Dream Wife: las guitarras y el rock aún viven

Dream Wife se ha reafirmado como una de las agrupaciones más especiales del panorama musical actual. Su LP de debut estará en muchas de las listas con lo mejor del año sin que nadie pueda contradecir su inclusión.

Con una configuración típica (guitarra, bajo, batería y voz), Dream Wife ha asaltado los escenarios y las listas de reproducción a base de… ¿Una gran producción? Negativo. ¿Las capas de sintes? Tampoco. ¿Ritmos poperos? Eh, definitivamente no. Dream Wife demuestran que el intangible concepto de la “actitud” existe y que ellas lo poseen en grandes cantidades. Esa emoción, esa energía del rock de los noventa, esa imprudencia, ese toque glam setentero… Qué cuadro, qué banda.

Dream Wife bien podría ser una antología punk con ecos indies y pinceladas grunge. Ese uniforme eclecticismo que se transmite sobre todo a través de la guitarra, conduce hacia una fórmula fresca pero que a todos nos sonará. A nivel de letras, la banda se une a la lucha contra el patriarcado a base de punzantes trallazos. La culpabilización de las víctimas de abusos, la opresión contra las mujeres… pero también letras cargadas de sexualidad perfectas para romper tabúes.

Influenciadas por Bikini Kill, Sleater-Kinney, Grimes o Spice Girls, este trío radicado en Londres ha conseguido hacer de la larga etiqueta glam grunge pop una realidad. Simplificando, si el rock de guitarras no está muerto es gracias a bandas con el talento y el carisma de Dream Wife. Su debut no ha decepcionado y eso que el listón estaba alto.

También te pueden gustar:

Deja un comentario