Conociendo a Adventurer Daniel

Adventurer Daniel


En El Ukelele hemos tenido el placer de entrevistar a uno de los músicos que más nos ha sorprendido en los últimos tiempos y tan solo con un EP. La primera entrega de Adventurer Daniel es tan brillante como innovadora. Puede decirse que ha nacido un nuevo estilo. Hemos estado con este joven algecireño que intenta labrarse un nombre en la complicada escena musical española a base de experimentación y sonidos únicos.


Adventurer Daniel, ¿de dónde viene tu afición por la música?

La verdad es que Algeciras no destaca por ser una ciudad con un gran movimiento cultural. Sin embargo, tengo la suerte de haber crecido en una familia bastante rica culturalmente hablando, y supongo que eso me ha condicionado bastante. Aparte de eso, mi círculo más cercano de amigos siempre ha estado metido en la música, y como dicen, todo lo bueno se pega. Siempre andamos con algún proyecto musical entre manos, y la mayoría de conversaciones acaban girando en torno a la música en general.

¿Qué música escuchas habitualmente?

A riesgo de sonar pretencioso, he de decir que escucho de todo. Pero literalmente. O sea, pongo el modo aleatorio y puede salir desde The Wonder Years o A Tribe Called Quest hasta Beyonce o Radio Futura. Funciono por temporadas, quizás en dos semanas no puedo parar de escuchar black metal, luego otra semana de EBM, y para finalizar me tiro un mes escuchando bebop y deathcore. De hecho, a día de hoy no he encontrado un estilo concreto de música que me disguste; los que me pueden disgustar son los artistas, no los diferentes géneros en sí.

¿Qué artistas y bandas crees que te han influenciado musicalmente?

Yo creo que cada canción que he escuchado ha sido una influencia. Mis canciones no serían lo mismo si no hubiera escuchado alguna vez “X” grupo, independientemente de que se trate de un género totalmente opuesto al mío. Aún así, supongo que puedo citar algunos, los que creo que más se reflejan en este proyecto en concreto.

Toda la movida del rock psicodélico de los 60/70’s, en plan Big Brother And The Holding Company, The Jimi Hendrix Experience, Jefferson Airplane… Y aunque no sean de esa época, grupos psicodélicos actuales como DIIV, Melody’s Echo Chamber, Tame Impala…

Por supuesto, el sonido lo-fi de grupos como Teen Suicide, Elvis Depressedly, R.L Kelly, Pangea, Pity Sex…

En menor medida podría decir El Guincho, por lo de los instrumentos exóticos, y a Grimes y Default Genders por los aspectos más “electrónicos”.

Dejando la música a un lado, creo que merece la pena mencionar la enorme influencia que ha tenido en esta etapa de mi vida ( y por lo tanto también en mi música) todo el movimiento de la generación beat (Kerouac, Gingsberg, Cassady, etc.) y sobre todo un libro en concreto, “The Electric Kool Aid Acid Test”, de Tom Wolfe.

Llegados a este punto tenemos que preguntarte cómo empezó todo. ¿Por qué Adventurer Daniel?

La verdad es que no tiene un origen demasiado claro. Yo siempre he andado haciendo música. Mi disco duro está lleno de miles de “proyectos”, ideas, fragmentos de canciones que empiezo y nunca acabo, pero de vez en cuando suena la flauta y logro acabar un tema. “Saving Pvt. Daniel” es una de esas ocasiones, y me gustó tanto que decidí continuar por ese camino. Con el nombre ocurrió lo típico de “no encontrarás nada hasta que dejes de buscarlo”. Me estaba devanando los sesos, pero sentía que ninguno me representaba al 100%. En cuanto dejé el asunto un poco apartado, me vino a la cabeza la idea de “Adventurer Daniel” y supe que ese iba a ser el nombre del proyecto.

Por lo que hemos escuchado en The Adventures EP Vol. I debes tocar bien muchos instrumentos en virtud a la riqueza del sonido, ¿qué instrumentos tocas?

Tocar toco “bien” la batería y la guitarra (considero el ukelele un derivado), pero si me das una flauta, un piano o un bajo te puedo hacer un apaño resultón. De hecho creo que teniendo nociones musicales básicas es muy fácil tocar casi cualquier instrumento. También estoy aprendiendo a tocar el saxofón ahora, y me manejo medianamente bien con la mesa de mezclas ( en plan DJ).

¿Y en esta primera entrega cuáles usas en concreto?

Pues principalmente el ukelele y el tin whistle (una flauta, vamos), y ya luego miles de arreglos de sintetizadores, la mayoría tocados “en vivo” con el propio teclado del portátil. Es más, el único micro que he usado para grabar todo ha sido el integrado en el portátil, y no suena del todo mal, ¿eh? Y eso que durante todo el año he tenido acceso gratuito a un estudio de grabación profesional (con una mesa SSL). Pero si hago lo-fi, hago lo-fi.

¿Cuál es la clave para sacar ese sonido único?

Pienso que la clave de mis temas es la cantidad de efectos y arreglos que se van sucediendo y cambiando a lo largo de la canción, y eso es algo difícil de imitar en un directo. De hecho, si escondo mi voz tras esa muralla de distorsiones, ecos y reverbs es porque realmente no me gusta cómo suena mi voz “en seco”.

Una de las primeras cosas que sorprende cuando uno escucha Adventurer Daniel es el estilo, resulta muy complicado etiquetarlo en alguno existente ¿en qué estilos encajarías tú tu música?

Sinceramente, no lo sé. Y es algo de lo que me enorgullezco, la verdad. Para mí lo máximo a lo que puede aspirar un músico es a crear algo que, aunque se asemeje a ciertas cosas, sea totalmente nuevo y único. Intento ponerle etiquetas, he usado los términos lo-fi, psychedelic, tropical, future, dance, incluso pop, pero la verdad es que ninguno se amolda perfectamente a lo que representan los temas en sí. Además, creo que cada canción, a pesar de sonar homogéneas entre ellas, tienen un carácter totalmente distinto.

¿Qué proceso creativo sigues a la hora de componer? ¿En qué momentos has estado más creativo?

Lo primero que solía escribir eran las letras. Cogí la costumbre de ir por la calle con post-its en el bolsillo, y cuando se me ocurría algo lo escribía allí. Luego ya en mi casa, me ponía con cualquier instrumento, sacaba una melodía básica y a partir de ahí grababa la voz encima e iba agregando más detalles y variaciones. En general las canciones iban surgiendo sobre la marcha, cuando sentía que no me salía nada, simplemente lo dejaba y me iba a hacer otra cosa, no forzaba nada. Como ya he dicho, la mayoría de letras las he escrito mientras estaba fuera de casa, simplemente echarse a andar sin rumbo y ya está. Muchas frases son sucesos simples que ocurren a mi alrededor, como puede ser un semáforo en rojo, que alguien me mire demasiado fijamente, el sonido de un coche…. Solo que pasados a través de un “filtro mental” que los adecua a una idea principal y los transforma en algo más estético.

¿En qué momento del día encajarías tu música?

Me gustaría que todos los que escuchasen mis canciones lo hicieran mientras hacen algo especial y las asocien a ese tipo de momentos.

Eres un chico muy joven, ¿qué hay detrás de Adventurer Daniel? ¿Qué experiencias tienes en el mundo de la música? ¿Has estudiado o te has formado en algo relacionado con la música?

Menos de la que me gustaría. He dado algunos conciertos, lo típico de tocar con y para amigos, pero nada importante, realmente.
Como dije antes, este año terminé el primer curso (de dos) de una Ingeniería de Sonido. Aunque sean sólo dos años, se trata realmente de una carrera universitaria, con todos los beneficios que eso implica. Aparte de lo académico, tomé clases de guitarra durante un tiempo, y bueno, también son dignas de mención las miles de horas de aprendizaje autodidacta; para mí la forma más satisfactoria de aprender sobre algo.

Cambiemos de tercio, vamos a meternos en el ámbito de lo económico y social, además de en el musical ¿qué opinas de la escena musical nacional e internacional?

Pienso que tanto esta década como la pasada han resultado ser totalmente nulas en cuanto a escena musical. Quiero decir, actualmente hay miles de grupos y artistas excelentes, pero dentro de 30 años, ¿cuál diremos que fue la música de los ’00 y de los ’10? En mi opinión, la sociedad en general, y la música en concreto necesita una “vuelta de tuerca”, una especie de revolución. Quizá este comentario suene a utopía, pero puede que pensar así sea el verdadero error. Las revoluciones siempre son utópicas hasta que a una persona se le ocurre dar el primer paso.

¿Qué opinas del crowdfunding? ¿Te animarías a hacer uno?

La verdad es que nunca me lo había planteado. Supongo que tengo opiniones opuestas respecto a este tipo de plataforma.

Por un lado, cierra mucho más el “círculo” musical; los fans le pagan directamente al artista para que este pueda sacar la música que esos fans quieren escuchar, y creo que esto es bastante bueno, sobre todo con la de sanguijuelas que han existido siempre dentro del negocio musical.

Por otro lado, al depender únicamente de tus seguidores, en cuanto te salgas un poco de tu línea, hagas algo que tus fans no aprueben, tardes más de la cuenta en sacar material… Se te va a acabar el chollo y tus propios fans van a ser tus verdugos.

En mi caso concreto, no sé si me lanzaría al mundo del crowdfunding, más que nada porque opino que hay que contar con algún tipo de fama previa y una “fanbase” mínimamente consistente para que te sirva de algo, y yo (por ahora, y espero que por poco tiempo) no tengo ninguna de las dos.

¿Hasta dónde te gustaría llegar en el mundo de la música? ¿Tienes alguna meta?

Pues para qué mentir, me encantaría llegar a ser hiperfamoso y que mi música me permitiera (o me ayudara bastante) vivir (rodeado de lujos). En realidad, me da cierto respeto meterme en el mundo de la música. Todo ha sido muy repentino, y es sabido que este es un mundo muy complicado e inestable. Pero para algo soy Adventurer Daniel, ¿no?

¿Con quién te gustaría compartir escenario en caso de poder elegir?

Me encantaría tener una máquina del tiempo para viajar al ’69 para tocar mi música en el Woodstock, y dejar a cientos de miles de jóvenes hippies cogiendo moscas.

Ahora en serio, lo he estado pensando y no lo tengo muy claro. Con quien sea, en realidad. Con cualquier artista al que admire, más que nada para verlos a ellos en directo y tener la mínima posibilidad de conocerlos.

Recomiéndame un libro, una serie y una película.

Hay muchos libros en mi ranking de favoritos, pero voy a intentar ser breve:

“Cosas que hacen bum” de Kiko Amat, porque mientras más páginas leía, más identificado me sentía con el protagonista, y “Ponche de ácido lisérgico”, de Tom Wolfe, porque mientras más páginas leía, más identificado quería sentirme con los protagonistas

En cuanto a las series, me encantan las series británicas de jóvenes perdedores (otra vez por eso de sentirme identificado) (risas)(lágrimas) para cuando quiero simplemente pasar el rato. Pero si tengo ganas de algo más “serio”, recomendaría Lain. Desde que me la recomendó un amigo y la vi, no he podido dejar de pensar en ella. A pesar de ser un anime, es bastante densa y adulta, y cuenta con una ambientación perfectamente cuidada, que te sumerge totalmente (aunque a veces no te enteres ni de media cosa)

De cine no te puedo hablar mucho porque aunque veo cientos de películas, normalmente no me suelo acordar de los nombres, y muchas veces ni de la trama. Simplemente disfruto viéndolas, pero luego la mayoría se borran de mi mente casi instantáneamente, cosa que no me pasa con los libros o las series, por ejemplo. Solo diré que me gustan las comedias románticas y las películas que no tienen ni pies ni cabeza pero te hacen creer que si. Aunque realmente me engancho a cualquier película que me pongas, cualquiera, de verdad.

¿Qué te gustaría que te preguntasen en una entrevista?

Probablemente esta sea la pregunta más fácil de las que me has hecho pero me he quedado totalmente en blanco. Perdón por el retraso.

Más publicaciones de José Domínguez

The Beach Boys reeditan Pet Sounds

The Beach Boys van a reeditar uno de sus álbumes más emblemáticos,...
Leer más