Nuestros álbumes internacionales favoritos de 2016 hasta la fecha (2/4)


Hemos superado ya el ecuador de este año 2016, en el que se ha publicado una enorme cantidad de álbumes internacionales de elevadísima calidad, y desde El Ukelele queremos traeros, en orden ascendente porque lo bueno se hace esperar, los que han sido nuestros álbumes favoritos hasta la fecha, incluyendo los trabajos de artistas como Radiohead, Swans, Beyoncé, Anohni o Kendrick Lamar.


Os recordamos que estos son nuestros álbumes favoritos en El Ukelele y por tanto, los que más nos han gustado a nivel personal. No pretendemos insinuar que los álbumes de los que se va a hablar en estos artículos sean indiscutiblemente los mejores, ni mucho menos, sino intentar exponer nuestros pensamientos acerca de ellos, y si además conseguimos que tú, querido lector, descubras aquí a tu nuevo grupo favorito (nunca se sabe), ¡mejor que mejor!

Seguimos con nuestro ranking personal de álbumes favoritos de 2016. En esta segunda parte os traemos los puestos del 15 al 11 (aquí puedes leer la primera tanda). Vamos allá:

15. Death Grips – Bottomless Pit (Harvest Records)

Death-Grips-22Bottomless-Pit

El primer álbum de hip hop de nuestro ranking… y menudo álbum. ¿Por dónde empezar? Death Grips son una banda californiana de hip hop experimental que suele incluir sonidos de un gigantesco abanico de géneros musicales, como noise, glitch industrial, entre otros. Tras la publicación del doble álbum The Powers That B en 2014 y 2015, Death Grips sorprenden con un nuevo trabajo, Bottomless Pit.

Quiero dejar claro, antes de nada, que no me siento nada cómodo reseñando este trabajo, sin embargo lo considero merecedor de estar aquí, por lo que allá voy. Me explico: Bottomless Pit es un disco que me ha gustado mucho, pero sigo sin saber por qué. Es un disco feo, es abstracto, es ruidoso… pero es maravilloso. Lo que también es innegable es que la producción aquí es de 10.

Desde los beats agresivos y ruidosos del corte que abre el disco, ‘Giving Bad People Good Ideas’, los californianos dejan claro que la producción de este disco va a ser directa, cruda, en tu cara. También en ‘Eh’, uno de los cortes más suaves y “convencionales” (con Death Grips nunca nada va a ser convencional del todo), demuestran que no solo saben hacer ruido, ya que, de nuevo, la producción aquí deja a cualquiera babeando.

Dejando atrás los beats rápidos y agresivos de los dos primeros cortes, el álbum toma un rumbo mucho más fácil de digerir, centrándose en beats más pesados y lentos, como en ‘BB Poison’, uno de mis cortes favoritos. Así, el disco se convierte en una amalgama de sonidos experimentales que te introducen en una atmósfera tensa y a veces incluso algo incómoda. Pero es ahí precisamente donde reside la magia de Death Grips, y en este nuevo trabajo vuelve a quedar claro. En definitiva, una experiencia no apta para todos los públicos pero que, si la disfrutas, la vas a disfrutar mucho, con Death Grips no hay término medio.

Género: Hip Hop Experimental

Valoración personal: ★★★★☆  (8/10)

Cortes favoritos: ‘Eh’, ‘BB Poison’, ‘Warping’, ‘80808’, ‘Houdini’, ‘Three Bedrooms in a Good Neighborhood’, ‘Bubbles Buried In This Jungle’, ‘Ring a Bell’

 

14. Modern Baseball – Holy Ghost (Run for Cover Records)

172163

Decíamos en la anterior parte de esta saga que el Emo no estaba muerto, gracias a bandas como The Hotelier. Los estadounidenses Modern Baseball son otro claro ejemplo de ello. Holy Ghost es su tercer LP, sin embargo fue mi primera toma de contacto con la banda.

Tras un inicio dudoso, ‘Note to Self’ cambia el rumbo del disco, con su sabor a pop-punk de los 2000 y unos arreglos que recuerdan, precisamente, a bandas primas hermanas como The Hotelier. Pasando por la prescindible ‘Mass’, Holy Ghost recupera el nivel instrumental con ‘Everyday’, pero no acaba de recuperar el lírico. Esto sí ocurre con el siguiente corte, ‘Hiding’, con sus letras llenas de nostalgia. Un corte de avance progresivo, distinto al resto, sobresaliente.

La última de tres canciones seguidas de duración inferior a los 2 minutos cada una, ‘Apple Cider, I Don’t Mind’, abre la lata para dar paso a los tres últimos cortes del álbum, y probablemente los tres mejores. Esta primera consiste en un canto a la confianza en las relaciones. Brendan mira hacia el pasado con nostalgia en busca de qué falló o quién tuvo la culpa. Emo del bueno en estado puro.

Después del ritmo pegadizo de ‘What If…’ llega el verdadero MVP de este trabajo, ‘Just Another Face’. Cualquier persona que haya sufrido depresión o la haya vivido de cerca en algún ser querido se verá inevitablemente conmovido por la letra. Brendan se abre completamente y nos habla de sus sentimientos, seguramente durante la grabación del disco, ya que le diagnosticaron una depresión maníaco-depresiva.

Still I can feel the need to change me from the inside, but I can’t let anyone know just yet.

Un grito de desesperación en el que Brendan nos cuenta con extrema crudeza los síntomas de su enfermedad mental, con un estribillo desgarrador envuelto en guitarras distorsionadas.

Holy Ghost es un gran ejemplo de cómo debe ser un buen disco de Emo. Sencillo, corto, fácil de escuchar y crudo. Un ejercicio de auto-definición ejecutado con suma precisión.

Género: Emo / Indie Rock

Valoración personal: ★★★★☆  (8/10)

Cortes favoritos: ‘Just Another Face’, ‘Note to Self’, ‘Apple Cider, I Don’t Mind’, ‘Hiding’, ‘What If…’, ‘Wedding Singer’, ‘Everyday’, ‘Coding These To Lukens’

 

13. Aesop Rock – The Impossible Kid (Rhymesayers Entertainment)

aseop-rock-the-impossible-kidEl mítico rapero de la costa este, Aesop Rock, vuelve tras 4 años con un nuevo trabajo, The Impossible Kid. Mi mayor problema con este disco es su clara irregularidad. Se trata de una montaña rusa de temazos camuflados entre otros cortes más mediocres, por lo que estos segundos pasan muy desapercibidos. La otra cara de la moneda es que los temas que son buenos, son muy buenos. Es el caso de la temprana y genial ‘Rings’, segundo corte del disco.

Aesop Rock vuelve a traernos un hip hop de exquisita calidad, con beats potentes y profundos al más puro estilo Boom Bap. Las letras vuelven a tener un carácter abstracto, como es costumbre en los trabajos del neoyorquino. Además, como ya lo fue en el brillante Labor Days (2001, Definitive Jux), el flow de Aesop vuelve a ser un factor a destacar en este trabajo.

Como decíamos, el LP se desarrolla entre altibajos, escondiendo joyas como ‘Supercell’, con una producción bastante atmosférica y una bassline pegajosa. Ocurre lo mismo con ‘Lazy Eye’, hacia el final del disco, donde el bajo vuelve a ser el elemento a destacar, siempre acompañado de la gran versatilidad lírica y el flow de Aesop Rock.

Afortunadamente, la segunda mitad del disco es bastante más regular que la primera. Concretamente, los dos últimos cortes elegidos para concluir el álbum son un claro acierto. La oscura y sinuosa ‘Water Tower’ da paso a ‘Molecules’, que abre con un sintetizador que podríamos encontrar perfectamente en el disco de Death Grips del que hablábamos al inicio del artículo. Sin duda una auténtica bomba con la que cerrar un álbum bastante irregular, pero con toneladas de calidad compositiva entre sus cortes.

Género: Hip Hop Abstracto

Valoración personal: ★★★★☆  (8.5/10)

Cortes favoritos: ‘Rings’, ‘Molecules’, ‘Lazy Eye’, ‘Supercell’, ‘Water Tower’, ‘Rabies’, ‘Shrunk’, ‘TUFF’

 

12. Car Seat Headrest – Teens of Denial (Matador Records)

52315-teens-of-denialCuando pienso en este disco tiendo a establecer un inevitable paralelismo con la serie Game of Thrones. Y no es que el disco hable de dragones y caminantes blancos, sino que con ambos he tenido la misma situación, que es la siguiente. Cuando se habla mucho y/o muy bien de algo, el hype suele hacer que pierda todo interés en ese algo. La pereza me invade y suelo evitarlo a toda costa. Así me ocurrió con Game of Thrones… hasta que me dio por empezar a verla. Entonces comprendí por qué todo ese hype y por qué tanto hablar de ella. Y, efectivamente, así paso también con este álbum.

Teens of Denial es el segundo LP de Car Seat Headrest (nombre artístico del estadounidense Will Barnes) en la prestigiosa discográfica Matador Records. Y, tal y como decía, me llevé una enorme sorpresa con él. Esperaba el típico disco de Indie Rock estándar pitchfork-friendly con poco que ofrecer, pero nada más lejos de la realidad.

Teens of Denial es un excelente ejercicio de guitarrazos al más puro estilo americano, en el que es más que obvia la influencia de bandas como Built to Spill, Pavement, Modest Mouse, The Strokes… De hecho, en ocasiones cuesta saber si es Will el que canta o el propio Julian Casablancas. Algo que no me hace especial gracia, pero que es soportable. Es el caso de la maravillosa ‘Destroyed By Hippie Powers’, en la que tanto las guitarras de los versos como las vocales de Will durante todo el corte son reflejo de la mejor faceta de los primeros Strokes.

Pero para mí es en los cortes de mayor duración donde brilla realmente este Teens of Denial. Es el caso de ‘Vincent’, que en cierto modo me recuerda a lo que hicieron los canadienses Ought en 2014 con su álbum debut. También es el caso de la divertida ‘Cosmic Hero’, corte con aroma a Modest Mouse que no deja de progresar desde que empieza hasta que acaba con una catarsis guitarrera como Dios manda. Un último ejemplo sería la majestuosa ‘The Ballad of the Costa Concordia’, el corte más largo del disco y, quizá por eso o quizá por su exquisita progresión instrumental, intensidad vocal, variedad de instrumentos y cambios de tempo, mi favorita de todo el LP.

En definitiva, Car Seat Headrest no nos trae nada nuevo con este Teens of Denial, de hecho se compone de sonidos “reciclados” prácticamente en su integridad, pero se trata de una escucha divertida, quizá algo larga, pero llena de buenas ideas y de composiciones, cuanto menos, inteligentes. Veremos qué nos trae este proyecto de Will Barnes en un futuro próximo.

Género: Indie Rock

Valoración personal: ★★★★☆  (8.5/10)

Cortes favoritos: ‘The Ballad of the Costa Concordia’, ‘Vincent’, ‘Cosmic Hero’, ‘Fill In The Blank’, ‘1937 State Park’, ‘Destroyed By Hippie Powers’, ‘Connect the Dots (The Saga of Frank Sinatra)’

 

11. David Bowie† – ★ [Blackstar] (Columbia Records)

Bowie BlackstarEl 10 de enero de este mismo año el mundo entero (pero, sobre todo, el mundo de la música) se estremecía con una terrible noticia: David Bowie fallecía debido a un cáncer de hígado. Recuerdo perfectamente ese día y creo que lo recordaré toda mi vida. Nunca he sido un die-hard fan de Bowie, ni muchísimo menos, pero a cualquier persona remotamente cercana al mundo de la música, aquella horrible noticia le sentaba como una patada en la entrepierna. No obstante, dos días antes del día de su muerte, se publicaba de forma oficial (yo ya lo había podido escuchar hacía días debido a una filtración) el que sería el álbum de despedida de David Bowie: ★ [Blackstar].

Como he comentado, nunca he sido un fan devoto de Bowie, pero acabábamos de empezar el año y por tanto era de los primeros discos que veían la luz. Por aquel entonces yo estaba en casa de mi pareja pasando la Nochevieja, me había quedado solo en la habitación y dije “por qué no”, y me dispuse a darle una escucha. Al acabar, solo me salió pensar “por qué no le habré hecho más caso a este hombre antes”. Me gustó mucho. Quizá no tanto como parece haber gustado a todo el mundo tras la muerte de Bowie, seamos sinceros, pero me pareció un discazo con todas las letras, y se mantuvo como mi favorito del año durante varios meses.

El álbum es una mezcla impecable de rock, jazz, electrónica y elementos progresivos (sobre todo en el corte homónimo y primero del disco, ‘Blackstar’). En ‘Lazarus’, para mí el corte estrella del disco, también se nota una influencia del post-punk ochentero (algunos incluso comparan la línea de bajo de la intro con la de ‘She’s Lost Control’, mítica canción de Joy Division), así como en ‘Girl Loves Me’, otro de mis momentos favoritos del disco.

El gran David Bowie se despedía del mundo entero dejándonos esta joya antes de marcharse. Un álbum excelente de Art Rock bañado en un mar de elementos de jazz de elevadísima calidad. Una obra de arte que cobró muchísimo más sentido cuando se conoció la terrible noticia. Por ejemplo, la letra de ‘Lazarus’ puede interpretarse como una despedida de Bowie, que ya conocía su inevitable destino pero no lo hizo público de ninguna manera hasta el momento de su muerte.

Look up here, I’m in heaven. I’ve got scars that can’t be seen.

Sin duda, un maravilloso álbum que pasará a la historia, de un maravilloso artista que ya forma parte de la historia.

★ DESCANSA EN PAZ 

Género: Jazz Rock

Valoración personal: ★★★★☆  (8.5/10)

Cortes favoritos: ‘Lazarus’, ‘Blackstar’, ‘Girl Loves Me’, ‘Sue (Or In a Season of Crime)’

Lee el artículo completo:

Escrito por
More from Carles

Nuevos nombres para el cartel del NOS Alive 2017

Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp El NOS Alive ha incorporado nuevos nombres...
Leer más