Bala Perduda: Opatov revolucionan La[2]

10407732_603360859769818_4914258855934713305_n

La segunda semifinal del Bala Perduda fue muy diversa en cuanto a estilos musicales. Los primeros en salir al escenario fueron Lemy River, el proyecto de Ibán Martín (Peachy Joke). Su actuación fue muy correcta, salvo algunas partes en las que no cuadraron bien el ritmo, suponemos que debido a los nervios propios de participar en un concurso. Pese a todo, su propuesta, que bebe del blues, del folk y del pop, es más que interesante y pretende y consigue separarse del resto de grupos de la escena. Les seguiremos la pista.

IMAG1599_BURST002

Llegaba el turno para los segundos participantes de la noche, ERISIAN. Su propuesta era totalmente diferente a lo que habíamos visto hasta ahora en el concurso, contando su primera edición. Más cerca del metal, su música quedó reducida a estruendo por los problemas técnicos en el sonido que padecieron durante todo el concierto. El acople de la guitarra, el sintetizador que no se escuchó en ningún momento… vamos, que no tuvieron mucha suerte.

IMAG1600_BURST002

Y para acabar Opatov. ¿Qué decir de ellos? Salieron al escenario como un auténtico vendaval y revolucionaron al público haciendo bailar a propios y extraños con su rock descarado y desacomplejado llevándose el pase a la final con autoridad.

Con tan sólo dos semifinales se va perfilando una final de infarto con la calidad que se está dejando ver por el escenario de La [2] de Apolo. De momento esperan ya The Zephyr Bones y Opatov.

IMAG1601_BURST002

Escrito por
Más publicaciones de Ángel Pallarés

Analizamos Guidance, lo nuevo de Russian Circles

Guidance es el sexto álbum de Russian Circles. Tres años después de...
Leer más