Arctic Monkeys – Who the Fuck Are Arctic Monkeys?

Arctic Monkeys regresaron al primer plano en 2006 con Who the Fuck Are Arctic Monkeys?, un completo y potente EP.

El EP de cinco canciones Who the Fuck Are Arctic Monkeys? fue el primer disco del cuarteto inglés Arctic Monkeys desde que se convirtieron en la banda de aquel año, y en gran medida, trata sobre cómo lidiar con la fama repentina y sus desafortunadas consecuencias: las obligaciones de las giras, las exigencias de los fans y la inevitable repercusión negativa de las mismas. Esto no es nada nuevo para los Monkeys, “The View From the Afternoon” con la que comienza su EP, es  una advertencia: «Anticipation has a habit to set you up / For disappointment in evening entertainment» (La anticipación tiene el hábito de prepararte / Para la decepción en el entretenimiento nocturno), y de manera reveladora es el tema sobre el que versa su antecesora en el tiempo, “Whatever People Say I Am” que se presenta aquí. La mitad de los nuevos temas del Who the Fuck no se refieren tanto a la experiencia de ser joven, sentirse aburrido y ser un observador inteligente, la combinación que, hasta la fecha, ha coloreado sus mejores temas, sino a la experiencia de ser los propios Arctic Monkeys: todavía jóvenes, a veces aburridos sí, pero su visión ahora se limita a un itinerario de gira o a recortes de prensa, y son incapaces de articular con éxito por qué eso es tan frustrante.

Para el oyente, es fácil detectar el principal problema: las canciones sobre la necesidad y el impulso de convertirse en estrellas del rock and roll son más poderosas e interesantes que las que hablan sobre la experiencia de ser una estrella del rock and roll: simplemente pregúntale a Noel Gallagher. El cantante y letrista de Arctic Monkeys, Alex Turner, un expresivo narrador de cuentos con un agudo ojo para los detalles y un ingenio engañosamente astuto, parece estar bien equipado para sortear la división entre hablar de los niños y hablar con los niños, así que tal vez sus tropiezos fueron más bien una respuesta sobre la velocidad con la que se ganaron la fama, que a un defecto estructural. El tema del título del EP se presenta como una mala decisión, un mensaje desde el otro lado de la cuerda de terciopelo que se mueve entre comunicarse directamente con sus fans: «Your heroes aren’t what they seem / When you’ve been where we’ve been» (Tus héroes no son lo que parecen / Cuando has estado donde hemos estado) hasta descartar su poca experiencia y admitir ataques de paranoia. El apego a pandilla, al entorno local es admirable –Dios sabe que al rock le vendría siempre bien un poco más de fanfarronería–, pero se queda un poco de lo esperado.

La pista del título del EP, “Who the Fuck Are Arctic Monkeys?” es una gran vista desde el ojo de la tormenta publicitaria. Mientras Alex mira a los nuevos fans que se están subiendo al carro. Parece preocuparse de que dónde estén dentro de cinco años, ¿se habrán ido todos? Obviamente, ahora sabemos que la respuesta es no. Es interesante ver cuánto han cambiado. Aunque eran muy populares en este periodo, esta canción es la banda diciendo «no nos venderemos, no nos convertiremos en popstars, lo haremos a nuestra manera». Hay una especie de mentalidad defensiva con respecto al mundo aquí. Una especie de «nos acabarán odiando, pero no nos importa». Esto realmente subraya su imagen de chicos normales y aparentemente genuinos de este período. Aunque claro, la reacción finalmente llegó hasta cierto punto con el incomprendido álbum Humbug. Sin embargo, es un poco decepcionante ver la pasión de esta pista cuando los miras hoy y ves que se han agotado, quey parece que pasan más tiempo mirándose al espejo y posando que haciendo buena música. ¿Deberían preguntarse de nuevo Who the Fuck Are Arctic Monkeys?

Despair in the Departure Lounge” trata, lo adivinaste, de echar de menos a tu chica cuando estás en la carretera. Y claro, es un cliché, pero finalmente se despliega como un gesto inesperado de un letrista que a menudo es cauteloso, reservando su empatía para sus personajes (y, en “A Certain Romance”, para sus posibles enemigos) y poniendo un frente con respecto a sí mismo. El momento en que la canción redime su naturaleza de golosina es en su tercer verso, y golpea no por lo que Turner dice, sino por cómo lo dice, ralentizando su voz en un temblor tambaleante que imita tanto la neblina del viaje como la naturaleza alucinatoria de la letra: «Yesterday, I saw a girl / Who looked like someone you might knock about with / And almost shouted» (Ayer vi a una chica / que se parecía a alguien con quien podías andar / Y casi grito), que es una reminiscencia del agotado giro acústico solista de Gallagher en la cara B de Oasis “Talk Tonight”.

Los otros dos temas nuevos de Who the Fuck Are Arctic Monkeys? son un sketch de un personaje de tercer nivel. “Cigarette Smoker Fiona“, que es una canción de sus viejas cintas pero que no tiene la mordida de la versión original. Una canción aceptable, pero puede ser la más débil de las nuevas canciones. “No Buses“, con este último sirviendo como el cierre del disco, siendo el tema más sorprende a nivel estilístico, suena bien parece ligera. Siempre pensé que el título quizás significaba el lugar donde fue escrita, ya que es muy diferente a muchas de las cosas de aquel período. Las letras de las canciones no tratan de algo realmente específico como lo fueron muchas otras veces durante este tiempo.

Así que, más que una reiteración de su misión que un nuevo disco, la insinuación de ferocidad y lucha en el tema del título es una señal positiva; que la banda se siente respaldada en una esquina por la manera y velocidad en la que ganó fama no lo es. Un trabajo que camina entre dos mundos y que llevaba ya a los británicos al mundo adulto. Al duro mundo adulto que te lleva a plantearte: «¿Quién coño soy?». En su caso, Who the Fuck Are Arctic Monkeys? 

También te pueden gustar:

Deja un comentario