Barcelona se queda a vivir para siempre en el concierto de Jero Romero


Jero Romero dio un concierto inolvidable en la Music Hall de Barcelona el pasado 12 de diciembre. La unión entre el público y el artista perfectamente plena.


Va a ser difícil expresar con palabras todo lo que vivimos el pasado viernes 12 de diciembre en la Sala Music Hall. Jero Romero tiene magia, desprende luz propia y hace que un concierto casi abarrotado de gente se convierta en un concierto privado, donde sólo existes tú y la banda.

Desde los primeros acordes de También el público estuvo conectado al 100%, venían presentando su último disco pero hicieron un repaso bastante amplio (por no decir casi íntegro) de todos los temas de sus dos álbumes Cabeza de León (2011, autoeditado) y La Grieta (2014, autoeditado).

image1

Jero Romero no camina solo, viene escudado por cuatro bestias: Amable Rodríguez (guitarra), Charlie Bautista (teclados, guitarra, coros y percusión), Nacho García (batería) y Alfonso Ferrer (bajo), sin ellos no sería lo mismo. Los cinco crean una armonía incapaz de poderse destruir. Todos son uno. La complicidad que desprenden entre ellos se contagia y es que la relación e interacción entre ellos es tan consistente que lo transmiten al público.

Después de repasar unos temas de su último trabajo arrancan con ‘Los Columpios’, donde toda la sala queda pasmada observando como el quinteto ejecuta la primera parte instrumental de la canción, antes de que Jero comenzara con la letra los asistentes no pudimos reprimirnos y los aplausos empezaron a ensordecer la sala.

Ahora era el turno de empezar con canciones de su anterior álbum, Cabeza de León, ‘Haciendo eses’, ‘Ya te lo decía yo’, entre otras hicieron que el público no dejara de cantar en ningún momento. Con ‘Las Leves’ la sala fue un auténtico karaoke y es que Jero dejó que todos pudiésemos enseñar nuestras dotes musicales, sinceramente unos más que otros. Lo raro es que al salir de la sala no estuviese lloviendo a mares. Los pelos de punta se nos pusieron con ‘Devolverte y Correcto’, canciones que te tocan lo más hondo del corazón. Y cuando ya pensábamos que el momento no podía ser más dramático suena ‘Caer de pie’, pero ¡falsa alarma!, la banda le ha dado otro enfoque a la canción en el que hacen que no te dan ganas de cortarte las venas en ese mismo momento. Desde aquí lo agradezco profundamente, porque hubieses sido todo muy trágico.

El público, respetuosos como nunca, contuvo la respiración unos segundos en el inicio de ‘El brazo’, que dio paso a los bises. Pero en esta ocasión no fue un bis común, no hubo huida ni tampoco el público necesitó pedir “otra, otra…”. Al acabar con ‘El Brazo’ el público arrancó tal ovación que el grupo, con cara de felicidad absoluta incluida, no pudo hacer el amago.

Con la emoción a flor de piel tanto por parte del público como por el quinteto, la magnífica ‘Túmbate’, ‘Desinhibida’ y ‘El as’ fueron los temas encargados de cerrar el concierto.

image2

Un concierto difícil de repetir, donde pocas veces hemos visto (en Barcelona) a un público tan entregado y a una banda que hizo que todos saliésemos con una sonrisa en la cara y que todavía permanece en ella. Días después aún se siguen leyendo elogios y es que no es para menos, Jero Romero y sus chicos consiguieron que nadie quisiera salir de allí, vivir en ese concierto para siempre. No exagero si digo que este está en mi Top 5 de conciertos de mi vida. GRACIAS.

Más publicaciones de Estefanía Calero

#Crónica Festival PortAmérica: donde música y gastronomía se fusionan

El festival PortAmérica ha sido la siguiente parada en mi gran ruta...
Leer más