Crónica del AMFest: Una lección de buen gusto

Mutiny on the Bounty

El cartel que puedes ver arriba es el que nos esperaba a partir de la tarde del jueves 5 de noviembre en La [2] de Apolo. Por delante, 3 jornadas de música en el AMFest: rock y metal instrumental, math, post rock… toda una delicia para los amantes del género en particular, y de la música en general. Como ya pasara en la pasada edición de marzo, el AMFest descubrió nuevas bandas a las que seguir la pista, y dejó conciertos que pasarán a tener un hueco en la memoria. Además de transmitir, una vez más, que las cosas hechas con el corazón tarde o temprano dan sus frutos; y es que el saber hacer y el buen gusto es una de las marcas de la casa.


Jueves día 5

Llegaba un poco tarde a La [2] y Boïra ya habían empezado. Haciendo honor a su nombre, la ya abarrotada sala estaba cubierta por una fina capa de niebla mientras ellos presentaban Si de la Runa Naixés (Autoeditado, 2015), su primera referencia discográfica, que cuenta con 5 temas de los que 2 no llegan por poco a los 10 minutos y otro los supera mínimamente. Defendieron los temas de forma soberbia, pasando fluidamente de pasajes intimistas protagonizados por el piano de Clara a explosiones contenidas de guitarras. Joder, si así empezaba el AMFest, la cosa prometía.

Boïra
Boïra
Boïra
Boïra

 

 

 

 

 

 

 

Tras ellos llegaba el turno de El Ten Eleven, dúo americano que basa su música en capas y capas de loops. Si estáis pensando que es tarea fácil es porque no estuvisteis allí para verlo: Kristian Dunn con su bajo/guitarra de doble mástil creando las melodías mientras Tim Fogarty hacía lo propio con las bases y la batería, toda una lección de cómo hacer música de baile orgánica y siendo tan sólo dos personas en el escenario. Para ser honesto, he de decir que en disco no me dicen gran cosa, pero en directo realmente sorprenden.

El Ten Eleven
El Ten Eleven

El primer día de AMFest contaba “tan sólo” con 3 conciertos, y con el último llegaba el momento emotivo del festival: la despedida de Maybeshewill. Los irlandeses se encuentran en su gira de despedida y el AMFest era una cita obligatoria tanto para el grupo como para la organización. Un concierto cargado de la épica de la banda, que repasó temas de sus tres discos, y con un público entregado a la causa desde el primer momento. Volvieron al escenario para satisfacción de todos, antes de despedirse para siempre de Barcelona. Una pena.

Maybeshewill
Maybeshewill
Maybeshewill
Maybeshewill

Viernes día 6

El viernes no llegaba a tiempo más que para ver los dos últimos temas de Maamut, por lo que mi juicio puede ser equivocado, pero me dio la sensación de que quizá deberían moverse más por los pasajes lentos, oscuros y psicodélicos que crean a base de distorsiones, ya que era cuando realmente resaltaban.

Maamut
Maamut

Cambio de instrumentos en el escenario y llega el tiempo de Viven, la única propuesta puramente con voz de los tres días. Si algo quedó claro es que Rubén Martínez, cantante y frontman de la banda, creció con Metallica; ya no sólo por la guitarra a lo James Hetfield si no también por la puesta en escena. Presentaron su único disco hasta la fecha, El Solitario (Autoeditado, 2014) y pese a que empezaron con fuerza fueron bajando en intensidad, quizá por el ritmo de los temas.

Viven
Viven
Viven
Viven

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Stearica tuvieron problemas con la furgo y obligó a a la organización a retocar los horarios, así que los siguientes serían Mutiny on the Bounty, banda luxemburguesa que ya la lió en el pasado Primavera Sound (allí me los perdí pero oí maravillas de su directo). Ahora puedo decir con conocimiento de causa que estos tipos son un jodido huracán en el escenario, una locura math que volvió locos a los asistentes. Con una precisión matemática en la ejecución de sus temas, pusieron La [2] patas arriba dejando boquiabiertos a más de uno, entre los cuales me incluyo. Brutales.

Mutiny on the Bounty
Mutiny on the Bounty

Maserati tenían la obligación de no bajar el listón después del huracán Mutiny, pero los americanos no son precisamente nuevos en esto de la música y dieron buena muestra de ello. Presentaron temas de su nuevo disco, el recién salido del horno Rehumanizer, y nos hicieron bailar al ritmo de su kraut psicodélico. Funcionaron cual metrónomo, gracias al bestia del batería, Mike Albanese.

Maserati
Maserati
Maserati
Maserati

 

 

 

 

 

 

 

Tras su pequeña odisea en el viaje, por fin los italianos Stearica llegaban a Barcelona. Después de todo el stress del día no había tiempo más que para montar los instrumentos y tocar sin poder probar. Entre el retraso de su actuación y el cansancio no pude aguantar más que un par de temas antes de retirarme a descansar para el tercer y último día.

Sábado día 7

Los vascos Erroma eran los encargados de abrir el último día del AMFest. La sala presentaba ya un buen aforo y la banda sacudió nuestros tímpanos con su tormenta de metal, rock y melodías con sabor a Oriente Próximo. La tarde empezaba estupendamente. Después de Erroma era el turno de Le Temps du Loup. Los madrileños sonaron grandes y ofrecieron un buen concierto calentando al público para And So I Watch You From Afar, uno de los platos fuertes del día.

Erroma
Erroma
Le Temps du Loup
Le Temps du Loup

 

 

 

 

 

 

 

Los irlandeses salieron con todo al escenario, y si la noche anterior arrasó en La [2] el huracán Mutiny, el sábado hacía lo propio el tornado ASIYWFA. Pogos, saltos y desenfreno resumen a la perfección el torbellino math irlandés con coros de taberna para cantar a grito pelao con quien te pillase al lado.

ASIWYFA
ASIWYFA
ASIWYFA
ASIWYFA

 

 

 

 

 

 

 

Llegaba el momento de Ciconia. Esta era su primera visita a la ciudad condal de los vallisoletanos y seguro que su paso por La [2] no lo olvidaremos así como así. Su combinación metal, sus punteos a lo Maiden, su presencia en el escenario y, sobre todo, cuando bajaron a tocar entre el público (a excepción del batería por motivos obvios) acabó por enloquecer al público a ritmo de pogos.

Ciconia
Ciconia
Ciconia
Ciconia

 

 

 

 

 

 

 

Último concierto de la noche, y del AMFest 2015: Jardín de la Croix; volvían al festival de la ciudad condal con su creciente fama de dar conciertos eléctricos y electrizantes. Como en el caso de Munity on the Bounty, ya puedo dar fe de que esto es así. El agotamiento físico me hizo retroceder al final de la sala para ver el concierto de forma más tranquila, no como la mayor parte de los asistentes que no pudieron parar un sólo momento al ritmo salvaje de math y post-rock de los madrileños, que cerraban el festival a lo grande.

Jardín de La Croix
Jardín de La Croix

Así acabaron 3 días de festival; un AMFest que volvió a descubrirnos bandas como Boïra, Ciconia o Erroma y traer a grupazos de la talla de Maybeshewill, Maserati, los Mutiny o Jardín de la Croix. 3 días de éxito, de buena música y mejor ambiente, que vuelve a dejarnos con un gran sabor de boca. ¡Que nunca nos falte el AMFest!

 

Escrito por
Más publicaciones de Ángel Pallarés

Primera edición del ciclo “Noches de Arte y Música en The Top”

Gallery Hotel está situado en pleno corazón de la ciudad de Barcelona,...
Leer más