El power pop recupera el pulso con NO DREAM de Jeff Rosenstock

Jeff Rosenstock ha dejado claro que el powe pop sigue teniendo sitio entre las masas. NO DREAM es un álbum divertido y con varios himnos en su interior.

NO DREAM

Jeff Rosenstock

Specialist Subject

20 de mayo de 2020

0

NO DREAM

Jeff Rosenstock

Editado por Specialist Subject

Publicado el 20 de mayo de 2020

0

NO DREAM

Jeff Rosenstock

Editado por Specialist Subject

Publicado el 20 de mayo de 2020

0
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

¿Vive el power pop? A juzgar por elementos como Jeff Rosenstock, la respuesta no puede ser negativa. Rosenstock es uno de esos artistas que ha labrado su fama jugando a la contra, medrando en escenas momentáneamente frondosas, primaverales y furiosas, pero finalmente silenciadas. Le pasó cuando era un chaval y formó para de The Arrogant Sons of Bitches que tocaron el cielo con Three Cheers for Disappointment, y ahí se quedaron.

Envuelto en varios proyectos, entre los que destaca sobremanera Bomb the Music Industry! y Antarctigo Vespucci, Jeff Rosenstock parece haber roto el molde una vez más con NO DREAM, un álbum que viene a recordar que WORRY fue un disco muy celebrado y aquello no pudo ser una aislada casualidad. No lo fue, qué duda cabe, de su firma ya había salido We Cool, otra obra que debería ser tenida en cuenta y que quizás ahora cuente con más adeptos que en 2015. WORRY opacó este buen LP que después ha resultado ser más trascendente que POST- (2018).

Pero volvamos a 2020 y entremos en NO DREAM, el nuevo misil de un Jeff Rosenstock cuya fuente de energía parece inagotable. NO DREAM es su álbum más veloz hasta la fecha, el primero en el que el pop punk toma un lugar preeminente y en cuya escucha se perciben ecos de Offspring, NOFX o Strung Out. Skate punk, hardcore, noise e indie pop se dan la mano en una producción cruda, vibrante y genuinamente auténtica. La América de la segunda mitad de los noventa y los dos mil sigue vive aquí, en un no lugar algo menos tenebroso que el No Home Record de Kim Gordon y menos complejo que La Gran Pantalla de Biznaga.

El power pop recupera el pulso con <em>NO DREAM</em> de Jeff Rosenstock 1
«La opresión y la tiranía son una pequeña tasa por vivir en el país de la libertad»

Arranca NO DREAM con la inmediatez de "NO TIME", que mete en vereda al oyente destruyendo sus expectativas con unas letras que dejan preguntas tan duras como esta: «When you wake, does it feel like you have a purpose?». Los acordes, tocados por quintas, aceleran la demolición de la falsa realidad. "Nikes (Alt)" establece el estándar energético para el resto de la obra, ¿quién va a poder soñar con semejante descarga? "Scram!", tercer corte del LP, es una de las grandes joyas del álbum. Si te gustan PUP, esta pista pasará a tu lista de favoritos. La canción tiene la virtud de transmitir una cómoda amalgama de soledad, depresión y odio hacia uno mismo. La envoltura lo es todo, y aquí la producción ha sido calculada al milímetro. "N O D R E A M" cambia de tercio y sumerge sus pilares sonoros en el siempre radiofónico guitarreo ochentero que se contrapone a la furia de sus letras, que explotan del estribillo en adelante para concluir que «The only framework capitalism can thrive in is dystopia». Esto era el ska punk.

En quinta posición, "State Line" descarga la euforia y vuelve a refugiarse en las seis cuerdas, que a mitad de la canción mutan en protagonistas para hacerse coreables como si de un himno de estadio se tratase. Buena canción, aunque quizás algo fuera de lugar. Jeff Rosenstock recupera el tiro con "f a m e", corte garagero e inmediato que rompe con el equilibrio impuesto por su predecesora, quien ahora recobra el sentido emparedada entre dos trallazos. «You don’t even know me / You will not control me / Go ahead disown me» proclama el neoyorkino, ¿seguro que esto no es un sueño? "Leave It In The Sun" sorprende con su tono pop, noise sí, pero muy pop. El tema tiene uno de los mejores solos de todo NO DREAM, y no es que aquí falten ejemplos de guitarras. La guinda a esta fase del LP la pone "The Beauty of Breathing", animosa e introspectiva, se suma a "Scram!" como perla oculta. Detrás de su ritmo frenético no hay más que soledad: «I walk outside and people say, "Hey!" /  And sometimes I just wanna say / "Hey! Go away! Go away!" / So I guess I better stay inside».

"Old Crap" rompe amarres y se lanza al vacío como un cuidado corte de folk punk. Sin embargo, como otras tantas canciones de este disco, engaña. Jeff Rosenstock sabe hacer que las canciones crezcan y exploten en el momento adecuado, habilidad de que la quizás abuse en exceso, pero aquí no quedaba otra para volver sobre el camino marcado. Además, ¿a quién no le gusta una balada nihilista? Pues eso. "***BNB", con sus vibraciones weezers se torna autoparódica gracias al histerismo con el que Rosenstock narra experiencias propias y ajenas. Así son las giras, chico:

Placing bets on a chemical crapshoot with my brain
Cleaning for the dealer so I’ll black out on the plane
Mumbling in the dark and living vicariously
Through a photo album in a stranger’s BNB

Los no-lugares son el actual epicentro de la literatura musical, Marc Augé debe estar tirándose de los pelos por no haber sacado un disco con su teoría, ¡todavía estás a tiempo, Marc!

Volviendo sobre NO DREAM, "Monday at the Beach" aparece y desaparece fulgurante. Puro punk con trazas de skate y surf para refrescar la mente y afrontar el final en plenas condiciones. Dicho esto, se queda muy corta, no en duración, pero sí en su capacidad de sorprender, siendo más un rompepiernas que una cuesta abajo. "Honeymoon Ashtray" rebaja las pulsaciones y se mete de lleno en el pop con la excusa de la balada y revienta al final. Nada que no hayamos escuchado ya, ¿no? Buena canción aislada, aunque un tanto fuera de lugar aquí. Cierra NO DREAM con la canción más larga de entre las que contiene. "Ohio Tpke", en sus casi seis minutos, regresa sobre la soledad y el amor para progresar al estilo Rosenstock y explotar en su penúltimo tramo finiquitar el asunto con la elegancia del piano. Interesante idea si quedasen fuerzas.

Jeff Rosenstock ha hecho un buen trabajo. NO DREAM es un álbum fuerte que no se deshilacha con el paso de las escuchas, sin embargo, es obvio que su energía no es el misma en el estreno que en el quinto pase. Le falta profundidad, le falta ese toque que confunda al oyente lo suficiente como para percibir como nuevo algo que ya había advertido antes, solo que no había sido capaz de procesarlo. Me hago cargo de la dificultad de conseguir dicho efecto con un disco de power pop, pop punk o como quieran llamarlo, pero es justo eso de lo que NO DREAM carece. Buen disco, claro, pero no es una de esas entradas que cambian el juego.

Editado por Partisan Records

Publicado el 25 de septiembre de 2020

7/10

Editado por Oso Polita

Publicado el 18 de septiembre de 2020

10/10

Editado por Chess Club

Publicado el 17 de julio de 2020

8.5/10

Editado por Slovenly Recordings

Publicado el 6 de marzo de 2020

7/10