Gary Clark Jr. – This Land
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Gary Clark Jr. ha regresado de forma brillante con This Land, su tercer larga duración de estudio, un álbum con el que ha subido otro par de escalones en el star system.

Con tan solo 35 años, Gary Clark Jr. es uno de los grandes nombres de la música estadounidense contemporánea, algo que ha terminado por confirmar con This Land, un LP que lo posiciona en una vanguardia desde la que ha jugado a su antojo con numerosos géneros clásicos.

En This Land, Clark Jr. ha sabido rodearse bien, contando con Brannen Temple y JJ Johnson como bateristas, Mike Elizondo al bajo, o con invitadas especiales como Sheila E, quien ha acudido a la llamada para sumar capas sónicas. Sin embargo, el de Austin ha explotado su faceta de multinstrumentista aportando bajo, teclados y programación en varios temas, dándole así un toque personal a un álbum muy sincero.

Y es que hay dos almas en This Land: una parte confesional que orbita en torno al éxito, el matrimonio y la paternidad; y otro que se zambulle en política, clamando por una mayor justicia social. En este último grupo podemos encontrar, por ejemplo, a la canción que le da nombre al disco, así como a “What About Us”, cortes que tienen la categoría de singles y que son carne de grandes éxitos. Pero también, con más fuerza si cabe, aparecen “Pearl Cadillac” o “Guitar Man”, pistas en las que sale el Clark de siempre, el que remueve fibras con una facilidad pasmosa. El resultado final, escuchado el disco varias veces, es que la parte social se fusiona con la introspectiva, haciéndose el músico con todo, siendo él el protagonista y convirtiendo lo demás en un impresionante atrezo que remarca aún más su figura.

Esta variedad temática se ve acompañada por una gran diversidad sonora. Clark es un guitarrista excepcional y un talentoso creador. This Land muestra su lado más redondo hasta la fecha, siendo un álbum que incide menos en los solos y que busca perfeccionar las canciones con una producción rica y densa, incidiendo el conjunto en las diferentes derivaciones de la música negra. Hay rock crudo, hay funk, algo de punk, reggae, R&B… Todo un rompecabezas de influencias que terminan por formar un cuadro homogéneo bañado por la inmediatez del pop, pero cuyas piezas tienen una solidez a prueba del paso del tiempo.

El álbum comienza con el tema que le da título, un himno cargado de contenido político en el que Clark canta, «This land is mine» como respuesta a los problemas raciales que sacuden a Estados Unidos. Estamos ante la canción más agresiva de Clark hasta la fecha, potenciada con esa clase de guitarra ardiente que uno espera del texano. El campo de batalla social sigue siendo el protagonista con “What About Us“, una pista que anuncia que el cambio, mal que pese, está llegando. “I Got My Eyes On You” rebaja las pulsaciones entonando versos sobre el amor a ritmo de blues y con tintes de R&B gracias a los coros. Ojo con la guitarra al final… “Feeling Like A Million” es uno de los mejores ejemplos de cómo Clark es capaz de hacerse con una canción y llevarla a su mundo. Con una base marcadamente reggae, “Feeling Like A Million” acaba convirtiéndose en una canción de rock sin perder su esencia. La fusión perfecta. “Gotta Get Into Something” acelera y se sumerge en el punk que parece tocado por el mismísimo Chuck Berry. La experimentación vuelve con “Got to Get Up“, cuyos vientos y vibrante guitarra crean un paisaje totalmente nuevo. El soul, con mucho funk, aparece casi cerrando esta parte del álbum con “Feed the Babies“, un corte en el que el falsete de Clark tiene un gran protagonismo, subrayado por la trompeta. Debajo de este envoltorio: una clara conciencia social. Cierra la cara A de This LandPearl Cadillac“, uno de los grandes hits del álbum. En ella, varios universos se unen para narrar la batalla interna de su protagonista, que oscila entre el hogar y lo externo, abandonando a su familia para ganar dinero en grandes escenarios.

El viaje se reinicia con “When I’m Gone“, la cual menciona a ese Cadillac de nuevo, pero le pone un tono más alegre, restándole importancia y restableciendo vínculos mientras recita: «daddy (who)’s just a country boy living in the city». Tras este R&B digno de los 60, aparece “The Guitar Man“, canción que avanza hacia la siguiente década y que tira de funk. La alegría se ve eclipsada con “Low Down Rolling Stone“, una historia oscura y depresiva donde el protagonista ha alcanzado «a point where darkness is my comfort zone». “The Governor” muestra el dominio de Clark del blues y ofrece una mirada lateral al sistema de justicia de los Estados Unidos. “Don’t Wait Till Tomorrow” es impresionante. Los bucles se van fusionando con los acordes de potencia de la guitarra y con una percusión en un maridaje perfecto. La historia, un clásico del blues, muestra al personaje pidiendo perdón por una supuesta infidelidad. Una nueva ración de blues se asoma en “Dirty Dishes Blues“, cuyo estilo tradicional se ve amplificado por un sonido muy pulido. Aquí se cierra oficialmente el álbum, con el alma despojada de Gary Clark Jr. expuesta en las ondas. Sin embargo, hay un par de regalos. En el primero de ellos el ritmo del bajo reggae regresa para conducir el poderoso, psicodélico y ligeramente desquiciado instrumental de “Highway 71”. Aquí Clark hace hablar de su guitarra en el que es uno de los mejores riffs de su carrera. En el segundo, titulado “Did Dat“, se aprovechan la ambientación reggae y se desarrolla un tema más tradicional y alegre, que funciona como perfecto cierre.

Quizás, This Land no es el álbum que muchos esperaban que Gary Clark, Jr. hiciera cuando irrumpió a principios de la década de 2010, sin embargo, esa es una de las mayores victorias del de Austin: destacar en nuevos terrenos haciendo cosas diferentes. This Land es un álbum que ofrece aperitivos para todos los gustos, parajes en los que el músico se arriesga para abarcar sonidos dispares de raíces comunes que quedan coronados y unidos de nuevo por el toque de Gary Clark Jr.: la magia de su tierra.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Cerrar menú