King Gizzard & the Lizard Wizard – Infest the Rats’ Nest
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

¿Es el espacio el lugar para la raza humana? Para King Gizzard & the Lizard Wizard lo es, solo allí pueden reinventarse continuamente y parir discos como este Infest the Rats’ Nest.

El ethos de King Gizzard & the Lizard Wizard es la constante reinvención. Estirar géneros musicales como si fuese chicles, narrar cuentos, usar instrumentos microtonales, lanzar mensajes ecológicos, todo esto y mucho más se puede encontrar en su extensa discografía de quince álbumes. Pero por más apasionante que esto pueda ser para sus fans, tienen una forma de trabajar que puede llegar a ir en contra de ellos. Es fácil señalar las publicaciones de King Gizzard & the Lizard Wizard como meros ejercicios de estilo, como tópicos convenientemente aderezados de encanto para que sirvan a la tesis de turno. En el caso de Infest the Rats’ Nest, la tesis no es otra que el metal, y hay que reconocer que la han superado esta tesis con un cum laude. Porque a veces, una versión de King Gizzard & the Lizard Wizard es más que un simple ejercicio. A veces, se trata de una obra casi maestra, un relámpago en una botella, plasmar sus mayores virtudes como banda. Infest the Rats’ Nest, en sus treinta y cuatro minutos de abrasador heavy metal, es precisamente eso.

El álbum se abre con el sencillo principal, “Planet B“, una declaración directa de propósito para nuestros conversos al metal. La pesimista perspectiva ambiental de la banda, uno de los temas principales en el arco narrativo del álbum, impregna las letras y el coro: «There is no Planet B». Como otros revisores han señalado, el alcance de ITRN va más allá del de thrash metal en dominios más lentos y pesados. “Mars for the Rich” es un himno a medio tiempo, el himno de Marte que sueñan en Tesla o Virgin, el cual parece hecho a medida para 2019. Las líneas de la guitarra son pegajosas, las letras son muy irónicas y el estribillo es inolvidable. En la estela de esta melodía relativamente relajada, “Organ Farmer” es un espectáculo de horror utilitario, con ampollas y choques a los sentidos. Es combustible puro para cohetes. “Superbug” es un canto de metal que se hincha hasta alcanzar un penoso clímax panorámico, con ese coro tan imposiblemente denso y putrefacto que no puede dejar de ser la pieza central de un estilo de música ya de por sí corpulento.

El lado B del disco comienza con “Venusian 1“, otra melodía sólida de thrash metal que sirve principalmente para avanzar en la trama. Con la tierra destruida y los ricos ocupando Marte, un grupo de rebeldes decide volver su mirada hacia el segundo planeta desde el sol: Venus. “Perihelion” son guitarras de palma-mute que bombean sangre, un estribillo adictivo e instantáneamente pegajoso y letras interplanetarias gritables y citables. Es todo lo que hace que este álbum sea genial destilado en tres minutos. Después de quemarse al sol, “Venusian 2” encuentra un segundo grupo rebelde que llega al codiciado planeta y presenta algunas de las más ruidosas, rápidas y pesadas destrucciones de todo el álbum. “Self Immolate”, narra la historia del grupo abandonando su barco y quemándose en la superficie de Venus, siendo quizás la melodía de metal que más suena como Gizzard en el álbum. Los polirritmos, los compases extraños y los tambores se unen para producir una experiencia de bombeo de puños que sólo los niños pueden llevar a cabo. Al final de este viaje salvaje está “Hell“: la inevitable y ardiente conclusión. La primera parte de la canción es un caos puro que pronto da paso a un sonido de guitarra voltaico y penetrante. Al final resulta que el infierno es un ritmo de golpeo de cabeza.

Infest the Rats’ Nestes un disco increíblemente ambicioso. Está bombeando sangre continuamente, es de esos trabajos que revuelven el estómago de pura adrenalina, y encima orbita alrededor de una odiosa distopía. El resultado es la diversión más pura que uno pueda imaginar. Este álbum es una colección hermética de temas y, sin embargo, fluye a la perfección como un arco narrativo. Infest the Rats’ Nest es un disco fantástico, uno de los lanzamientos más fuertes de King Gizzard & the Lizard Wizard hasta la fecha, ¡y no son pocos!

Cerrar menú