Amor, skate y buena vibra: Cinema Skatepark

Cinema Skatepark

La productora 900 grados nos cuenta sobre el proyecto Cinema Skatepark inagurado el pasado 9 de abril en el Centro Cultural España.


Entrevista realizada por Zo So Sad.

Tuve el placer de conversar un poco con las chicas de Novecientos Grados  y notar que su proyecto además de mostrar la dualidad de un skate, conjuga distintas ramas encaminadas al arte que además de ser un proyecto es el resultado de las ganas, amor y buena vibra de todos sus involucrados. Podrán visitar la exposición a partir del 9 de abril hasta el 25 de julio.

Esta fue la breve entrevista:

¿Cómo nace Cinema Skatepark?

Lissette: Tuve un acercamiento a la película Peace park de Danny Davis. La verdad no entendía el mundo del skate, ya cuando veo este documental es que empiezo a involucrarme más en el cine de skate. Pensé en hacer algo, entonces, invito a mi mejor amiga, Iza, a hacer una loquera y empezamos a desvariar desde agosto con Novecientos Grados, a gestionar el proyecto. Encontramos las puertas abiertas del Centro Cultural España, propusieron una colaboración y dijimos que sí, nos abrieron las puertas tres meses, juntamos a mucha gente, empezamos a hablar e investigar más.

¿La tablas que se muestran exhibidas fueron hechas específicamente para Cinema Skatepark

Lissette: La curaduría la hizo museo del skate, tienen 320 tablas, queríamos una cronología de cómo fueron avanzando los diseños de estas, desde los años 70 hasta las actuales. También queríamos integrar los grafitis y stickers, porque al final es una escena urbana.

¿Qué dificultades existieron para colocar la rampa?

Lissette: En principio contar con alguien que la quiera armar (la rampa), duró tres días de montaje. En la inauguración va a haber una demo rider, es el único día que no se puede patinar, los demás días la gente puede venir a probarla.

Por último Iza agregó:

La intención es mostrar todo ese arte que existe en las calles y el deporte dentro de centros culturales, para que tenga un poquito más de valor, que su plusvalía suba y la gente que no lo conoce lo conozca, porque hay gente muy culta que va a los museos a ver muchas cosas pero yo creo que con una expo de este tipo no se habían topado.

El trabajo ha sido arduo, difícil, pero bien gratificante. Realmente nosotras no recibimos ninguna paga por esto, fue de corazón, lo hicimos  porque queríamos hacerlo y la neta, está recompensa es súper bonita, fue por amor al arte.

Muchas gracias a Novecientos Grados.

Escrito por
Más publicaciones de Pluma Invitada

Babasónicos en la Carpa Astros, casi fuimos culpables de un amor escandaloso

Babasónicos estaba en la casa, y las palabras del hombre afable se...
Leer más