Ah! (Etc): la última obra maestra de Kelley Stoltz

Kelley Stoltz ha cerrado 2020 con Ah! (Etc), un álbum majestuoso que te hará viajar a una era indeterminada pero muy familiar.

Ah! (Etc)

Kelley Stoltz

Editado por Agitated Records

Publicado el 27 de noviembre de 2020

0
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

En estas páginas ya hemos hablado largo y tendido sobre Kelley Stoltz, así que no es necesario presentar al genio de Detroit. Quien sí que requiere de presentación es Ah! (Etc), su último álbum de estudio, un disco en el que el artista asentado en San Francisco ha dado lo mejor que llevaba dentro y cuyo sonido ha sorprendido incluso a los más fanáticos. Stoltz está en plena forma y no exagero si digo que Ah! (Etc) es su mejor disco en ¿catorce o quince años? Por ahí andará la cosa...

El maestro del pop menos popular ha vuelto a hacerlo, sí. Pop, rock, indie, post-punk, psicodelia, power pop y new wave se entremezclan para formar una obra única, marca de la casa, aunque nunca antes escuchada. Kelley Stoltz se ha confirmado aquí como ese artista cuya carrera transcurrió entre los sesenta y los ochenta, pero que nunca existió. Sus canciones son imposibles de otras épocas que aterrizan hoy como objetos extraños, como cuerpos de otro tiempo.

Arranca Ah! (Etc) con "Team Earth", una canción marca de la casa. Arranque uptempo, voces lúgubres, coros medidos al milímetro y un estribillo estridente. Rock y post-punk se dan la mano antes de fundirse en un abrazo con unas armonías propias de la edad de oro del pop: los sesenta. Lejos de bajar el nivel, el LP continúa con "The Quiet Ones", uno de los mejores temas de la última colección de Stoltz. Con un bajo a lo "Lucifer Sam" y una buena dosis de oscura psicodelia, el estadounidense se marca un auténtico melocotonazo a medio camino entre Peter Hook y Syd Barrett. Las luces regresan, al menos momentáneamente con "Never Change Enough", una canción de ácidas letras que se apaga rápidamente para dar paso a la melancolía. En cuarto lugar, emerge "Dodged Bullet", pista en la que las guitarras recuperan el protagonismo, opacando a las voces y dándole al tema su necesario brillo. Sin estridencias, pero sin caer en lo tópico, "Dodged Bullet" se hace con la escena y mantiene vivo el pulso de Ah! (Etc) gracias a un final marciano. Los ochenta vuelven a hacerse «corporales» que diría aquel en "Cold", la cual da paso a "She Like Noise", canción que recoge la esencia de Kelley Stoltz y del disco. Oscura y brillante, new wave a la par que deudora de la psicodelia sesentera. ¿Una de las mejores canciones de Stoltz? Una de las mejores canciones de Stoltz.

"Some Other Time" abre la segunda mitad del álbum con un poderoso riff de guitarra que da paso a una melodía optimista bien ejecutada por la pareja de guitarras. Ah! (Etc) no deja de sorprender, porque el octavo corte, "Moon Shy" es una verdadera revolución sonora. Vintage incluso para los estándares del álbum, la canción parece salida de un club de finales de los cincuenta o primeros de los sesenta. Las armonías vocales, el espectacular bajo y el solo de guitarra hacen de ella una extraña joya dentro de un ya extraño catálogo. "Darkness Too" aparece en octavo lugar y funciona casi que a modo de interludio. Haciendo honor a su nombre, baja las persianas e invoca al sueño mientras te sumerge en el agua templada de una cómoda bañera. Tras este momento de distensión, el Stoltz más nervioso vuelve a hacer acto de presencia con el post-punk de "Chasing the Light", una canción que bien podría formar parte del repertorio del último fichaje del sello Sub Pop (hola Omni, hola Corridor). La melancolía se entremezcla con la épica en "Tomorrow", penúltimo corte de Ah! (Etc), cuya psicodelia se torna negra al jugar con el género espacial. Finalmente, echa la baraja "Having Fun", un reconstituyente de sonido clásico con el que no cabe otra que pedirse otra ronda. ¿Repetimos?

Kelley Stoltz es un género en sí mismo y Ah! (Etc) una de sus cumbres. Sí, el sonido del LP no suena a lo que quiera que suene el futuro y, pese a ello, resulta tan fresco como un amanecer otoñal. Recargado a la par que sencillo, Ah! (Etc) es otro disco fuera de tiempo, otra pieza de museo al alcance de cualquiera que tenga conexión a internet. ¿Está Stoltz reinventando la rueda una y otra vez? No lo sé, yo diría que estamos ante un mago de un solo truco, pero es que magos hay pocos. Su trabajo me genera el sosiego del hogar, a la par que me genera inquietudes. Su música es un estimulante tranquilizante, pura magia. 

Have you seen this wizard?