Novedades Carminha – Ultraligero

Novedades Carminha han vuelto a hacerlo. Ultraligero, su nueva piel, es una invitación al baile, pero también a que veamos desde fuera cómo vivimos.

Les tengo miedo. Temo los nuevos trabajos de Novedades Carminha, y con Ultraligero no ha sido diferente. A mí siempre han gustado, no sabría decir si son una de mis bandas favoritas, no me lo he llegado a plantear, pero seguro que están entre mis grupos fetiche. Por eso, cada vez que los veo llegar a lo lejos, con un nuevo material bajo el brazo, no puedo evitar decirme a mí mismo «Vale, esta vez no te van a gustar». Sin embargo, siempre acaban pillándome por un lado u otro, y me temo que, tras la enésima cornada, estas se deben más a sus habilidades musicales que a mi falta de entereza (que también)

Ultraligero es un álbum divertido, un disco que hace honor a su nombre y que se pasa volando. En esta ocasión, los Novedades se han puesto sus galas más urbanas, metiendo elementos procedentes del trap, los cuales podemos considerar modernos, pero también cuñas folklóricas del tamaño de la Catedral de Santiago. La de Compostela, pero también la de Chile, porque este LP bebe también de aguas americanas (y en Chile hay una escena pop y rap muy potentes). Aunque ahora que lo pienso, todo esto no deja de ser un trabajo muy gallego.

En lo relativo a la capa instrumental, Ultraligero es una invitación al baile, un ofrecimiento que si rechazas te lleva al hoyo, o como poco a la amargura, que al final viene a ser lo mismo. Con un espíritu muy funky, lo nuevo de Novedades Carminha se mueve en todo momento sobre una potente base rítmica (a ver si vas a salir bailar con un solo de guitarra a lo guitar hero, idiota), dejando que la guitarra y el bajo lleven la parte melódica, salpicados por elegantes arreglos. Además, se han permitido alguna que otra licencia, como el saxo de “Joven con la edad” o la base rap de “Atlántico”. Al final, funk, cumbia, soul, rap, trap, pop… se entremezclan para formar algo de apariencia tóxica y, en consecuencia, altamente adictivo. Como dije en el primer párrafo, estos tíos se las han arreglado para liármela otra vez, y por suerte no solo ha sido a mí, no quiero bailar solo.

Si el ritmo es el que lleva a mover el esqueleto –empiezo a pensar que el del hoyo también está bailando, aunque nadie lo vea–, Carlangas no hace algo muy diferente cuando canta. Bueno, sin que se me enfade nadie, «canta». Y lo comento así porque el vocalista hace algo mejor que cantar, y es interpretar. En cada corte de Ultraligero podemos escuchar cómo va variando su enfoque, cómo adapta su estilo al de la canción, y cómo se baña en efectos vocales o se atreve incluso a salir desnudo. La comunión es simplemente perfecta. Parece una obviedad, que esto tiene que ser así siempre, pero hay bandas que siempre dejan su sello en los temas con la forma de interpretarlos, pero los Novedades no, estos tíos son como el T-1000 de Terminator, no tienen piedad, aunque sí mucha calidad.

En análisis del disco canción a canción quizás se entienda mejor todo esto. Ultraligero se abre con “Hay un sitio pa ti”, toda una declaración de intenciones. Rápida y descarada en su sentido más peyorativo, con un interludio instrumental basado en un arrastre que podría hacer un niño pero que encaja como anillo al dedo, Novedades Carminha meten la primera que tienen. Por eso son campeones del mundo. “Obsesionada” incide en el espíritu de su predecesora, dejando una letra maestra coronada por un «obsesionada con la unidad de España», que intuyo haber descifrado en varias bíos de Tinder. ¿Será una invasión? ¿Lo activé demasiado cerca de Colón? El colofón lo pone “Verbena”, que es un auténtico balazo. Los sampleados y el fraseo son simplemente maravillosos, al igual que el profundo toque costumbrista. He llegado a ver aquí a los Isley Brothers cruzados con Daft Punk, pero es algo mejor, es el reflejo de la España de luces de colores (no, la de Jovellanos, no). “Joven con la edad” baja las revoluciones e introduce reminiscencias reggaes, como si Juventud Infinita hubiese renacido con rastas. De él podría extraerse un nuevo concepto, el de joviejo, opuesto a viejoven, una celebración de una madurez más benévola de la que pintaban ciertas crónicas. “Volverte a ver” sorprende por sus arreglos electrónicos y por el trapeo de Carlangas. Cabalgando sobre un bajo potentísimo, la banda vuelve a dibujar una escena costumbrista con ritmos caribeños. Otra canción de feria.

Con “Te quiero igual”, Novedades Carminha regresan a un estilo algo más tradicional, a un sonido que nos suena ya de este Ultraligero, aunque cercano a la música negra, todo ello sin perder la actitud. «Aunque te gusten Los Planetas, como a todos los puretas», es otra de las joyas de la factoría de lemas compostelana. “Disimulando”, más minimalista que su predecesora, cuenta una historia que muchos les resultará familiar, al menos en parte. La banda vuelve a demostrar su habilidad para relatar lo cotidiano con arte, dibujando con humor una situación no deja de ser triste. De repente, emerge “A Santiago Voy”, uno de los singles de Ultraligero, y corte en el que colaboran con Esteban y Manuel. El clásico de Los Tamaras ha renacido con forma de tremendo cumbión, dándole a la canción un buen puñado de vidas más, si es que la hacían falta. Una vez más: tradición, baile y costumbrismo unidas… “El vivo al baile” imprime con tinta imborrable un nuevo estribillo: «el vivo al baile, el muerto al hoyo». Esta vez son los ecos tropicales los que se hacen con la escena y dejan a Carlangas susurrando entre sensuales coros. El corte en esta fase del LP lo pone “Atlántico”, tan gamberra como cualquier otra canción del disco, pero sumergida en el mundo del rap. Con todo y con ello, se presta a ser seguida en la pista, a ritmo lento, con los ojos cerrados y movimientos etílicos. Como en toda fiesta que se precie, el final lo marca un tema épico. “Ya no te veo” ha sido la elegida para ponerle el punto y final a Ultraligero. Perfecta fusión de disco y funk, a la celebración se une un vendaval de sonido urbano. La canción de los Novedades con Dellafuente no es que vaya a ser un éxito, es que ya lo ha sido y mantendrá su vigencia sine díe. Este es uno de esos cortes que le aportan redondez a un álbum, el que cubre carencias si las hay, y el que potencia las fortalezas. La última bala que te salva del hoyo.

Novedades Carminha hace tiempo que no dejan de mutar y por suerte no se han dejado ver en público en la fase de ser capullo. Siempre alegres, siempre distintos, siempre valientes, este Ultraligero es una mariposa que recorre muchos kilómetros para alcanzar su fin como ser vivo: reproducirse. ¿Acaso el baile no va precisamente de eso? La rebeldía de la banda, unida al cuidado que ponen en su sonido, hacen de este Ultraligero una experiencia estimulante. Discazo.

También te pueden gustar:

2 comentarios en “Novedades Carminha – Ultraligero”

Deja un comentario