Crónica de Berlina + Automatics + Triángulo de Amor Bizarro en el Ochoymedio Club.


La última fecha que teníamos reservada para el Ochoymedio Club de Madrid reunía Triángulo de Amor Bizarro, Automatics y Berlina, a tres grupazos que compartían escenario y muchos alicientes que auguraban una grandísima noche para ir cerrando un año de fantásticos conciertos programados con el fin de celebrar el decimoquinto aniversario de la ya mítica sala madrileña.


_DSC0618Al día siguiente del concierto los oídos aún me zumbaban a causa de la intensidad y watios que hubo esa noche en la sala. No me quería perder ni un instante de uno de los conciertos escritos en mayúsculas para ir cerrando el 2015 y Berlina era uno de esos nombres que habíamos marcado. Ellos eran los encargados de romper el silencio en el Ochoymedio y apaciguaban la expectación que había allí. La banda de Madrid llegaba como una joven promesa y se les notaba especialmente emocionados de estar sobre el escenario aquella noche. Y no es para menos. Así, la motivación se convirtió en un factor clave para que los temas de Berlina sonaran como debían. Su concierto fue el momento para encontrar las atmósferas y melodías características de su sonido con las que abríamos boca y también tímpanos a base de un shoegaze y un post punk recatados y con gusto, mucho gusto. Así pudimos disfrutar de temas de sus tres EP´s, sobre todo de el homónimo Berlina. que resultó funcionar a la perfección. Además dejaron caer en su repertorio nuevos temas que tendrán cabida en su próxima trabajo, el cual, tras haberles visto en directo,  espero que obtengan un reconocimiento a su altura.

Después le tocaba el turno a Automatics, la mítica banda de Linares (Jaén) que volvía con Big Ear (LP, 2015) tras catorce años de inactividad en el estudio. Esa noche demostraron que lo su_DSC0607 vuelta no era para vivir de las rentas y de un pasado que ilusionaba a todos aquellos fans en España de Sonic Youth o Jesus and Marry Chain. El mejor exponente del noise pop que ha dado nuestro país se encuentra en perfecto estado de forma y las nuevas incorporaciones a la banda se han acoplado manteniendo la esencia de la formación original. Ese sábado sonaron a gloria, potentes, directos y a cuchillos. Guitarras que casi cortaban el noise que había sobre el escenario como si fuese mantequilla, actitud y una voz que deja ver que Julian Casablancas podría encontrar su eslabón perdido en la banda de Jaén.

Así dejaban claro que, a pesar de su periodo de latencia, la experiencia es un grado y supieron sacar todo el partido a las condiciones de la sala. Mucho buen rollo, mucha actitud y una frase que no se me paró de repetir tras oírla de boca de Raúl Ruano (cantante): El indie de verdad ha vuelto. Y qué razón tenía. Automatics es indie y representan este concepto a la antigua usanza. Así la melancolía se materializaba en rabia y sudor con temas como ‘Monster’ o ‘Pop Star’.Una actuación fantástica y que no estaría de mas en volver a repetir en algún festival de la temporada que nos espera en 2016.

El tercer grupo de la noche era Triángulo de Amor Bizarro, la banda gallega venía a Madrid para llenar el Ochoymedio de un ambiente excepcional y mostrarnos parte del trabajo que llegará el año que viene, Salve Discordia, el disco con el que la banda quiere volver a dar un nuevo golpe sobre la mesa y que saldrá a la palestra el próximo 29 de enero con Mushroom Pillow. Así mostraron ‘Desmadre Estigio’ tema con el que ya empezaba a dar que hablar este nuevo trabajo y con el que engancharon al respetable en el primer tramo del concierto. Pero no todo iba a ser un camino de rosas en el paso de la banda por Madrid, y aunque se les vía muy entregados, tuvieron algún que otro problemilla técnico con el backline, pero que fue resuelto sabiéndose adaptar a la situación y la imborrable sonrisa de Isa. Con todos estos imprevistos olvidados pudimos disfrutar de todas sus grandes canciones y del impresionante sonido que ofreció la banda. No es nada fácil que un sonido tan potente y lleno de frecuencias tan dispares encuentre su espacio correspondiente. Y lo consiguieron. Con ‘Robo tu tiempo’ y ‘El Fantasma de la Transición’ encontraban su primer punto álgido de la noche, con la potencia rozando los máximos, con sus zarandeos a las guitarras y fuzz a tope sólo me quedaba aplaudir y pensar que me tenía que haber llevado los tapones. Pero daba igual, me lo estaba pasando increíble y es que llevaba mucho tiempo sin asistir a un concierto que pareciese una fiesta. La gente se volvía loca por saltar sobre el escenario y así lo hicieron en varias ocasiones para lanzarse al público simplemente para sentirse por un momento como lo debía hacer el cuarteto de Galicia, como unas estrellas. Unas ‘Estrellas Místicas’ que se reservaron para el último tramo del concierto, en el que dejabanbver su lado menos oscuro y mostrando lo pegadizo de verdad y dejando esa sensación dulce con la que uno sale eufórico de un concierto. Lo redondearon con ‘De La Monarquía a la Criptocracía’ uno de sus temas mas reconocibles con el que nos despedíamos de una noche cargada de emociones, espectáculo y ,sobre todo, de música.

_DSC1009

Texto y Fotos: Pablo Quejigo.

Escrito por
Más publicaciones de Pablo Quejigo

Arranca la IV edición de La Vie En Rose en el Fotomatón Bar

La Vie en Rose inaugura esta semana su cuarta edición respaldada por...
Leer más