Con B de Bélgica

dEUS en Lotto Arena. Amberes, 10/02/2017

En Bélgica hay muchos grupos y de calidad. En este país hay una originalidad, una manera diferente de hacer música. Abundan los locales donde tocar y donde ir a conciertos, y sus festivales están entre los mejores del mundo. Y con el aliciente  de que en todos ellos hay buena cerveza. Qué mas se puede pedir.


Una de las cosas buenas que hay en Europa es el programa Erasmus de intercambio de estudiantes. Yo nunca llegué a beneficiarme de él: cuando estaba en la universidad estaba demasiado solicitado. Sí me hice amiga de muchos estudiantes europeos que acudieron a estudiar a Barcelona, algunos holandeses. A través de ellos descubrí a dEUS, un grupo de Amberes que empezaba a ser popular entonces en su país. Me vine de un viaje a Amsterdam con su primer CD Worst Case Scenario en la mochila. Conecté de manera brutal con su música, fue mi disco de cabecera largo tiempo a pesar de (o gracias a) una cierta excentricidad de su música. Más tarde no paré hasta que encontré el segundo In a Bar, under the Sea en esa estupenda tienda de discos barcelonesa que todavía sigue siendo Disco 100. Otros tiempos, sin streaming ni YouTube.

Me debió de quedar algo de nostalgia por el intercambio Erasmus nunca realizado, así que en un momento de mi vida en que se imponía un cambio de aires y de trabajo me vine a trabajar Luxemburgo, donde vivo desde hace años. Y lo que tiene vivir aquí es que Bélgica está justo al lado. Después de varios años de perderles la pista he podido por fin ver a mi grupo belga favorito en directo, y varias veces. La última este pasado fin de semana en Amberes en un Lotto Arena lleno hasta los topes. Un lujazo.

dEUS @Lotto Arena, Amberes 10/02/2017

Ya viviendo aquí he tenido siempre un interés por los grupos belgas, por seguir lo que se cuece en el país de al lado. No sé si se podría hablar del sonido belga, yo creo que no del todo. En todo caso ellos se empeñan en hacer diferencias entre Flandes y Valonia aunque para mí en el tema de música hay más puntos en común que diferencias. Para empezar la mayoría cantan en inglés lo que elimina el espinoso tema del idioma. También hay una cierta melancolía en sus composiciones. Es posible que  influenciada por la falta de luz solar del clima lluvioso y frío que es habitual por aquí.

Tom Barman

dEUS hicieron una pequeña pausa tras los dos primeros, llegaron a renovarse como grupo y han seguido sacando discos de calidad durante años. Su influencia en muchos de estos grupos se puede palpar, si no están ya directamente relacionados. En Bélgica muchos músicos pertenecen a varias formaciones.

Mauro Pawlowski

Pero dejemos a dEUS aparte por un momento.

Hablemos pues de mis otros favoritos belgas. Empecemos por el grupo Zita Swoon o los veteranos Triggerfinger, quien no dejan a nadie indiferente con su directo, a destacar su tremenda versión de I Follow Rivers’ de Lykke Li o su otro temazo By Absence Of the Sun. De Lieja también, pero jóvenes y energéticos noise son los It It Anita, representando el desparpajo y la rabia de la Bélgica menos glamurosa. Aunque también de esa ciudad proviene la elegancia folk de Dan San, músicos excelentes todos ellos.

It It Anita, Botanique. Bruselas, 9/02/2017

De Flandes nos viene Selah Sue, op para el gran público pero de buena calidad y con un sello personal, además de que la chica es capaz de encandilar la sala con su voz y una guitarra.

Selah Sue, en el Rockhal.

También de allí son Balthazar, cada vez más conocidos en Europa gracias a diversos festivales. Hacen un pop independiente con bastante carácter y tienen buena presencia en el escenario. Uno de ellos es también lider de Warhaus.

Balthazar

De Bruselas son Ghinzu, que llevan ya un tiempo sin sacar disco pero que tiene un par de ellos, Blow y Mirror, Mirror que son excelentes. Ghinzu goza de una base de fans muy fiel, sus conciertos levantan pasiones. Otro de mis favoritos, aunque también llevan un tiempo sin sacar nada nuevo, son Girls in Hawaii. Las melancólicas ‘Not Dead’ o ‘Misses’ de ese estupendo álbum que es Everest todavía me vuelven a la memoria de vez en cuando. BRNS son también de la capital belga, geniales, con su pop-rock experimental fresco y excéntrico.

Más recientemente en mis playlists voy añadiendo canciones de grupos que acabo de descubrir como los sofisticados Yuko, los fantásticos Krankland o la pura delicia instrumental de La Jungle, estos últimos de escucha en bucle. Pero hay tantos grupos más. Intento estar al día con algunos magazines belgas, por ejemplo The Word Magazine, la sección de música es excelente. Pero es difícil seguirles la pista a todos. Afortunadamente de vez en cuando en Luxemburgo algunos locales de conciertos organizan las Belgian Nights, sesiones donde se dan a conocer grupos y solistas de nuestro país vecino. Aun así me quedan tantos deberes por hacer, he escuchado poco pero tengo pendiente explorar grupos como Faces on TV, Oskar and the Wolf, Konoba, Warhaus, Absynthe Minded, Goose y algunos más.

Recordar los grupos que le gustaban a una en su día está muy bien, pero no me interesa estancarme en la nostalgia. Hay que reinventarse, investigar, escuchar cosas nuevas o que desconoces, ir a ver tocar a bandas emergentes, evaluar sonidos diferentes. Es hermoso como gente mucho más joven, de otro país, con otro background cultural y diferentes experiencias vitales a las tuyas puede hacerte conectar con su arte. Es lo que tiene la música: une a la gente.

Os dejo aquí una playlist de mis canciones favoritas de grupos belgas. Espero que alguna de mis favoritas os guste.

Más publicaciones de Blanca Ortiz

Cascades: segundo álbum de Suns of Thyme

Cascades es el segundo álbum de Suns of Thyme, un trabajo que...
Leer más