Crónica: Concierto de Mishima en 12 y Medio – MICROSONIDOS

mishima1


Mishima se acercan por primera vez a Murcia para dar el primer concierto del Microsonidos ante una escasa audiencia pero motivados hasta el final.


El pasado viernes 16 de enero se inició en 12 y medio la octava edición del Microsonidos, una nueva edición con una mayor presencia de grupos nacionales formando un más que apetitoso cartel. Para dar inicio a este ciclo de microconciertos, estuvieron La Josephine y el grupo catalán Mishima.

lajosephine1

Puntual como un reloj subió al escenario José Joaquín Sánchez Ríos, el principal artífice del proyecto La Josephine, armado con un portátil, un sintetizador, un teclado y una guitarra, como un verdadero hombre orquesta. Desde un primer momento, embriaga a los presentes con su sonido electrónico y psicodélico, con una base hipnótica que, en sus primeros temas, apenas va acompañada de leves acordes con su guitarra. No se puede negar que a La Josephine le queda largo recorrido pero poca justicia le hacía el escaso público y la poca relevancia que tiene actualmente dentro de la escena murciana, posiblemente por orientarse a un género y a un sonido que se aleja bastante de la música más accesible.

lajosephine2

Los ahí presentes nos quedamos embobados ante los sonidos que iba generando en un concierto en el que, cuando anunció que aquella iba a ser la última canción, apenas podíamos creer lo corto que se había hecho el concierto. Para este último tema, le acompañaron un batería y un bajista y, carente de líricas, La Josephine dio un volantazo pasando de la psicodelia al post-rock. Demostró en apenas 40 minutos que este es uno de los proyectos más interesantes y originales de la Región, y esperemos que no tarde mucho en ofrecernos más material.

mishima2

No tardaron en subir al escenario los catalanes Mishima. Los cinco miembros se arrancaron con Llepar-te, un tema del nuevo disco, un trabajo que ha sido absorbido rápidamente entre sus fans ya que fueron las canciones que mejor funcionaron en su directo en Murcia. Es impresionante ver a David Carabén que no paró ni un segundo sobre el escenario, transmitía toda esa energía a los allí presentes haciendo una gran interpretación de sus temas. David demostró que cuando un grupo disfruta de verdad haciendo su concierto contagia toda esa ilusión a su público.

mishima3

Poca gente se unió tras el maravilloso incio de los teloneros, habitando en la sala 12 y medio unas 50 personas. Es posible que el grupo que hizo su concierto con temas íntegramente en catalán ahuyentase a parte de la audiencia por usar este idioma. Incluso, cuando David se dirigió a los allí presentes tras su tercera canción, comentó que era la primera vez que “daban un concierto tan al sur” y, tras preguntar a los presentes si habían acudido a algún concierto suyo anteriormente, pudimos comprobar que la mayoría de ellos se habían acercado desde Alicante para verlos en Murcia. Es una pena que no hubiesen atraido a más gente local porque si hay algún motivo por el destacan Mishima no es otro que su intenso concierto.

mishima4

A partir de ahí, Mishima inician con “Mentre floreixen les flores” un intermedio de unas tres canciones en las que se deleitan con un tono tranquilo y pausado, temas lentos en los que permiten que sea el pianista el que destaque por encima del grupo. Incluso en su preciosista balada “Aquí hi va un do”, se quedan sobre el escenario exclusivamente cantante y pianista. Tal vez no llegábamos a entender la canción pero igual que al principio del concierto nos transmitían entusiasmo, en sus temas más lentos eran capaces de hacernos partícipes también de tanto sentimiento.

mishima5

Con “Els Vells Hippies”, una canción “dedicada a los viejos hippies y su vida sexual tremendamente activa”, dan inicio a un concierto in crescendo, en el que cada tema es más movido que el anterior, dejándose el sudor con cada acorde y jugando con las luces de esa tremenda sala que es el 12 y Medio. Apenas se dejan temas por tocar de L’ànsia que cura, funcionando tremendamente bien. A cada nuevo tema a partir de aquí lo rematan con solos e improvisaciones, sin descanso, y obviando sus temas más ligeros. A “Els Vells Hippies” le sigue “El Corredor”, “dedicado a todos sus fans que los han seguido durante quince años”, y no se dejan un momento de risas anunciando “L’Última Ressaca”, una canción sobre propósitos del año siguiente que empieza con la irónica frase “no pienso volver a beber nunca más”.

mishima6

Exhaustos nos dejaron Mishima, cansados de tanto bailar con su potencia sobre el escenario. Nos regalan un bis y se despiden deseando que “no vuelvan a pasar otros quince años hasta que vuelvan a venir a Murcia”. Y nosotros también esperamos que vuelvan cuanto antes y que la gente esté ahí para descubrirlos.

Escrito por
More from Jose David

Los Ganglios se estrenan en Murcia por el Microsonidos

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp El grupo pacense Los Ganglios aterriza en...
Leer más