Sidonie declaran su amor al pop en el Ochoymedio

Sidonie asaltaban la madrileña sala Ochoymedio durante dos noches consecutivas, 15 y 16 de diciembre, con todo el papel vendido desde hacía meses. Nadie se quería perder la presentación de El Peor Grupo Del Mundo (2016), un disco en el que Sidonie reivindican el pop que les llevó a la fama.

Grandes hits del pop nacional nos daban la bienvenida a un Ochoymedio a reventar, pero fue con Beck y su “Loser” cuando El Peor Grupo Del Mundo apareció sobre el escenario. Toda una declaración de intenciones en perfecta sintonía con su último trabajo, y es que Sidonie se ríen de su pasado, de aquellos primeros conciertos y se reconcilian con ellos mismos en su nuevo disco.

Sidonie llevan veinte años sobre las tablas y como tal han evolucionado y nosotros con ellos. Fascinado (2005) te conquistó como ese amor adolescente, con besos rápidos en el portal. La relación se consolidó con Costa Azul (2007) y con el lanzamiento de El Incendio (2009) te atreviste a presentárselo a tus padres. Pero la crisis llegó con El Fluido García (2011), te dijo que quería experimentar y la cosa cambió. Todas las parejas necesitan darse un tiempo y apareció Sierra y Canadá (2014), os cruzasteis por la calle y sentiste cosas, unas sonrisas tímidas, pero nada serio. Entonces llegó El Peor Grupo Del Mundo (2016) y volviste a caer, más maduros y con más ganas que nunca.

Sidonie declaran su amor incondicional al pop con El Peor Grupo Del Mundo (2016), es un disco que habla de música y de lo que esta te hace sentir. Con los primeros acordes de “Os queremos” nos llevan al 93, a aquellos discos que te marcan para siempre y nos muestran a unos Sidonie en pleno fenómeno fan, como todos aquellos que se arremolinan a los pies del escenario y alzan las manos cuando Jess se contonea. Rápidamente el trío catalán nos invitaron a recorrer su discografía, “Nuestro baile del viernes”, “Costa Azul” y los sintetizadores de “Sierra y Canadá” sonaron sin tregua.

Los nuevos temas de El Peor Grupo Del Mundo (2016) se combinan con los clásicos alcanzando una perfecta comunión. El pop sin más pretensiones que hacernos bailar y cantar, pasarlo bien. Se les ve cómodos sobre el escenario, comparten risas y miradas llenas de complicidad, es lo que tiene haber pasado media vida haciendo música y seguir disfrutando de ello.

Con “Por ti” Marc Ros se cuelga la guitarra acústica y el resto de dandys del extrarradio desaparecen de escena, el Ochoymedio se convierte en un karaoke y Madrid se vuelve una auténtica playa. La reivindicación del pop continua con guiños a Bob Dylan y sus carteles del “Don”t Look Back” en “No sé dibujar un perro”, para después cantar su propia historia, la de “El Peor Grupo del Mundo”.

El punto de inflexión llegó con altas dosis de psicodelia, luces verdes nos daban la bienvenida a “El bosque”, el único corte que sonó de su Fluído García (2011) y en el que Sidonie se entregaron a fondo con exacerbados solos de guitarra.

Comenzaba la recta final y los catalanes prometían hacerlo por todo lo alto, “Carreteras infinitas” fue el single de presentación de este nuevo disco y está llamado a convertirse (si es que no lo ha hecho ya) en todo un hit, no hace falta que toquen Lori Meyers para acabar bailando como locos entre pompas de jabón.

Sidonie

El talón cayó, pero Sidonie no tardaron en subir de nuevo a las tablas; cervezas en mano y con sus camisetas customizables; demostrando que ellos son el peor cantante, batería y bajista del mundo. Marc, a hombros del tour manager, recorrió toda la pista al son de “Un día de mierda” mientras los fans se aupaban para compartir micrófono y besos. Con “El incendio” y “Estáis aquí” sonó la traca final, con explosión de confeti incluida, de un concierto en el que no paramos de contagiarnos de su rabia pop.

Mucha pose y poca voz, ganas de comerse el mundo a los 40 años y más juerga en el cuerpo que cuando eran unos chavales. Sidonie no van a parar de hacernos bailar y cantar.

Puedes ver más fotos de concierto de Sidonie en el Ochoymedio aquí.

También te pueden gustar:

Deja un comentario