Leeds-Madrid: Moses Rubin vence y convence en su presentación


Crónica de la presentación del último disco de Moses Rubin, Subtle Atmospheres, el pasado 1 de diciembre en Costello Club. Más que merecido sold out para su apuesta por el rock clásico de letras y paisajes tan personales como atemporales.


El pasado jueves 1 de diciembre se vivió una noche especial en Madrid. La lluvia cesó de manera intermitente y el frío trabajaba para que el calor del hogar fuera la única opción posible. Pero no fue suficiente. La música fue más fuerte y quiso que en vez de amansar la fiera, la bestia saliera de casa con la sonrisa de las grandes noches. La lluvia, precisamente la lluvia, fue una de las causantes de que en Costello Club se colgara el cartel de ‘No hay entradas’ en la presentación del primer trabajo de Moses Rubin. No culpes a la noche, no culpes a la playa. It’s only ‘The Rain’.

En primer lugar seré sincera: quizás no debería estar escribiendo estas líneas sobre el pasado concierto de Moses Rubin. La objetividad suele desaparecer después de las puestas en escena, pero si además has sido parte colaboradora de la campaña de crowdfunding de su disco, la parte emocional primará frente a la realidad. O no. Puntuales a la cita, mi acompañante y servidora descendimos las escaleras de la citada Costello Club y, aunque no tuvimos que disfrutar del concierto desde las propias escaleras, quizá no hubiera sido mala idea: la sala estaba abarrotada y las cabezas se unificaban en un coloso difícil de superar para una persona que se paró en los 163 centímetros. Bueno, la noche era propicia para el optimismo así que nada mejor que hacerse con una cerveza y seguir desarrollando el oído frente a los demás sentidos. Total, la Mahou tampoco necesita de mucha atención. Lo que sí que merecía la pena era la recompensa: Cecilia, autora de las portadas y art work de las dos publicaciones de Moses Rubin, atendía gustosamente la entrega a quien se le acercaba. Si la imagen ya es conmovedora, la acuarela en vivo llega aún más al nervio de la sensibilidad. La niebla inglesa nunca dio un resultado tan colorido.

moses_port

La pequeña cueva bullía de emoción e intriga ante la puesta en escena que se esperaba esa noche. Abierto el apetito con los vídeos en directo de toda la banda (dos tercias partes de Capitanes, entre otros), los presentes disfrutábamos del misterio de los infantes en la víspera del 6 de enero. La magia estuvo presente desde el primer momento en el que Moisés apareció únicamente provisto de su guitarra. Los primeros aplausos llegaron y, también, la primera sorpresa de la noche: un público educado que supo comportarse según la situación lo requería. El silencio y la solemnidad fueron testigos de los primeros temas, canciones aún inéditas, que mostraron algunas de las cualidades de Moses Rubin como ser independiente: una prosa anglo digna de cualquier nativo de las islas y una herencia musical aprehendida que consigue que conectes con su música desde el primer chispazo. ‘Leeds’ hizo los honores y fue seguida de ambos trabajos de introspección, melancolía y rock de autor como fueron ‘My Room’ y ‘Southern Land’. Para terminar con ese primer aperitivo, nada mejor que ‘D Woman’, elegante declaración de amor compartido. El jueves era la noche.

Tras las muestras de delicadeza mostradas a golpe de guitarra, voz y emoción, llegaron las presentaciones. La poblada barba de Moses Rubin no deja (casi) lugar para la expresión, pero imagino que la sonrisa sería su mueca permanente durante los cuarenta minutos que estuvo sobre el escenario. Era el momento de dar salida a la banda y uno a uno fueron llegando al lugar, agazapados tras la puerta que da acceso al camerino. Ahora, apoyado en las bases de una batería dinámica y un teclado endiablado, en la firmeza de un bajo puntual y preciso y en la lujuria de una guitarra cuyas cuerdas sonaban libres en riadas de solos (aplaudidos vehementemente por los parroquianos), Moses Rubin pudo sacar todo el juego (y jugo) presentes tanto en Bear with Me como en Subtle Atmospheres: un conjunto de canciones cuidadas y atemporales que beben de la herencia rock de los primeros Dylan y Morrison (Van) y que consiguen llevar tu mente de la citada Leeds a la ruta 66 con unos siemples acordes. Moses Rubin y su banda supieron llevar el tempo adecuado en cada tramo del concierto, pasando de los equilibrismos emocionales de ‘Halfway Through’ al colorido de ‘Shiny Coloured Waistcoat’, de los escarpados acantilados de ‘Look Back’ a la chulería urbana de taberna de ‘Johny Wiggins’. Una ya había viajado sin equipaje, peajes ni brexit a otras tierras cuando el sueño pareció acabar: Moses y banda se despedían con la promesa de que únicamente desaparecerían durante un par de minutos. Las promesas están para cumplirse y así fue. Toallas usadas, sudores limpiados, energías recuperadas. Todo dispuesto para que los postres dejaran el listón del concierto en una puntuación muy elevada. No era para menos: quedaban dos de sus temas más represntativos y esperados para los congregados. Primero fue el turno de ‘Steppin’ Stones’, el descanso del guerrero con el que calmar el furor del público. Una canción de toques beatlelianos que traería a continuación una formidable sorpresa: la aparición de Germán Salto para terminar de acabar con el número máximo de participantes sobre el escenario y torpedear definitivamente el concierto con ‘The Rain’. No sabemos que llevaba la lluvia de Leeds pero trajo como consecuencia una brutalidad de cinco minutos que si en el disco te hace revisar la datación del disco, en vivo es capaz de revivir a un muerto. Rock’n’roll sesentero y setentero con mucho mojo para terminar la noche. Esa noche en la que precisamente no apareció la lluvia.

Sólo espero que, siguiendo con las costumbres inglesas de las que parecíamos disfrutar, los poseedores de las primeras filas cobrasen su entrada con pintas de cerveza sobre el escenario como ofrenda al regalo que Moses Rubin y su banda ofrecieron aquella noche. Qué mínimo.

More from Carolina Cadenas Pazos

Nuevas confirmaciones para el Mad Cool Festival 2017

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp Nuevas confirmaciones del Mad Cool Festival para...
Leer más