Red Belmont o el encanto de la psicodelia rock

Red Belmont ha publicado recientemente su primer LP, titulado Into My Own. Un tratado de psicodelia que los convierte en una de las bandas de rock del momento.

Ningún género musical es fácil, incluso detrás de esos grandes éxitos que suenan en al radio hay muchas personas que trabajan para dar con la fórmula exacta para que todos los consumamos sin rechistar, pero la psicodelia es especial. Por eso, el álbum del trío chileno Red Belmont es una obra ilusionante, un trabajo que nos hace prever que Felipe Cáceres (voces, guitarra), Leonardo Cáceres (bajo) y Joaquin Margulis (voces, batería), además del futuro, son el presente.

Con un trasfondo espacial, Red Belmont, en Into My Own, han facturado un disco maravilloso: brumoso y brillante; sólido y etéreo. Los de Santiago de Chile prepararon a las mil maravillas este LP, cuidando el proceso como parte esencial del sonido y el resultado no ha podido ser mejor.

Para este LP nos propusimos desarrollar un trabajo que demuestre una línea y un relato sonoro entre cada canción. A pesar de que hay variedad de matices en los temas, en todos se puede encontrar una estructura y una métrica que dialoga con el resto de los temas. En enero del 2016 nos internamos en una casa en el volcán Villarrica de la cual no salimos durante una semana. Nos despertábamos y acostábamos haciendo música. La inspiración fue estar en plena naturaleza con la libertad de crear en el momento que quisiéramos.

Y sí, hay mucha libertad aquí, nos topamos con una naturaleza salvaje y sabia, con un confuso orden que tiende al caos pero… No, todo tiene sentido. Into My Own, que fue creado en las laderas del Volcan Villarrica y grabado por Nes (La Hell Gang, The Ganjas) en BYM Records, es un magnífico compendio de rock psicodélico con buenas dosis de ruido que lo acercan al shoegaze, pero también con unas protagonistas líneas de guitarra que dejan entrever influencias garageras. Quizás de ahí nazca ese sonido espacial primitivo, esos ingredientes que encontramos en las obras fundacionales del género como “Astronomy Domine” o “Interstellar Overdrive” de Syd Barrett en Pink Floyd. Ya ahondando en la influencia, uno de los riffs de “Going Down/Swimming Deep” incluso parecen llevarnos a la mítica “Lucifer Sam” del genio de Cambridge. La revista chilena Cancha General dijo que dos de las notas más características del trabajo de Red Belmont son la libertad y el diálogo, y yo me atrevo a decir que esas son dos de los componentes básicos de un tercer género que se hace notar en este álbum (además del shoegaze y el garage), y no es otro que el blues. Hay una eterna conversación capitaneada por la guitarra en la que bajo y batería van puntualizando las notas esenciales. Esa conversación se extiende entre canciones, como si una línea invisible las uniera tejiendo un conjunto flexible e irrompible.

Como en todos los buenos discos, es difícil destacar una canción por encima de otra, así que te dejamos aquí la obra al completo para que la disfrutes.

Recuerda, son Red Belmont y su Into My Own es uno de los mejores álbumes de psicodelia de 2017.