Carlos Sadness “le puso las pilas” a la Sal Rem

carlos sadness murcia

Llegué 5 minutos antes de que abrieran las puertas de la Sala Rem para el concierto de Carlos Sadness, cuando noté algo raro en la entrada, la cola daba la vuelta a la calle, algo que sorprendió a más de uno.


Una vez dentro del recinto parecía que habíamos viajado en el tiempo, el Low Festival estaba allí presente junto a Ron Matusalem, flyers y paredes envolvían la sala haciéndonos sentir más cercano el verano.

No tenía muchas expectativas del concierto, pero sabía que Sadness nos iba a hacer bailar. Las luces se iluminaban mientras una melena subía al escenario cantando “A las 6 despegara el sputnik…” creando un aura mágica, envolviéndonos a todos los presentes con su música.

Mucho ukelele y mucho ‘Houdini’, pero su pequeño instrumento de cuatro cuerdas no se hizo presente hasta la cuarta canción, y es que Carlos está tan enganchado a Snapchat y a la comida healthy que había olvidado cambiarle las pilas del ikea a su ukelele.

Después de darle las coordenadas al catalán se atrevió a seguir con otra canción lenta, ‘Feria de botánica’. Tras darnos las gracias por estar con él y no viendo GH Vip, se colocó su collar hawaiano y “en una sala de Murcia con una camisa de Bershka” nos fuimos a Honolulú.

La sala se entregaba en cada estribillo, en cada acorde, sintiendo la complicidad de alta tensión. Tras saltos, gritos y bailes un entregado Carlos Sadness se saltó el protocolo transformando la barra del local en un nuevo escenario y desde allí con su voz desnuda le volvió a jurar amor a su ukelele.

El melenas salió por la puerta grande de Murcia metiéndome de nuevo en su bolsillo y descubriendo que a su lado siempre sube la temperatura porque nos transmite su calor.

Escrito por
Más publicaciones de Cristina Cano

Enfrentamiento chileno en “La mar de músicas”

El pasado jueves, el auditorio de El parque torres continuaba con sus...
Leer más