Balago en directo en el emac. de Burriana: algo más que música
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El trío barcelonés estuvo el pasado viernes 3 de febrero en el emac. de Burriana, donde interpretaron su último trabajo, Darder, de 2013, en una bacanal de emociones y atmósferas apoyadas por unas proyecciones visuales que ayudaron a dar forma a la puesta en escena.

Vamos a dejarlo claro desde el principio: Balago no son un grupo de música. Balago son un vector puro de emociones y sensaciones de toda índole.

Se trata de un proyecto ambicioso y experimental desde sus inicios, cuando, allá por 1998, David Crespo (el único miembro que ha estado presente durante toda la trayectoria del grupo) decidió embarcarse en esta aventura que ha acabado dando como fruto una de las propuestas más interesantes del panorama experimental español.

Con el ambient y el drone como pilares fundamentales sobre los que se construyen los castillos de atmósferas de las canciones de Balago, los tres barceloneses consiguen transmitir una cantidad de sensaciones que cuesta de creer, teniendo en cuenta que estamos hablando de una música puramente instrumental, donde las palabras no tienen cabida, y jamás podrían tenerla. Porque cuando se dicen tantas cosas sin usar palabras, estas se convierten más en un lastre que en cualquier otra cosa.

Tras varias fluctuaciones, la formación actual está compuesta, a parte de David, por su hermano Roger Crespo Guim Serradesanferm, el cual se ha encargado, además, de la masterización de los dos últimos trabajos de Balago: Extractes d”un diari (Foehn Records, 2010) y el ya mencionado Darder (Foehn Records, 2013).

Fue este último trabajo el que vinieron a presentar a Burriana, como parte de la ambiciosa propuesta artística bajo el nombre de emac. (espais de música i art contemporani), cuya segunda edición tiene lugar en el CMC La Mercè de Burriana. Este festival de arte y cultura es de acceso totalmente gratuito, y en él podemos encontrar no solo actuaciones de grupos tan interesantes como Balago, sino también los trabajos de infinidad de artistas modernos, expuestos en una galería que rodea el escenario del anfiteatro donde Balago hicieron lo suyo.

El escenario, sencillo y minimalista (casi como la propia música de Balago), contaba únicamente con los dos sintetizadores, secuenciador, caja de ritmos y un misterioso aparatito que resultó ser un simple metrónomo (algo que no descubrí hasta que no me acerqué a preguntarles, lleno de curiosidad, al finalizar su actuación). Justo detrás de los tres miembros había una pantalla donde se proyectaron, durante los 60 minutos de su actuación, imágenes de insectos intercaladas entre otras de paisajes y otros elementos de la naturaleza, siempre con cierto carácter sombrío.

Además, al inicio de la proyección (y, por tanto, del concierto), se pudo leer una cita del filósofo alemán Schopenhauer:

Human existence must be some kind of mistake.

En definitiva, no fuimos muchos los que decidimos asistir a aquella cita con Balago (aunque el anfiteatro acabó llenándose cada vez más), pero estoy seguro de que todos y cada uno de los que sí decidimos ir, recordaremos con ternura aquel emotivo despliegue de sensaciones que nos regalaron (literalmente, porque, como decía, la entrada era gratuita) los barceloneses.

Antes de acabar, os recordamos que Balago están trabajando en un nuevo álbum, que ya tiene título: El Demà, y que espera ver la luz antes de que acabe este 2017. En El Ukelele lo esperamos con muchas ganas, y más aún después de lo que hicieron el viernes en el emac.

Men are the devils of the earth, and the animals are its tormented souls.

The inexpressible depth of music, so easy to understand and yet so inexplicable, is due to the fact that it reproduces all the emotions of our innermost being, but entirely without reality and remote from its pain… Music expresses only the quintessence of life and its events, never these themselves.

A man can be himself only so long as he is alone, and if he does not love solitude, he will not love freedom, for it is only when he is alone that he is really free.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Carles

Valenciano. Estudiante a media jornada, músico 24/7.
Cerrar menú