
  3. Tempelhof
  4. Me has conocido en un momento extraño de mi vida
  5. Esta persona no existe
  6. Polvo de diamantes
  7. Sé dónde van los patos cuando se congela el lago
  8. Selene
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en pinterest

¿Es una falta de respeto afirmar que un disco suena maduro? Honestamente, cada vez estoy más cansado de leer y escuchar que este disco o que tal single suena «fresquísimo». Y entiendo que esta introducción es peligrosa, sobre todo para los intereses de Rufus T. Firefly, pero es que El Largo Mañana suena a álbum grande, a obra para aquellos a los que les apetezca entender lo que supone un verdadero disco de larga duración.

Ocho canciones, cuarenta minutos… El Largo Mañana es un metrónomo, una máquina perfecta en la que los movimientos internos se van sucediendo uno tras otro hasta que este se manifiesta de forma externa sutilmente cual tortura china. Y es que al final, este nuevo álbum de los Rufus es un poco eso, un disco en el que zambullirse durante horas.

Y toca volver al inicio, porque El Largo Mañana no es fast food, El Largo Mañana son escuchas en repetición, detalles sonoros que se desbloquean al enésimo intento y caricias sensoriales que retroalimentan el proceso de escucha. Como en el fútbol cuando se dice que dentro del partido se disputan otros, aquí tenemos un disco compuesto por canciones hechas de otras canciones, de pasajes que se suceden con sedosa naturalidad. Soul y R&B han inundado el sonido de los Rufus para darles su particular sabor. Se escuchan ecos de Marvin Gaye (por citar lo evidente) y también de artistas más recientes como Michael Kiwanuka; también hay momentos en los que resuenan los Radiohead; y otros en los que no sabes a qué referencia agarrarte y simplemente te dejas llevar. Y todo ello sin olvidar esa efervescencia ácida que hace no tanto lucían y que, ahora, pese a su menor flujo, siguen mostrando.

El Largo Mañana es un álbum maduro, sí. Pero lo maduro no está reñido con lo fresco, aunque quizás sí que lo esté con la paciencia. Lo último de Rufus T. Firefly no es un disco de singles, pero “Polvo de diamantes”, “Sé dónde van los patos cuando se congela el lago” o  “Torre de marfil” bien se merecen que abandones tu playlist para que vuelvas a vivir la experiencia de escuchar un LP.

Escucha el álbum en streaming
Sigue leyendo