Airbag trae el verano a La Riviera
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Los malagueños de Airbag llegaron a Madrid para conquistar La Riviera el pasado 10 de mayo en la presentación de su último trabajo, Cementerio Indie, de la mano del sello independiente Sonido Muchacho.

El pasado fin de semana Estepona fue trending topic, y pasaron dos cosas: por un lado, el archiconocido tobogán urbano más grande de Europa, que solo duró unas horas entre su inauguración y su cierre por las heridas de los que se animaron a probarlo; por otro, Airbag, el grupo local, arrasaba en su incursión a La Riviera de Madrid tras su paso previo por Andalucía.

Para una noche tan especial contaron con Axolotes Mexicanos como ilustres teloneros, arrancando a un público predispuesto al buen ambiente. Un público que abarcaba dos generaciones y media fácilmente, y en el que se repetía una preocupante pregunta «Pero, en una sala tan grande, ¿cómo va a subir la gente al escenario?». Spoiler, algunos iluminados dieron con la forma.

Tras un concierto en el que Axolotes Mexicanos sudaron y dieron casi todo lo que tenían, olvidándose de los nervios y preparados para disfrutar del Cementerio Indie de Airbag, salieron los malagueños por todo lo alto con uno de los primeros singles del último LP, “Eleven y Mike” que ya suena a clásico, tal y como nos avisaron en nuestra reciente entrevista. Coreada por una sala a rebosar, ya apuntaba a una noche memorable, y se corroboró con “22” y “En los brazos de la Agente Internacional” antes de dar paso a algunos temas de este último trabajo perfectamente mimetizados.

Éste Cementerio Indie ya se ha posicionado como uno de los discos favoritos de crítica y público, y cuando temas como “Memoriax 500”, “Koi No Yokan” o “El centro del mundo” suenan, se entiende el por qué. Airbag no ha perdido su espíritu, ha hecho el disco que le ha apetecido y ha conseguido un álbum sobresaliente tanto en el estudio como en el directo.

Le sigue un tema de su disco debut, los acordes más Ramones para “Marta no es una punk”, que empalman con “Un día de furia” y “R Tape loading”, encajando a la perfección y chocando con una nueva referencia musical de su anterior disco, “Matar a Bill”.

Llegó una de las grandes sorpresas de la noche, la canción dedicada a los malagueños en la sala, la aplaudida “La fuga de Logan”, que coincide con algo similar al avistamiento de un ovni, la presencia de una guitarra acústica en el escenario. El avistamiento fue breve, ya que le siguieron “Ladrones de cuerpos”, “Territorio Dagger” y “Big Aquarium” en un ramalazo de nostalgia, antes de “El puente de los alemanes” y “Metal”.

A estas alturas gran parte del público ya se las había ingeniado para subir a la valla de seguridad y poder surfear entre el público de Madrid ante los intentos frustrados por parte del personal de seguridad de evitarlo y la sonrisa del que lo disfruta en silencio del trío del escenario.

La última tanda de canciones antes de los bises empezó con un emotivo homenaje al recientemente retirado locutor Juan de Pablos, que se emocionó y bailó a partes iguales “Marcas en la hierba” para volver al lateral del escenario y disfrutar de los restos junto a los miembros de Axolotes, asistentes de honor a “Phantasma”, “La cueva”, “Spoiler” y “Cómics y pósters”.

Llegó el turno de los bises, donde Adolfo prometía intentar sorprender, y la cosa no iba desencaminada.

Suenan los inconfundibles primeros compases de “Enter Sandman” de Metallica, que recientemente pasaron por Madrid y versionaron “Brutus”, de Los Nikis. Salta al escenario James Hetfield con su Flying V. En realidad, se trata de Joaquín, cantante de Los Nikis, «devolviendo el favor» a Metallica con peluca rubia y tatuajes falsos, dejando a todos boquiabiertos.

Al contundente paso de Joaquín, le sigue la colaboración de Olaya, cantante de Axolotes Mexicanos para cantar “Trailer” con la pertinente invasión de campo, primero de su hermano Juan (batería del grupo) y luego del resto de componentes.

Los últimos compases del concierto pasan por “Elena”, “Ahí viene la decepción” y “La ola perfecta”, tres himnos de la banda que aguantaron la invasión del escenario por parte del público ante la desesperación de la seguridad.

Una vez más, el concierto de Airbag fue una auténtica fiesta donde reinó el buen rollo, y, a contrario del tobogán de su misma ciudad, no hubo heridos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Cerrar menú