Crónica del concierto de M83 en el Festival de Pedralbes

Foto: Nekane

Tras pasar por el BBK el pasado sábado y cancelar en las Noches del Botánico de Madrid “por problemas logísticos” le llegaba el turno a Barcelona ver a M83 en directo presentando su último disco, Junk, dentro de la programación del Festival Jardins de Pedralbes.


Cuatro años habían pasado desde la última visita de M83 a Barcelona. En 2012 actuaron en la Sala Razzmatazz y en el Primavera Sound. En aquella ocasión, Anthony Gonzalez y los suyos, venían a presentar Hurry Up, We´re Dreaming, disco que les puso en boca de todos y les lanzó al estrellato.

Cuando éste año Junk, su nuevo disco, vio la luz, más de uno nos llevamos las manos a la cabeza, al menos en el primer momento. A estas alturas daré por hecho que si estás leyendo esta crónica lo habrás escuchado alguna vez, aunque sea por encima.

Como el mismo Anthony reconocía en una entrevista para MondoSonoro, “tenía ganas de liberarme del peso y el éxito de mi último disco [el sobresaliente “Hurry Up, We’re Dreaming” -Naïve Records, 2011-] y de ese sonido grandilocuente. Incluso de mi voz, que estaba muy presente todo el tiempo. Me apetecía llegar con algo más ligero y divertido pero a la vez melancólico y donde mandaran las emociones. Aunque en este disco canto menos, creo que es mi trabajo más personal.” Además, y esto lo digo yo, no él, de haber seguido la senda de aquél disco, le habrían llovido críticas igualmente por no arriesgar, así que, mal por mal, haz lo que a ti te apetezca.

Personalmente, creo que Junk va ganando con las escuchas y es innegable la calidad de sus canciones. Puede que alguna sobre, pero esto ya es cuestión de gustos.

¿Por qué suelto todo este rollo antes de pasar a contar lo que pasó la noche del lunes en el Festival de Pedralbes? Muy fácil. Para poder explicar mejor las sensaciones que transmitieron tanto el grupo como el público que allí se congregó.

Cerveza en mano, me pilló el aviso por megafonía alertando de que faltaban 10 minutos para que empezara el concierto. Un gustazo el aviso y otro gustazo la puntualidad. Así que sin más, fui a a ocupar mi localidad.

‘Reunion’ fue el tema encargado de abrir el concierto (Hurry Up 1, Junk 0). No tardaba mucho gran parte del público en levantarse de sus butacas para los primeros bailes. Además, Anthony pedía que todo el mundo se pusiera de pie. Para ayudarles, siguieron con ‘Do It. Try It’, el que fuera el primer adelanto de Junk. No me negaréis que es pegadizo a más no poder… La contienda se igualaba, pero sólo por momentos, ya que el show continuaba con ‘Steve McQueen’. De nuevo Hurry Up, We´re Dreaming por delante; 2-1.

Pese al calor y el bochorno de la noche, M83 estaba logrando refrescar a una audiencia con ganas de fiesta, pese a ser lunes. Con la maravillosa ‘We Own the Sky’ era difícil no caer en una suerte de trance-dream-popero. Lástima que para ese momento se empezaba a notar que había dos tipos de público: el público número 1, es decir, los fans de siempre mas los que se sumaron con Hurry Up, We´re Dreaming, y el público número 2,  los que sólo iban por ese disco, y puede que ni eso. Éstos últimos (por suerte no eran muchos, por lo que pude comprobar, pero desgraciadamente sí los tenía cerca) ya empezaban a interesarse más por cómo le había ido el día al colega o a hablar de sus inminentes vacaciones.

En el escenario, de mientras, tanto de nuevo para Hurry Up, We´re Dreaming, ya que el espectáculo seguía con ‘Intro’ (3-1), que sonó enorme. La banda no daba muchas concesiones y se limitaba a animar de vez en cuando al público con los típicos “¿Estáis ahí?” o “¿Lo estáis pasando bien?”.

Sonaba entonces ‘Walkway Blues’ y se estrechaba el marcador (3-2). Si esto fuera un partido de fútbol hubiera sido muy animado; por suerte era un concierto de M83 y lo era mucho más que 22 tíos corriendo detrás de un balón.

En el impresionante escenario plagado de luces continuaba librándose la batalla entre los dos álbumes. ‘Ok Pal’ para Hurry Up y ‘Road Blaster’ para Junk. 4-3. Momento de tregua y sonaba ‘Sitting’; el público respondió entregándose al baile.

Para bajar pulsaciones, el francés y su equipo vuelven a tirar de su aclamado disco con ‘Wait’. Suena grande y hermosa. Pese a su levedad en los primeros momentos, la gente guarda un respetuoso silencio. Al menos al principio. “¡Ay, creo que sí me suena!” se oye por mi derecha. Y por la izquierda, como si de una broma se tratase: “¡Cuando empieces a grabarme avísame que si no me achicharro el dedo!” le recriminaba una chica muy joven a su novio justo cuando el pobre estaba en medio de una conversación a través de WhatsApp. Me pregunto qué lleva a una persona a comprar la entrada de un concierto y después no hacer caso cuando una banda como M83 está interpretando una maravilla como ‘Wait’ y con una puesta en escena de ensueño, con su propio firmamento de estrellas a su espalda. En fin…

Momento de la actuación interpretando'Wait'. Foto: Nekane
Momento de la actuación interpretando ‘Wait’.
Foto: Nekane

Llegaba el turno de ‘Oblivion’, tema de la BSO que Anthony Gonzalez compuso para la película con el mismo nombre protagonizada por Tom Cruise. Le seguía Go! (4-4) y el público número 2 continuaba a la suya, esperando a que llegase la única canción que habían ido a ver.

Por fin llegaba el momento y sonaba ‘Midnight City’. En ese momento se desató la locura en el público. Esta canción ha pasado a ser una de las más importantes en la historia de la música, me atrevería a decir. Por mucho que suene no pierde ni un ápice de fuerza ni de contundencia. Mientras el público número 1 estaba disfrutando de todos y cada uno de los momentos del concierto, y por supuesto de éste, el público número 2 enloqueció con los primeros compases mientras grababa vídeos y hacía fotos, para volver inmediatamente a lo suyo: bla, bla, bla, y más bla.

Con ‘Echoes of Mine’ y ‘Outro’, el marcador quedaba momentáneamente en 8-5, y la banda se despedía y abandonaba el escenario. El público no estaba por la labor de dejarles marchar y empezaron a patear el suelo, que era una estructura de tablas, de modo que parecía que un ejército estaba amenazando con lanzar su ataque mortal.

Así pues, volvieron todos al escenario para acabar con los bises. Los últimos tres temas. El primero de los tres, ‘Laser Gun’ ponía el marcador en 8-6. A éste le siguió la siempre efectiva y bailonga ‘Colours’, y el respetable la saboreó y bailó como correspondía hacerlo. Para acabar, interpretaron ‘Love Your Eyelids to Die with the Sun’, dejando muy claro que en épica, M83 son insuperables. Broche perfecto para una gran actuación.

La conclusión que se puede sacar de la noche del lunes (al menos es a la que yo he llegado), es que el nuevo disco, pese a ser una gran obra, es arriesgado y quizá poco efectivo en algunos momentos en directo, ya que el contraste con el dream-pop y la épica que construye Anthony en sus temas antiguos y las canciones de Junk es notable. Por otra parte, usado en su justa medida, los temas de Junk son un buen complemento, sin llegar a ser protagonistas del show. Parece ser que él mismo es consciente y, prueba de ello es que siendo la presentación de su nuevo trabajo, acaben tocando 8 canciones de Hurry Up, We´re Dreaming, por 6 de Junk. Esto sumado a los clásicos (tan sólo eché en falta ‘Kim & Jessie’), hicieron que la actuación de M83 fuera notable en el Festival de Pedralbes, pero sin llegar a emocionar como en otras ocasiones.

Quizá el problema está en las expectativas que ponemos cada uno.

Foto: Nekane
Foto: Nekane
Foto: Nekane
Foto: Nekane
Foto: Nekane
Foto: Nekane
Foto: Nekane
Foto: Nekane
Escrito por
Más publicaciones de Ángel Pallarés

Mujeres vuelven en marzo con Marathon

“Feels Dead” es el primer adelanto de Marathon, el tercer largo de los...
Leer más