The Divine Comedy: treinta años y una pantalla

The Divine Comedy, la banda norirlandesa capitaneada por un incansable Neil Hannon está de celebración, treinta años que se iban a culminar por todo lo alto con cinco noches en Londres y cinco noches en París interpretando su discografía al completo, dos discos por noche.
Divine Comedy Barbican
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

Este, como todos los planes del año se vieron aplazados, pero treinta años no se cumplen todos los días, y The Divine Comedy decidieron celebrarlo con un concierto de aforo reducido en el Barbican Centre londinense, también retransmitido por streaming para quien quisiese unirse a la celebración.

Los conciertos por streaming (más allá de los directos que plagaron Instagram durante el encierro) son uno de los ingredientes de esta nueva normalidad, donde las bandas tratan de llegar a más gente a pesar de ver sus aforos reducidos, con una entrada virtual a precio reducido para disfrutar el evento desde casa. A favor están el precio de la cerveza, la higiene de los baños o saber que no te tocará ningún pesado al lado, aunque la sensación esté lógicamente lejos de ser óptima.

El concierto comenzó a la hora prevista tras un breve anuncio de Neil Hannon anunciando el evento y disculpando el imprevisto aplazamiento de una fecha tan especial, para dar paso a la entrada de la banda al escenario. Sobria y elegante puesta en escena, desde la baja iluminación, a la instrumentación formada por piano, acordeón, contrabajo, batería, guitarra y alguna que otra copa de vino tinto. La banda no se queda atrás, trajes oscuros a excepción del maestro de ceremonia con traje crema y pañuelo.

Abrieron los acordes iniciales de "Absent friends", y dejó de importar a comodidad de un sofá o rodeado de gente. La banda sigue sonando como si no hubiesen parado de ensayar ni un solo día, y la voz de Neil Hannon nos invita a brindar por esos amigos ausentes antes de anunciar que este será «el primer concierto de nuestra nueva gira», pero «también el último, claro», y dar paso al único tema interpretado de su último disco, Office Politics (2019), "Norman and Norma". Es una noche para repasar toda una carrera y revisitar viejos clásicos que no dejaron de sucederse, como "National Express" o "Something for the weekend", antes de caer en la inoportuna pregunta, en tono sarcástico «bueno, y... ¿vosotros cómo habéis estado?» y dedicar su siguiente tema a todos los trabajadores de la industria musical. Cabe destacar que el gobierno británico ha invitado recientemente a sus artistas a buscar otro empleo, dadas las circunstancias. Lo cuál no ha sentado muy bien a éstos.

La canción elegida para reanudar la marcha fue "Songs of love", acompañada de "Your daddy's car", antes de dedicar su siguiente tema a «esos pobres estudiantes, que se deben sentir tan... atascados», "To die a virgin". Si algo ha demostrado The Divine Comedy a lo largo de las últimas tres décadas, además de un peculiar sentido del humor o un amplio repertorio, es que no se equivocaban al no seguir las normas o las modas del momento. Esto hace que sus discos envejezcan de una manera distinta al resto de bandas de su generación. Y por momentos parece que incluso a su principal artífice le cuesta creer el tiempo que ha pasado desde alguno de sus temas, ya que suelta un «esta es una de nuestras antiguas canciones. Aunque... vaya... ahora son todas realmente antiguas». Suenan al piano los primeros acordes de "Becoming more like Alfie" para guiarnos a una retocada versión de "To the rescue". De no ser por los continuos comentarios de Neil Hannon bromeando sobre su bajo estado de forma y sus pizzas y gin tonics durante el encierro, parecería que la gira no ha parado en ningún momento.

Afrontando la recta final del concierto, "A lady of certain age" y una inusual en sus repertorios, "Charm life", en su día dedicada a su hija recién nacida, y que ahora está a punto de empezar la universidad. El concierto, previsto para cerrar con "Tonight we fly", se encontró con un improvisado bis «esta es realmente nuestra última canción, básicamente porque no hemos ensayado ninguna otra. Estaba en el repertorio y me la salté sin querer». Una inusual presentación para "Our mutual friend", uno de los temas más teatrales de la banda, que finaliza la experiencia con Neil Hannon tumbado sobre el escenario, despidiendo así su cumpleaños y el inicio y fin de su gira más inusual.

Yo, desde casa, cierro sesión, y no me veo tentado a comprar otra camiseta de la gira en el puesto a la salida. Sin duda, una experiencia particular, aunque no puedo evitar mirar de reojo las entradas para el concierto aplazado e incluso echar de menos las horas para conseguir primera fila.

Fotos: Mark Allan/Barbican

Sigue leyendo

Editado por Fearless Records

Publicado el 23 de octubre de 2020

9/10

Editado por Sonic Cathedral

Publicado el 9 de octubre de 2020

8/10

Editado por New West

Publicado el 2 de octubre de 2020

7.5/10

Editado por Partisan Records

Publicado el 25 de septiembre de 2020

7/10