Crónica de un éxito anunciado: Escuchando Elefantes


El grupo coruñés Escuchando Elefantes escogió la ciudad de Ourense para empezar la gira nacional de su último trabajo.


Aunque el viernes se dejaron escuchar en plena calle -una buena costumbre que tienen y con la que consiguen llegar a más personas- el sábado dieron un concierto en el auditorio de la ciudad. Y es que son tan dúctiles que gustan tanto a pelo -acompañados sólo de una guitarra- como subidos a un escenario con amplificadores y más músicos.

escuchando elefantes

Venían a presentar el que es ya su segundo disco, Happy Lonely People, y empezaron por el principio. Sílvia Rábade rompió el silencio con su versátil voz entonando ‘The Sickening Show‘, canción que también es la primera del CD. Y siguieron por la segunda -‘No Wine‘- que si ya suena bien en un reproductor cualquiera de música, mucho mejor lo hace en directo. Las ganas de levantarse del asiento empezaban a hacerse latentes. La tercera con la que deleitaron al público fue ‘The Movie Ended Bad‘, que habla de cuando una relación se acaba porque te han contado el final de la película y sabes que tiene que terminar.

El violín cogió protagonismo con ‘Burning Down The House’ y el público empezó a marcar el ritmo con palmas. El sonido no bajó de calidad durante ningún momento de la actuación y más de un asistente que no los conocía salió pensando que invertir en la entrada fue una buena elección. A continuación le llegó el turno a ‘Save Me The Last Waltz‘ que evoca a lo mejor de Leonard Cohen y pertenece al álbum que publicaron en 2012, Show & Tell. La siguiente en invadir el auditorio fue ‘Forever Young‘, de este mismo trabajo, y para la que se quedaron ellos dos solos en el escenario. Aquí salió lo mejor de Escuchando Elefantes en su versión más simple: Sílvia Rábade y Carlos Tajes ante el peligro con una guitarra y un micro por escudos. Y a petición popular llegó su célebre versión del ‘Hallelujah‘ del trovador de Montreal, en la que Carlos se lució especialmente, y cuyo primer verso cantó el batería del grupo por ser esta su última gira con ellos.

escuchando elefantes

 

Y de repente llegó ‘Let it shine‘ y Sílvia se hizo con el control de la situación. Tiene una voz incomparable y de lo mejor que se puede escuchar en el panorama nacional. El lado más roquero de Escuchando Elefantes hizo presencia con ‘The Good, The Bad And You‘ y un violín que parece tener un papel secundario durante la canción pero que en realidad es protagonista. ‘The Rain‘ fue la siguiente en salir a escena, retornando así a su CD de 2012.

Quizá si Freddie Mercury se los encontrase haciendo una versión suya tan íntima de ‘Bohemian Rapsody‘, como la que consiguieron interpretar, les habría dedicado su noche del sábado sentado en alguna butaca. No es fácil tener un estilo tan personal a la hora de empalmar voces muy diferentes y lograr un sonido tan particular, con estilo propio y que a la vez puede hacer suyo -sin que pierda su esencia- aquello que no le pertenece. Pura ternura y desgarro de sentimientos que erizan el alma. Una introducción perfecta para ‘James‘ y ‘You Are a Stone‘ que sonaron a continuación, la primera bajo la tutela de una trompeta de oro y la segunda con un violín hipnótico.

Cerraron con lo que es la carta de presentación de Happy Lonely People. ‘Robin‘ y ‘Garden’s Road‘ fueron las últimas en sonar. Ambos videoclips están nominados a los Mestre Mateo por la Academia Galega do Audiovisual y sería una buena noticia que no se quedasen en una simple nominación. Porque Escuchando Elefantes está ganándose a pulso la buena fama y los adeptos que ya tiene en territorio nacional e internacional.

Las próximas fechas de su gira se pueden consultar en su web. El precio resulta irrisorio en comparación con lo que se puede llegar a disfrutar con ellos en directo. Y son pocos los grupos que aúnan a un público de todas las edades pero cuando algo es bueno, es bueno y punto.

 

Fotos de: Israel Eliaz.

Escrito por
Más publicaciones de Edith

Ólöf Arnalds y tUnE-yArDs, protagonistas de un Voces Femeninas sobresaliente

  Serenidad y desenfreno se aliaron para ofrecer una puesta en escena...
Leer más