Bisagra llega a Madrid

Según la Real Academia Española, el término bisagra se define como un herraje de dos piezas unidas que, con un eje común y sujetas una a un sostén fijo y otra a la puerta o tapa, permiten el giro de estas. Aunque no lo parezca, esta definición es oficial.

En cualquier caso, se trata de un elemento que facilita la acción a otro inmóvil. Un truco de magia. La pieza (casi) inapreciable del reloj de cuco que consigue que puntualmente el pájaro avise de la hora. Eso es Bisagra. El nexo. La razón de ser de sus vecinos.

El pasado jueves 22 la céntrica sala Costello acogió, como viene siendo habitual, un nuevo concierto enmarcado dentro de las sesiones Pop&Dance Small. En este caso, se trataba de Bisagra, cuarteto de pop-rock que llegaba de más allá de las Alpujarras, de Granada. En primer lugar, hay que decir que el concierto estaba programado para las 21:30 o, al menos, así se indicaba en la web de la sala Costello. Sin embargo, la hora de inicio fueron las 22.30. Desconocemos a que se debió, pero una podría haber cenado previamente. El humor como fuente de energía. También, en otro orden de acontecimientos, hay que tener en cuenta que pese a ser una banda externa (suena a La Comarca, pero entendéis de lo que hablo), el aforo era más que respetable. Los bajos de la Costello se encontraban a mitad de espectadores pendientes de que se diera el disparo de partida. Mucho me habían hablado de ellos. Que si Jordán es un personaje mítico de la escena granadina musical. Que “Si se ve que hay calidad” es un decálogo de sus frases célebres. Que si Ruido Rosa. Que si Pub Peatón. Que si innovan en la oferta que Granada suele exportar. Y, después de una hora de concierto puedo confirmar todas y cada una de estas afirmaciones. Teniendo como compañeras de barra a cuatro personajes un tanto achispados y bailongos, disfrute de un concierto con fundamentos de la escena de los noventa/dos mil tanto española como británica con una voz cantante marcada por la potencia de su batería y de su acompañamiento (igual de espléndido). Los temas, pertenecientes a sus dos discos publicados, su primer EP homónimo y su larga duración La Travesía (publicado en el pasado año), se mueven entre el español y el inglés y las letras costumbristas que destacan por su hiperrealismo. En el directo es bien visible su compenetración y desprenden una luz que hace que quieras abrazarles. Temas como “Arena de Playa”, “Overseas” o “Tatuaje” son sólo algunos ejemplos. Como colofón, los bises pedidos por el publico y la contestación de Bisagra: os agradecemos este interés, pero es que no tenemos más temas. Grandes.

También te pueden gustar:

Deja un comentario