Bart Davenport seduce en el Café & Pop Torgal

Bart Davenport seduce en el Café & Pop Torgal
Bart Davenport seduce en el Café & Pop Torgal
Puntúa este artículo

El californiano Bart Davenport (Oakland) se dejó caer el sábado 29 de noviembre por Ourense -ciudad que no había visitado antes, según reconoció él mismo, pese a haber estado varias veces en Galicia-.

La parada del estadounidense se enmarca dentro de un total de nueve conciertos que está realizando por España bajo el nombre Acoustic Winter Tour, cuya última fecha es hoy en Ibiza, y el 6 de diciembre se reencontrará con los miembros del primer grupo del que formó parte -The Loved Ones- en el Purple Weekend de León. Como el propio nombre de la gira indica, se trató de un concierto acústico que gustó a seguidores y desconocedores del cantante. Y digo desconocedores porque, en ocasiones, los que se dejan caer por el Torgal lo hacen a ciegas, con nocturnidad y alevosía, sabiendo que la propuesta que tienen en cartel nunca defrauda. Y Davenport no iba a ser menos.

Con su característico estilo sesentero, que recuerda a grupos como Bread y los Beatles, y letras escritas desde el amor (o desamor) y el humor hizo disfrutar a los asistentes. Sonaron temas como “Jon Jon” o “When my dream” de Palaces (Antenna Farm Records, 2008) en los que se aprecia una clara influencia de su época de rock de garaje y del blues. De Maroon Cocoon (del mismo sello discográfico pero del año 2005) interpretó “Want Some”, “Following a Red Balloon”, más que perfecta para tocar en formato unplugged cuando tu único acompañante es una guitarra, y “Clara”, esta última con tremenda dulzura y la voz puesta tan a punto que la sensación era la de estar escuchándolo en el mismo estudio de grabación.

La pegadiza “Pamela” de su último trabajo –Physical World (Lovemonk, 2014)- cargada de rythm and blues invitaba a moverse, eso sí: con contención. Lo mismo pasó con “Dust in the Circuits” que los asistentes marcaban con los pies y las manos de forma moderada, porque en el Torgal los conciertos cuentan siempre con un público respetuoso que no abre la boca más que cuando el artista incita a ello o interactúa. De este último disco también sonaron “Girl Gotta Way” y “Fuck Fame”, en la que Bart Davenport hace toda una declaración de intenciones y cuyo videoclip está cargado de ironía.

Volvió a su disco de hace once años, Game Preserve (Antenna Farm Records), en varios momentos de la velada. “Summer in Her Head”, “The Saviors” y “When You”re Sad” fueron las seleccionadas por él mismo para representar el soft rock de finales de los 70 que tanto le gusta. Y también tuvo tiempo para peticiones populares. Fue así como se subieron al escenario “My Broher Woody” y “Everyone’s in Love with You”, con la que sedujo a todo el mundo. Y para los que siguen amando los 80 y la influencia que dejaron en músicos actuales también tuvo Davenport un regalo: “Cheap Words”, una canción que penetra por los sentidos y se queda en la cabeza durante varios días.

No se corta a la hora de demostrar que sabe tocar la guitarra y mover las caderas como el mismísimo Elvis. Lleva escrito en la frente sus influencias a la hora de componer y escucharlo de forma tan cercana hace pensar que a los géneros que mezcla les queda un largo camino por recorrer. Esperemos que ese camino siga teniendo paradas en España.

Cerrar menú