Flower Children's Children's Children: la esencia de la psicodelia

Bill Baird le ha sacado casi todo el jugo a la infinita paleta de colores que la psicodelia y el pop ofrecen. Flower Children's Children's Children es un álbum imperfectamente perfecto.

Bill Baird Flower Children's Children's Children

Bill Baird

EBB

10 de abril de 2020

0

Bill Baird Flower Children's Children's Children

Bill Baird

Editado por EBB

Publicado el 10 de abril de 2020

0

Bill Baird Flower Children's Children's Children

Bill Baird

Editado por EBB

Publicado el 10 de abril de 2020

0
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

Luces y sombras; bucles y rupturas; colores y ceguera... La psicodelia lo aguanta todo, bien como ingrediente principal, bien como salsa de acompañamiento. Flower Children's Children's Children es, desde luego, un álbum psicodélico. ¿La salsa? Un generoso chorro de pop con matices rock para dotarla de mayor empaque. Sea como sea, el resultado en un plato de buen gusto, del que repites al poco tiempo.

Bill Baird es un artista muy prolífico, tanto que desde 2006 ha publicado veinticuatro obras. Sin embargo, hay algo en Flower Children's Children's Children que hace que no estemos ante un disco de Baird más. El ambiente que genera este LP lo hace irresistible desde el primer momento. Suena a algo que existió y que no terminamos de saber cuando. Flower Children's Children's Children suena a sueño, a mañana de primavera, a noche de verano, a tarde otoñal, a mediodía invernal.

Como los rayos del sol que algún día saldrá, Flower Children's Children's Children arranca suave, acariciando al oyente, con "Eat The Lawn For Free". Baird es capaz de convertir su voz en un guante de terciopelo, firme y cálido, que tiene como contrapunto una línea de guitarra flácida aunque extrañamente adictiva. "Spreadsheet Star Charts" eleva la complejidad del disco comenzando a jugar con los bucles instrumentales y los mantras vocales. Repetición tras repetición, la canción se va embarrando hasta explotar en puro noise.

"Flower Children's Children's Children", corte que le da nombre al LP, pone el punto juguetón. Entre la canción infantil por lo simple de su melodía y la energía de la adolescencia que trasmite la guitarra, la canción es el perfecto resumen de lo que es el disco. "Option Paralysis" hace emerger el lado oscuro de Baird, cuyas voces quedan en segundo plano mientras que el instrumental se hace metallico.

El pop regresa en su vertiente chamber con la genial "Imaginary Lover", una canción sesentera e inglesa cargada de humor y acidez. En la misma línea, aunque más vanguardista, está "Lord Of Your Apartment", que sube el volumen colapsando el instrumental con esa particular forma de arañar las cuerdas recorriendo todo el mástil. A mitad de camino, el corte se hace orgánico y progresivo invitando al trance.

En el séptimo lugar, "Empty University" aprovecha el punto en el que ha dejado su antecesora a este Flower Children's Children's Children para cavar un hoyo todavía más hondo usando como pala una machacona línea de guitarra. Rompe el tono del disco "See How They Run (Politician pt2)", que con sus aires funk insufla el oxígeno necesario para que la locomotora gane metros sin apenas coste.

"Limp Limo", uno de los grandes himnos del álbum, pone sobre la mesa una melodía infecciosa y una letra embriagadora. Hipnótica, "Limp Limo" va calando poco a poco hasta quedarse alojada al fondo de la mente. ¿Por cuánto tiempo? Buena pregunta, pero estamos ante una de esas canciones que perduran. Cierra Flower Children's Children's Children la sorprendente "Halfpenny Prince", que oscila entre la pesadilla y el réquiem, sin saberse de qué lado terminará de caer la moneda.

Flower Children's Children's Children es un disco de otra época, un artefacto que chirría hoy día. Psicodelia añeja, pop clásico y rock setentero se unen para hacer del álbum un caramelo dulce y adictivo. Si Kevin Ayers estuviese presente, aplaudiría a rabiar la obra de un Bill Baird que parece no consumirse nunca. Valiente, creativo y firme en sus ideas, el texano ha abierto una ventana infinita en el muro en el que se ha convertido este 2020.

Editado por Sony Music

Publicado el 4 de septiembre de 2020

9/10

Editado por Fearless Records

Publicado el 23 de octubre de 2020

8.5/10

Editado por Sonic Cathedral

Publicado el 9 de octubre de 2020

8/10

Editado por New West

Publicado el 2 de octubre de 2020

7.5/10