Aloha Bennets ha estrenado su primer LP: La Jungla

Aloha Bennets ha vuelto con La Jungla, un LP en donde la banda catalana ha alcanzado una nueva cota en su aún corta carrera. Divertido, compacto y centrado en la trascendencia de lo cotidiano, La Jungla es de esos discos que te levantan el día.

Aloha Bennets, con dos EPs autoeditados a sus espaldas, ahora, en colaboración con los sellos Mama Vynila y Hidden Track Records, presenta su nuevo LP La Jungla (2017), un proyecto mucho más sólido y donde se respira la experiencia acumulada gracias a ese buen puñado de conciertos realizados el año pasado por toda la geografía española. Diez temas cargados de sinvergonzonería que son un retrato de ellas mismas: noches de fiesta, viajes surrealistas y corazones rotos.

Desde sus inicios, hace poco menos de dos años, Aloha Bennets ha querido llevar la diversión por bandera. Con su garage-punk de toques surferos y letras frescas e irónicas, son el primer día de vacaciones, un guateque veraniego y el momento piñata de la fiesta de cumpleaños.

Tal y como afirman las componentes de Aloha Bennets, La Jungla está cargada de sinvergonzonería, pero hay decir que la madurez también ha hecho acto de presencia. Con un sonido más compacto, más redondo aunque igual de afilado que siempre, las catalanas han dado el salto al formato de larga duración con una interesante mezcla de garage, surf, punk y… Alegría tropical.

La clave del álbum está en el acierto: el cuarteto ha clavado el concepto y su consiguiente sonido. Cualquiera que sea joven -o que viva como si lo fuera- sabe a qué me refiero, a ese soniquete festivo pero decadente, producto de unas voces crudas y unas guitarras cargadas de reverb. A esa idea, perfectamente interpretada de lo instrumental y vocal, se le suman letras no son más -ni menos- que las crónicas de todas esas experiencias que acumulamos en cierta etapa de nuestra vida. Aloha Bennets entran en una categoría que considero selecta, un club en el que por ejemplo están Los Nastys, grandes maestros del ocaso vital.

Aloha Bennets ha alcanzado un punto muy interesante. Son más maduras y por ello se muestran más descaradas, han sido conscientes de que hay que mejorar para llegar más lejos y La Jungla recoge ese espíritu, es un álbum excelente. Ruido, dramas postadolescentes y diversión. Mejor que ver la televisión.