Alexandra Savior arranca la nueva temporada con el agridulce The Archer

Alexandra Savior se ha confirmado como una artista a tener muy en cuenta. The Archer, su segundo álbum, es una obra de pop atemporal y universal.

The Archer

Alexandra Savior

30th Century Records

10 de enero de 2020

0

The Archer

Alexandra Savior

Editado por 30th Century Records

Publicado el 10 de enero de 2020

0

The Archer

Alexandra Savior

Editado por 30th Century Records

Publicado el 10 de enero de 2020

0
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

Lanzado el 10 de enero de 2020, The Archer es el segundo álbum de Alexandra Savior. Es un encantador disco de pop psicodélico e indie con algo de neopsicodelia, art y dream pop que se extienden a lo largo de diez canciones y treinta minutos. En él, la artista angelina se centra en el difícil mundo de las relaciones de pareja y en las disensiones que genera el amor. Como si fuese un viaje, Savior se erige con conductora de una historia que puede ser la suya o la tuya. ¿Acaso hay algo más universal que el dolor y el amor??

The Archer comienza con "Soft Currents", una suave balada de piano. Desde el principio, empiezan a llegar los delicados y desgarradores juegos de teclados y voces. Alexandra nos habla de su mala suerte, sus lágrimas y sus errores y de cómo está bien, pero puedes sentir su dolor. Se da cuenta de que tiene que aceptarlo y lidiar con ello cantando, «My fate is at the hands of my mistakes / And that's alright». Es un hermoso comienzo para el álbum. Sin perder tiempo, lanza "Saving Grace". La instrumentación es sencillamente genial. Tiene el sonido de una vieja película del oeste, tema que la pista sigue con el argumento de salvar a una damisela en apuros llamada Grace. Completa el primer tercio del álbum la vuelta a la realidad, porque Alexandra rompe la dinámica con "Crying All the Time". El corte trata sobre la masculinidad tóxica y el amor, enfocándose en un hombre al que le molesta que su pareja llore. Sin embargo, cuando él se va, provoca justo eso: que ella llore todo el tiempo. Los sintetizadores, perfectamente sincronizados, se mimetizan con la historia.

Savior cambia de tercio con "Howl", una canción de sencilla apariencia indie pop, pero con unos detalles que elevan el nivel. De nuevo, los sintes adornan en su justa medida la melodía, la cual además permite el lucimiento personal de la artista cuando aulla. "Howl" es de esas canciones que no dejan de crecer con las escuchas. "Send Her Back" se sumerge de nuevo en los amores y desamores. «¿Why don’t you send her back where she came from?», recita Savior, quien finalmente reconoce su deseo fuerte deseo por complacer y la profundidad de sus sentimientos en el siguiente corte, "Can’t Help Myself", una pista preciosista y elegante.

The Archer se torna oscuro en "The Phantom", un tema que destaca por el trabajo que hay tras las voces, perfectamente alineadas por capas, que van desde la debilidad con la que suenan al fondo hasta la fragilidad de las de la parte superior, enseñando las dos caras de la protagonista. La oscuridad continúa reinando en "Bad Disease", un tema espeluznante con letras crípticas. "The Phantom" y "Bad Disease" tienen momentos escalofriantes por la frialdad y la locura intrínseca en ellas. Sorprendentemente, pese a alejarse del tono general de The Archer, no terminan por sonar fuera de contexto, integrándose bien en el conjunto del disco.

Tras el oscuro díptico, la luz y la suavidad regresan con "But You". Las relaciones vuelven a protagonizar una canción, de nuevo desde un enfoque triste y aquí además con una inmensa dosis de melancolía. Savior canta sobre el vacío de su cama y de cómo solo él puede llenarlo. Como si de una terapia de frío y calor se tratase, la melodía, feliz y triunfante, se contrapone con el cariz de las letras. El colofón final lo pone la pista homónima "The Archer". El décimo corte se las arregla para combinar la oscuridad que emerge en el tercer cuarto del álbum con la tristeza, que quizás sea el leitmotiv más evidente del The Archer. Sobre este final, nadie mejor que la propia Savior para describirlo:

En ese momento, mi percepción era que estaba escribiendo una canción sobre cómo nos sentimos amar a alguien, pero ahora, cuando escucho "The Archer", me doy cuenta de que estaba escribiendo una observación de una relación psicológicamente malsana desde la perspectiva de alguien que es inconscientemente consciente de que está siendo maltratada emocionalmente.

Al final, The Archer parece no ser más –ni menos– que la némesis del dios Cupido.

The Archer es capaz de revolcar emocionalmente al oyente mientras se mantiene bien enfocado temáticamente en el amor y el corazón roto. Puede que haya un mundo en el que The Archer sea sólo otro disco básico de indie pop, pero por suerte no estamos en ese mundo. El álbum es uno de esos trabajos que están lleno de detalles y que demuestran altas dosis creatividad en cada pista. El disco acaba siendo como un gran viaje psicodélico por la vida amorosa de su autora. Hay altibajos, giros y vueltas, también algunos momentos difíciles, pero Alexandra Savior –con su voz tranquilizadora– conduce felizmente sin dejar que ninguna curva inquiete a los espectadores de esta epopeya titulada The Archer.

Editado por Slovenly Recordings

Publicado el 6 de marzo de 2020

7/10

Editado por Specialist Subject

Publicado el 20 de mayo de 2020

7/10

Editado por Warner Records

Publicado el 15 de mayo de 2020

9/10

Editado por Matador Records

Publicado el 6 de marzo de 2020

8/10