Tex Perkins y su The Ape no decepcionaron
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Que Tex Perkins es un dios de la orden aussie-rock es un dogma que sólo a pocos les llegaron la pasada noche en la capital. Concentrados los más acérrimos en una sala que siguió el cartel pese a las adversidades, las charlas entre los parroquianos giraban en torno a lo prolífico que es el líder de la banda a la que habían ido a adorar.

Tex, ataviado cual adolescente en cuerpo de juerguista con galones, salió a su hora, decidido, sin tapujos, estrechando la mano a los cincuenta y pocos que estábamos allí expectantes. El ambiente se había reducido de familiar a hogareño. Llanos  y sin ceremonias, comenzaron con “All the same”, “Crawl Back” y “Don’t Need Nuthin”.

Ya no había vuelta atrás, Raúl había desatado a la bestia blanca que portaba, y todo apuntaba a que la noche daría rienda suelta al valor de su destreza. Siguieron con “All of Us”, “Man on a Mission”, “Sno Fun”, “Gonna Make you Love Me”, “Monkey in the kitchen”, “Farewell to Jain” y “Can’t feel a thing”. A estas alturas el resto de la banda estaba tan engrasada que cada movimiento de Tex está siempre acompasado por las baquetas de Gus Agars, y el bajo de Pat Bourke. Con esa base rítmica cementando la libertad, entiendo que un guitarrista está llamado al gozo, disfrute y entrega al espectáculo. Y eso hicieron Tex y Raúl dándole rienda suelta a los efectos: feedbacks, acoples, buzz, eco, gains…etc. etc.

Llegó el momento del fin. El álbum que habían venido a presentar estaba finiquitado. Bajaron a mezclarse con su público, y Tex empezó a pedirse bises como si fuera su mayor fan. En su vuelta le dieron a las versiones: “I can only give you everything” de Them, el clásico “Blue Moon” de The Mercels a dos micros, con efectos de eco, e iluminado únicamente de azul (que puestos la prefiero a la roja infernal que todo lo empasta y de la que tanto les gusta abusar a las salas ); tema que aburrió al vocalista, y empezó a jugar a las palabras encadenadas con Gus y Raúl. Y para terminar “Real Cool Time” de los Stooges.

Todo un espectáculo de disfrute y talento de The Ape que aún no ha conseguido hacer mucho ruido, al menos por esta ciudad. Una pena.

Texto y fotografías: Carlos Melchor

The Ape

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

ElUkelele

Redacción de El Ukelele
Cerrar menú