Místicos de Cafetería – SOUL
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

Tras la honda marca dejada por NOIR, esperaba un álbum más ligero de Místicos de Cafetería. Por suerte, esto no ha sido así. SOUL es más liviano que su predecesor, sin embargo, no pierde intensidad y vuelve a dejar huella. No sé cómo explicarlo, quizá solo sea un simple cambio químico en la composición. Y quien dice químico, dice biológico o, por qué no, alquímico.

SOUL tiene la peculiar magia de Místicos de Cafetería, esa que se alimenta de canciones de estructuras cambiantes, de disonancias biensonantes, de beats y flashes, y también de vitales verdades. El LP ha superado las dos grandes pruebas de decantación musical, aquellas que en mi mundo distinguen lo malo de lo bueno y lo bueno de lo mejor. En primer lugar, es capaz de sonar completo con un solo golpe al play. No agota, sino más bien todo lo contrario. Eso sí, como todo lo bueno, requiere de cierta atención: la necesaria para recrearnos. La segunda cata le otorga la categoría de especial, como esos míticos puertos del Tour. Hay melodías y frases que se clavan en el cerebro como la rueda de una bicicleta en una dura pendiente. Al final es lo de siempre, nos emocionamos con las historias que imitan a la vida, por eso el ciclismo tiene tantos adeptos y detractores, y por eso Místicos de Cafetería son un grupo de culto. Sus trabajos discográficos se despliegan como montañas rusas, con altibajos que trasponen musicalmente nuestros titubeos cotidianos.

TRANS” abre SOUL con una alegría contagiosa y unas letras sugerentes que inducen al hedonismo y al amor libre, sin ataduras. “LLUVIA DE ARROZ”, hace algo similar, pero desde un prisma más melancólico. ¿Por qué convertir lo bueno en un contrato? Mejor volar como en el último minuto del tema. “NO HAY MAÑANA” completa la progresión del disco con un canto a la ausencia. Lo hace a través de una preciosa balada que vive de aquellos felices recuerdos del ayer. Este nuevo decorado no es más que la súbita consecuencia de todo lo anterior. “FRÍO Y ROTO” aparece como un agujero negro, como un túnel que traslada al presente la oscuridad de NOIR, cuyos característicos toques de suspense encajan ahora con suma suavidad. Me temo que estamos siendo víctimas del crimen perfecto. La luz llega con “EL UNIVERSO”, una pista cálida cuyos beats y teclados permiten la entrada de nuevas y delicadas voces, dibujando una escena redentora, de esas que contagian paz y que liberan el espíritu. ¿Está aquí la esencia del álbum? En parte sí, pero aún tenemos que recoger varios pedazos más.

UN BUEN SERMÓN” pone en órbita la segunda fase de SOUL cambiando de tercio. Los antisermones, se descubren como una ácida crítica a la religión, y cómo no, después del viaje espacial de “EL UNIVERSO”, se persona el espíritu de DJ BOLLYWOOD, el mejor centrifugador sonoro a este lado de la galaxia. El omnipresente DJ, que parece haber tomado los mandos, nos incita a entrar en trance con “LA DANZA DE LOS COGUIS”, que saca a relucir el lado más bailable de Místicos de Cafetería, ese que catalogan como funky electro house. Pasada la locura, “UNA MALA SECUELA” es la resaca que nos abre los ojos. La canción, profundamente reflexiva, expone a los demonios de la razón bajo la tenue iluminación de un incipiente ocaso y, como en aquellos libros de Elige tu propia aventura, deja que cada oyente tenga su propio desenlace. ¿Venciste a tus miedos? Nuestro protagonista ha sobrevivido, no obstante, frío y roto, queda sumergido en “EL INVIERNO”, otra mala época. La guinda la pone “PLANEANDO”, un corte de cine que, sin palabras, nos hace comprenderlo todo. La paz nos llegará tras los malos momentos. Especialmente, tras ellos. Ahora entiendo lo de «suspiros del alma».

SOUL es un crisol. Hay lucha y dolor, pero sobre todo hay belleza y esperanza. Entre estación y estación existe una etapa por completar, una cumbre que subiremos con ilusión y de la que equivocadamente disfrutaremos de forma efímera. Todo se ve tan colorido desde la cima… Luego ya se sabe, a la mínima nos precipitamos cuesta abajo quedando atrapados en mitad del temporal. Para esos días, nada como SOUL para reencontrarse y reiniciar la marcha.

Escucha SOUL al completo a continuación:

Cerrar menú