Bala Perduda: crónica del tercer asalto


La noche del pasado jueves asistíamos a la tercera cita con el Bala Perduda en La[2] de Apolo. Los tres grupos que se disputaban una plaza para la final eran Molly G., Cheetah Brava y Me and the Coconut.


Las primeras en salir al escenario fueron Molly G., que son Berta (guitarra y voz principal), Bet (bajo y voces) y María (batería y voces). Soltaron una descarga de canciones punk y grunge, presentes en su EP titulado Shame,  que defendieron con gran solidez. Calentaron bien el ambiente, y dejaban el listón bien alto a los dos participantes que quedaban por tocar. Tanto fue así que se alzaron con la victoria y por tanto, con el pase a la final.

Tras la descarga enérgica de Molly G., hacían aparición en escena Cheetah Brava, una suerte de pop electrónico tropical, o al menos así es como se describen ellos mismos. Consiguieron llegar a su público,  y con su público me refiero a amigos y familiares que fueron a apoyarles. Musicalmente no sobresalieron y pocas veces llegaron a afinar, aunque es destacable su seguridad en el escenario.

El encargado de cerrar esta edición del Bala Perduda era el Dj y productor Me & the Coconut. Con una propuesta house y disco en una sesión en la que se le echó en falta algún momento de clímax, y que fue un tanto lineal, pero que aún así nos hizo bailar a todos hasta concluir la media hora estipulada para cada grupo o dj en este caso.

Así concluía la edición más heterogénea del Bala Perduda, y quizá la menos interesante y disputada hasta la fecha, salvando a Molly G.. Aunque las otras dos opciones fueran más flojas, se llevaron la victoria por mérito propio, y por tanto optarán en la final por esa plaza para tocar en el Primavera Sound 2014.

Escrito por
More from Ángel Pallarés

Entrevistando a Triángulo de Amor Bizarro

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsAppNo me voy a extender en la introducción...
Leer más