Barbott, preparados para despegar, ¿y tú?

Barbott

Barbott se definió el pasado 13 de octubre como una gran alternativa para pasar una tarde lluviosa. Olvídate del sofá y ven a pasar una tarde con Barbott.


Barbott ya nos confesó en una entrevista que eran grandes fans del universo Harry Potter. No es de extrañar, ya que Guillem (voz), Adrià (batería), Martí (guitarra), Albert (teclado) y Marc (bajo) y la mayoría del público asistente al evento se mueven entre los veintipocos y han crecido leyendo la mágica saga.

El miércoles 13 de octubre llovía terriblemente en Barcelona. Si ya es difícil circular por Barcelona una tarde sin lluvia, no quieras imaginar cómo se complica cuando caen cuatro gotas. Esa tarde no era poco lo que llovía y casi una hora me costó entrar en la ciudad, para llegar a la sala pequeña del Apolo, La 2, una sala que este año cumple 10, y que ha sido al igual que el colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, un lugar donde se han vivido momentos sorprendentes. ¡Ya me hubiera gustado a mí poder tener una escoba voladora para poder moverme por la ciudad!

Al igual que en el colegio Hogwarts, una escoba puede ser una herramienta de limpieza muggle que sirve para limpiar el suelo. O bien en ese mundo sobrenatural una escoba puede servir para volar siempre que esté encantada y sea de madera. Una escoba, quizá fuera Saeta de Fuego, subió al escenario acompañando a Barbott, la sostuvieron en determinados momentos del concierto e incluso la hicieron volar entre el público que entendió el guiño. Y nos mostró que no existe una setlist única, que cada una es especial, algunas proporcionan sensualidad, otras energía, vitalidad, velocidad… Depende de cada mago elegir la setlist perfecta para el momento que se desea crear.

Barbott en concierto

Para esa tarde lluviosa y tristona, Barbott decidió comenzar lentamente con los temas más suaves y fríos para ir ganando intensidad y energía conforme avanzaba el concierto. Su libro de hechizos fue una elección acertada e hicieron sumergirse al público lentamente en su universo musical. También fueron entrando en calor y adquiriendo seguridad en el escenario a medida que avanzaba el concierto. Tocaron todos los temas de su álbum Curves y algún tema de sus anteriores EPs, como ‘Margarita’.

Conjuros no verbales, creo que esto sería la clave, a Barbott les faltó tan sólo dejarse llevar más por el lenguaje no verbal, disfrutar más de lo que estaba pasando en el escenario, y arrastrar también al público hacia ese deleite. Supongo que esto se consigue con más rodaje, mucha más práctica agitando el micro. No es tan fácil como agitar una barita y decir Avis [con este hechizo aparecen flores en la punta de la varita del mago].

Barbott
Foto tomada al final del concierto, fuente Facebook de Barbott

Espero poder ver esta transformación completa, estoy deseando volver a ver su directo y su evolución en el universo muggle.

Más publicaciones de Olga González

Rock & Read 2ª Edición, crónica de lo emergente

La PAE (Plataforma de Adictos a la Escritura) organizó la segunda edición...
Leer más